Navigation

La policía australiana frustra un "complot terrorista" previsto para Navidad

Un guardia de seguridad revisa los vehículos antes de que entren al aparcamiento subterráneo de la Casa de la Ópera de Sídney, en Australia, el 23 de diciembre de 2016 afp_tickers
Este contenido fue publicado el 23 diciembre 2016 - 10:56
(AFP)

La policía australiana detuvo a siete personas que planeaban varios atentados el día de Navidad en el centro de Melbourne, un "complot terrorista" inspirado en el grupo yihadista Estado Islámico (EI).

El jefe de la policía del estado de Victoria, Graham Ashton, precisó que los detenidos planeaban atacar, con explosivos, armas de fuego y cuchillos, varios lugares emblemáticos de Melbourne, como la estación, la plaza de la Federación y la catedral de San Pablo.

En estas dos últimas semanas, se llevó a cabo una investigación sobre la formación de lo que la policía cree que es "un complot terrorista", indicó Graham Ashton a la prensa.

"Pensamos que había intención de cometer lo que llamamos un ataque de modalidades múltiples, probablemente el día de Navidad. (...) Incluía la utilización de explosivos; disponemos de pruebas", agregó.

Los investigadores estiman que los sospechosos preveían también emplear otros medios, sobre todo cuchillos y armas de fuego.

Todos los blancos de este "complot terrorista" estaban en el centro de Melbourne, cerca de un estadio de cricket donde se espera a unas 100.000 personas para el partido entre Australia y Pakistán del 26 de diciembre.

De los siete detenidos el viernes de madrugada, cinco están encarcelados. Todos llevaban semanas bajo vigilancia. De los cinco sospechosos en prisión, todos en la veintena, cuatro nacieron en Australia y son de origen libanés, y el quinto es un australiano nacido en Egipto.

- Inspirados por el EI -

"Consideramos que seguramente se radicalizaron solos, aunque inspirados por el (grupo) Estado Islámico y su propaganda", explicó Ashton. "Si no hubiéramos desbaratado este ataque, habría sido muy grave, no cabe duda", afirmó el jefe de la policía. Según él, el potencial atentado hubiera podido causar "un gran número de muertos y heridos".

Australia elevó su nivel de alerta tras la matanza del lunes en un mercado de Navidad en Berlín con un camión kamikaze, que causó 12 muertos y fue reivindicado por el grupo EI.

El presunto autor del atentado, el tunecino Anis Amri que se encontraba fugado, fue abatido en la madrugada de este viernes en un control policial de carretera en Milán, anunciaron las autoridades italianas.

En Camberra, la capital australiana, una camioneta llena de bombonas de gas estalló frente a la sede de una organización cristiana el miércoles, aunque la policía estima que este incidente no tuvo ningún móvil político ni religioso.

El primer ministro, Malcolm Turnbull, agradeció este viernes a los servicios de seguridad que hubieran evitado una probable catástrofe. "Es uno de los complots terroristas más importantes que hemos frustrado en los últimos años", estimó el primer ministro.

En los últimos dos años, Australia desbarató 12 intentos de atentados en su territorio, según las autoridades. Sin embargo, se llegaron a perpetrar cuatro, entre ellos el asesinato de un policía en Sídney el año pasado.

La policía antiterrorista ha efectuado numerosas detenciones desde finales de 2014. La edad (todos muy jóvenes) y el nivel de radicalización de las personas arrestadas preocupan seriamente a las autoridades.

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo

Únase a la conversación

Con una cuenta de SWI, tiene la oportunidad de contribuir con comentarios en nuestro sitio web.

Conéctese o regístrese aquí.