Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Varios ciudadanos búlgaros hacen cola frente al First Investment Bank (FIB), el tercer banco del país, en Sofía, para retirar su fondos el 27 de junio de 2014

(afp_tickers)

Bulgaria y Bruselas actuaban este lunes para calmar el pánico de ahorristas que retiran sus depósitos de los bancos de este pequeño país sometido a "ataques especulativos", en medio de una grave crisis política.

La Comisión Europea (equivalente al Ejecutivo de la Unión Europea) aprobó la petición del Gobierno búlgaro de abrir una línea de crédito de 3.300 millones de leva (1.700 millones de euros) para blindar su sector bancario. Se trata de "una línea de crédito para el sector bancario búlgaro", que será una "ayuda estatal" para "responder a los ataques de carácter especulativo de la semana pasada", precisó la Comisión en un comunicado divulgado en Sofía.

El presidente búlgaro, Rosen Plevneliev, se vio obligado el domingo a desmentir rumores de un inminente derrumbe bancario, rumores que el viernes habían llevado a clientes del First Investment Bank (FIB), el tercer banco del país, a retirar masivamente sus fondos. Seis personas fueron detenidas el fin de semana "por haber difundido falsas informaciones", indicó la Agencia de Seguridad Nacional. "No hay crisis del sector bancario. Es una crisis de confianza y un ataque criminal", proclamó Plevneliev.

Este lunes por la mañana volvieron a formarse colas frente a las sucursales del FIB, aunque menos largas que el viernes, cuando los retiros efectuados tan solo por la mañana alcanzaron el equivalente de 400 millones de euros.

"No sé si tengo que retirar mis ahorros", dijo a AFP una mujer de unos 50 años que aguardaba su turno ante una de las agencias bancarias. "Estoy preocupada, pero ¿qué debo hacer? ¿Tendremos que volver a guardar el dinero bajo el colchón, como en los años 90? Tampoco eso parece muy seguro", añadió.

Ya el 20 de junio se produjo pánico bancario por artículos de prensa sobre la situación de CCB, el cuarto banco del país, que suspendió sus pagos el 21 de julio.

- Miedo a la hiperinflación -

Los búlgaros tienen aún fresca en la memoria la hiperinflación que en 1996-97 provocó la quiebra de catorce bancos.

Para colmo, este pequeño país excomunista de los Balcanes, el más pobre entre los 28 de la Unión Europea, atraviesa un período de fuerte inestabilidad política. El gobierno minoritario de "tecnócratas", respaldado por los socialistas (excomunistas), en funciones desde febrero de 2013, se vio obligado a convocar elecciones legislativas anticipadas para el próximo 5 de octubre.

Las encuestas prevén un retorno al poder del exprimer ministro conservador Boiko Borisov, quien había renunciado el año pasado al cargo, tras una oleada de manifestaciones contra la pobreza y la corrupción. "El problema de los bancos no podrá resolverse sin resolver la crisis política", afirmó el domingo el economista Krasimir Angarski.

El esquema aprobado por Bruselas "suministra la liquidez proporcional y necesaria para enfrentar acontecimientos externos, sin vinculación con [la situación real de] los bancos", subraya la Comisión Europea. "El sistema bancario húngaro está bien capitalizado y tiene niveles elevados de liquidez en comparación con otros países de la UE", agrega.

El jefe del fondo público de garantía de depósitos, Bise Manolov, aseguró que la línea de crédito constituye "una medida de precaución", y que el sector bancario "probablemente no deba recurrir" a ella.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes










AFP