Navigation

La madre de un yihadista, juzgada en Francia por sus viajes a Siria

Exterior del Ministerio de Justicia, en París, en una imagen de archivo afp_tickers
Este contenido fue publicado el 04 octubre 2017 - 14:22
(AFP)

Una madre francesa que "adhirió plenamente" a la ideología de su hijo, que fue a combatir a Siria, será juzgada jueves y viernes en París por haberse reunido tres veces con su vástago en aquel país.

Christine Rivière, de 51 años, acusada de asociación de malhechores con vistas a preparar actos de terrorismo, realizó entre 2013 y 2014 tres viajes a Siria para reunirse con su hijo, Tyler Vilus, combatiente de una formación yihadista que se convertiría en el grupo Estado Islámico (EI).

Rivière está acusada de aportar apoyo financiero a su hijo, quien fue finalmente detenido en Turquía con un pasaporte sueco, y luego extraditado en julio de 2015 a Francia.

La madre fue arrestada un año antes, el 2 de julio de 2014, en el domicilio de otro hijo, cuando se disponía a regresar a Siria. Christine Rivière nunca escondió su deseo de reunirse con Tyler, con el que comparte plenamente el compromiso religioso radical.

Pero la mujer niega haber aportado apoyo al grupo EI o haber combatido en Siria, aunque los investigadores hallaron hay fotos de ella con armas.

"Mamá jihad", convertida al islam y radicalizada a través de su hijo Tyler, sí asumió su deseo de vivir en la tierra del islam, en un país regido por la sharia. Así, dijo que aprovecharía de la presencia de su hijo antes de que éste cayera como mártir.

Los investigadores describen a una madre que tiene una "relación fusional" con su hijo, cuyo compromiso yihadista ella ha alentado siempre.

En las redes sociales, Christine Rivière, es identificada como "Um Abdalá" - la madre de Abdalá, uno de los apodos de su hijo- y comparte imágenes de propaganda de gran violencia, entre ellas escenas de decapitación.

Hoy, Rivière es la decana de unas treinta mujeres que han retornado de Siria y están encarceladas en Francia. Según la justicia francesa, del millar de franceses que viajaron a la zona yihadista iraco-siria, unos 300 murieron ahí y 700 adultos --entre ellos 300 mujeres-- permanecían aún en la región en junio, con unos 400 niños.

Christine Rivière puede ser condenada hasta a 10 años de prisión. Su hijo Tyler, cuyo caso es aún objeto de instrucción, será juzgado más tarde.

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo

Únase a la conversación

Con una cuenta de SWI, tiene la oportunidad de contribuir con comentarios en nuestro sitio web.

Conéctese o regístrese aquí.