Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

La Fed se enfrenta al acertijo de la inflación, que sólo emite señales de debilidad. Normalmente cuando una economía se recupera se generan presiones para el alza de salarios e inflación, lo cual hace que los bancos centrales suban las tasas

(afp_tickers)

Tras subir el mes pasado las tasas estadounidenses de interés, la Fed abre el martes una reunión de la que se espera que decida hacer una pausa para observar la marcha de la mayor economía mundial.

La Reserva Federal (Fed), el banco central estadounidense, dejará intactas las tasas tras sus deliberaciones del martes y miércoles, según analistas, debido en parte a que aún debe reducir su inmenso stock de bonos y no querría dar ningún paso hasta iniciar ese proceso.

Pero también la Fed enfrenta el acertijo de la inflación, que sólo emite señales de debilidad.

Normalmente cuando una economía se recupera y aumenta el empleo se generan presiones para el alza de salarios e inflación, lo cual, a su vez, hace que los bancos centrales suban las tasas para mantener a raya los precios y permitir la continuación del crecimiento.

No obstante, a pesar de casi siete años ininterrumpidos de creación de empleos y una baja tasa de desocupación (4,4%), no se ven presiones inflacionarias y el aumento de los salarios apenas da señales de vida.

La Fed se está quedando sin explicaciones.

- "Transitorio" hasta que deja de serlo -

La Fed, que ya subió las tasas dos veces este año, planea otro aumento de tasas antes de diciembre pero sus miembros están divididos sobre cuándo tomar esa decisión.

Según las actas de la reunión de junio de la Fed, varios miembros del Comité de Política Monetaria (FOMC) no se mostraron muy "cómodos" con la idea de volver a subir las tasas este año.

La presidenta de la Fed, Janet Yellen, dijo este mes ante el Congreso que la entidad no es ciega ante el hecho de que la inflación sigue por debajo de la meta de 2%. "La vigilamos muy de cerca y estamos listos para ajustar nuestra política si la baja inflación persiste", dijo Yellen.

Ella y otros economistas atribuyeron la débil inflación a varios factores, entre ellos el abaratamiento de precios como el de los remedios o servicios de telefonía móvil, algunos de los cuales tendrán impacto en la inflación durante algunos meses.

Otros analistas dudan de que esa sea la realidad.

"Hay una letanía de excusas y razones por las que los salarios y la inflación tuvieron un choque", dijo Diane Swonk a la AFP. "Estoy llegando al punto de que me cuesta encontrar una explicación. Está empezando a preocuparme", añadió.

La inflación no es simplemente débil sino que, además, parece haber salido del campo de batalla.

La inflación subyacente, la que excluye precios muy volátiles como los de la energía, ha estado por debajo de la meta de 2% por cinco años.

- Esperar para ver -

Swonk dijo que otra explicación es la competencia de precios en el comercio en la web, cosa que ha sido persistente en otras economías avanzadas como Japón y Alemania.

Y aún en el contexto de que las compañías crean puestos de trabajo pero no encuentran personas calificadas para ocuparlos, el salario creció apenas 2,5%.

Mientras que junio fue un buen mes para el mercado laboral, al incorporar 220.000 puestos nuevos, el promedio mensual de creación de empleos en el primer semestre de este año aún está levemente debajo del de 2016.

Dado el modesto crecimiento económico de Estados Unidos, el economista Tim Duy, de la Universidad de Oregon, estima que la Fed no estará presionada a volver a subir las tasas hasta diciembre.

"Simplemente puede seguir con sus actuales argumentos y esperar qué van mostrando los indicadores", afirmó.

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

AFP