Navigation

La presidenta de Brasil lucha por su supervivencia política

La presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, saluda a sus partidarios desde la vivienda del exmandatario Luiz Inacio Lula da Silva, en Sao Paulo, donde acudió a mostrarle su apoyo el 5 de marzo afp_tickers
Este contenido fue publicado el 07 marzo 2016 - 18:29
(AFP)

La presidenta brasileña, Dilma Rousseff, luchará esta semana por su supervivencia política en el Congreso, los tribunales y las calles, pero sus posibilidades de lograrlo están menguando, estiman los analistas.

Rousseff enfrenta en el Congreso un proceso de 'impeachment' (juicio político) por supuestamente maquillar las cuentas públicas, mientras la máxima corte electoral estudia si su campaña a la reelección tuvo financiación ilegal.

Esas amenazas parecían haber disminuido en las últimas semanas. Incluso los bajísimos niveles de popularidad de Rousseff estaban subiendo modestamente.

Pero el viernes se lanzó contra su izquierdista Partido de los Trabajadores lo que el analista Gabriel Petrus calificó de "bomba atómica": el traslado forzado del carismático expresidente Luiz Inacio Lula da Silva, mentor y predecesor de Rousseff, a declarar ante la Policía por el escándalo de corrupción en la estatal Petrobras.

Lula está acusado de aceptar sobornos de compañías constructoras involucradas en el megaescándalo que defraudó unos 2.000 millones de dólares de la petrolera.

La extraordinaria escena de un poderoso expresidente obligado a entrar a un coche policial rodeado de oficiales vestidos de ropa camuflada y con rifles llevó las tensiones al punto de ebullición.

Ambos campos, el oficialismo y la oposición, prometen ahora llevar la lucha a las calles del país, mientras los partidos de oposición en el Congreso se frotan las manos con el nuevo impulso que recibe el 'impeachment'.

Rousseff acusó este lunes a la oposición de querer "dividir el país". Los problemas de Brasil se deben a la "sistemática crisis política que provocan aquellos que están disconformes, que perdieron las elecciones (presidenciales de 2014) y quieren anticipar la elección de 2018", lamentó.

- Todo o nada -

Petrus, de la consultora Barral M. Jorge Asociados de Brasilia, dijo que tanto Lula como Rousseff están contra las cuerdas, pero no se dejarán vencer fácilmente.

"El PT tendrá una estrategia del todo o nada", dijo. "Creo que los dos bandos están preparándose para esa batalla".

El PT tratará de mostrar sus músculos con una serie de protestas anunciadas en grandes ciudades para los días 8, 18 y 31 de marzo.

Pero los analistas creen que la asistencia será mucho menor que en las protestas opositoras convocadas en todo el país este próximo domingo 13. Enormes multitudes pueden influir en la decisión de legisladores de apoyar el 'impeachment' contra Rousseff.

David Fleischer, profesor emérito de ciencia política de la Universidad de Brasilia, dijo que los fiscales están "estrechando el cerco" en torno a Lula, quien niega haber recibido sobornos de constructoras y asegura que la operación policial en su contra fue "un show mediático".

"Probablemente estará en la cárcel en un par de semanas", predijo Fleischer.

Pero como mostró la reacción al drama del viernes, los simpatizantes del PT ven los embates legales contra Lula y Rousseff como un ataque de la élite contra la esencia misma del movimiento de izquierda. Y eso los subleva.

- Peligrosos examigos -

La presidenta del mayor país de Latinoamérica es una exguerrillera de izquierda que soportó la tortura durante la dictadura militar (1964-1985). Pero hasta sus habilidades para la supervivencia pueden ser ahora insuficientes.

Analistas aseguran que la suerte de Rousseff tal vez no se decida en las calles ni en el tribunal superior electoral, sino en los despachos de fiscales y policías, donde exaliados y examigos involucrados en el escándalo en Petrobras están negociando reducciones de sus penas a cambio de suministrar información privilegiada.

Según reportes sin confirmación, quien era hasta hace poco el hombre de confianza de Rousseff y el principal líder del PT en el Senado, Delcidio Amaral, acusado de participar en el 'Petrolao', se prepara para testificar que la presidenta obstruyó la investigación de la inmensa trama de corrupción. Su presunta 'delación premiada' ha revolucionado el mundo político y podría dar munición gruesa a quienes apoyan el juicio político.

Otras grandes figuras arrestadas por presunta corrupción en Petrobras son el millonario Marcelo Odebrecht, presidente de la empresa constructora que lleva su nombre, y Joao Santana, el gurú de campañas electorales de Rousseff y Lula.

"Habrá muchas más delaciones premiadas, nueva información que saldrá a la luz", dijo Fleischer, "y el Congreso reanudará el procedimiento de 'impeachment', probablemente la semana próxima".

Rousseff ya aparece como una figura solitaria, con el Congreso paralizado y la economía atravesando lo que parece ser la peor recesión en un siglo.

"Rousseff apenas ocupa el cargo formal de presidenta de la República", dijo este lunes el diario O Estado de Sao Paulo en un editorial. "En la práctica ya no ejerce el poder, excepto por lo que marca el protocolo. Siempre habrá alguien en el Palacio de Planalto para servirle el café".

La prognosis de Fleischer es brutal: "Para fin de año estará fuera".

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo

Únase a la conversación

Con una cuenta de SWI, tiene la oportunidad de contribuir con comentarios en nuestro sitio web.

Conéctese o regístrese aquí.