Navigation

Las empresas norcoreanas en China tienen 20 días para cerrar

Una mujer pasa en bicicleta por delante de un restaurante norcoreano en Pekín el 20 de diciembre de 2017 afp_tickers
Este contenido fue publicado el 22 diciembre 2017 - 10:02
(AFP)

La cuenta atrás comenzó para las empresas norcoreanas en China que, afectadas por las sanciones internacionales, cuentan con menos de tres semanas para cerrar, ya sean restaurantes con espectáculos musicales o empresas de importación y exportación.

China, que representa el 90% del comercio exterior de Corea del Norte, está en el frente de las sanciones adoptadas en septiembre en Naciones Unidas después del último ensayo nuclear del régimen de Kim Jong-Un.

El Consejo de Seguridad dio entonces cuatro meses a los países miembros para cerrar las empresas con capital norcoreano.

En China, esto se traduce por una fecha límite fijada el 9 de enero. Las empresas afectadas fueron informadas de que habría inspecciones tras esta fecha para verificar que concluyeron sus actividades, indicó a la AFP un funcionario del ministerio chino de Comercio.

Una mala noticia para las cuatro oficinas de importación y exportación instaladas en una callejuela de Pekín, a la sombra de la embajada de Corea del Norte, donde ondea una bandera con la proclama "Larga vida al querido dirigente supremo Kim Jong-Un".

En una de ellas, llamada "Victoria eterna", el hombre que abre la puerta a la AFP ante una pared con ollas a presión explica que la empresa compra en China productos de primera necesidad.

No se muerde la lengua al hablar del presidente estadounidense, Donald Trump, acusado de haber iniciado las sanciones contra su país. "Por culpa de este canalla, nuestro país sufre mucho. Solo lo despreciamos", asegura, sin poder decir qué ocurrirá con la empresa tras el 9 de enero.

"No importan sus amenazas, nosotros contamos con nuestras propias fuerzas. Nos beneficiamos de nuestra economía de autosuficiencia", afirma.

- Inversores en el tribunal -

La misma incertidumbre la sienten en Yuliuguan, un restaurante de cocina norcoreana, donde una camarera niega sentirse afectada por la inminente fecha límite. "Obedezco las órdenes de la madre patria", declara en un chino imperfecto.

El establecimiento, que presume de sus "bellas mujeres norcoreanas vestidas con el vestido nacional", posee una tarima para los espectáculos musicales, así como estanterías donde se amontonan los ejemplares falsos de "Guerra y Paz", la novela del escritor ruso León Tolstoi.

Los restaurantes norcoreanos estaban de moda hace algunos años entre los nuevos ricos o los norcoreanos que estaban de paso en Pekín.

Algunos se abrieron como consorcios, en los que los chinos aportan el capital mientras que los norcoreanos proporcionan el espectáculo y la gastronomía.

Pero las cosas a veces salieron mal, como en el caso de la cadena de restaurantes Begonia, que terminó en el tribunal cuando los inversores chinos acusaron a su socio norcoreano de no haberle devuelto nunca su parte de los beneficios.

Algunos restaurantes de la cadena todavía están abiertos, pero los empleados dicen que no tienen noticias de su jefe.

- Empresas fantasma -

Otras empresas de Corea del Norte tienen ya un aspecto fantasmal. La sociedad Beijing Wanjing Science and Technology, por ejemplo, parece haber cambiado de dirección con frecuencia en estos últimos años, pero permaneciendo en la misma torre de oficinas pequinesa, ocupada igualmente por el gigante informático estadounidense Hewlett Packard.

Según el registro comercial, la empresa está especializada en la creación de programas informáticos. Pero una excontable asegura que no sabe cuál era exactamente su actividad.

Un vecino de la última dirección de la empresa afirma a la AFP que la sociedad empacó hace unos seis meses, con los cuatro o cinco jóvenes hombres que ocupaban estas oficinas donde nunca entraban clientes. "Eran muy reservados", declara el vecino. "Vivían y trabajaban en el apartamento", añade.

En el Centro de Arte Tradicional de Corea, que vende artesanía norcoreana, aseguran por su parte que no cerrarán. Pero un cuadro que representa a una coreana enfrentándose a una tormenta de nieve con un cartel en la mano parece menos categórico: "Siempre preparado", dice el cartel.

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo

Únase a la conversación

Con una cuenta de SWI, tiene la oportunidad de contribuir con comentarios en nuestro sitio web.

Conéctese o regístrese aquí.