Navigation

Los jefes del Parlamento venezolano y la Eurocámara ven un "golpe de Estado" en la Constituyente

Julio Borges (izq) y Antonio Tajani se dan la mano tras encontrarse en el Parlamento Europeo, este miércoles 31 de mayo en Bruselas afp_tickers
Este contenido fue publicado el 31 mayo 2017 - 11:16
(AFP)

El presidente del Parlamento de Venezuela, el opositor Julio Borges, y su homólogo de la Eurocámara, Antonio Tajani, calificaron este miércoles de "golpe de Estado" la convocatoria de una Asamblea Constituyente impulsada por el presidente venezolano, Nicolás Maduro.

"La idea de la Constituyente no es otra cosa que prolongar el golpe de Estado en Venezuela", dijo en rueda de prensa Borges tras reunirse con Tajani, para quien esto representa "un nuevo golpe de Estado con el único objetivo de consolidar ese régimen autoritario".

Venezuela vive una alta tensión política desde que estallaron protestas opositoras contra Maduro el pasado 1 de abril, que ya dejan 60 muertos y más de un millar de heridos, según la fiscalía, y cerca de 3.000 detenidos, de acuerdo con la oenegé Foro Penal.

En este contexto, el presidente venezolano anunció la elección en julio de una Asamblea Constituyente, que la oposición considera como "fraudulenta" y que sólo busca perpetuar a Maduro en el poder.

Para el presidente del Parlamento de Venezuela, controlado por la oposición, "se trata de una constituyente no electa, hecha corporativamente, sin convocatoria del pueblo venezolano, que lo único que va a producir es más división, más problemas, más violencia".

Borges pidió "ayuda" a las instituciones comunitarias para que "quienes han violado los derechos humanos tengan también sanciones" por parte de la UE. "La violación de los derechos humanos no puede tener fronteras", agregó.

Tras recordar que EEUU impuso sanciones contra magistrados del Tribunal Supremo de Justicia de Venezuela, el presidente de la Eurocámara anunció que enviará una carta este miércoles a los líderes de las instituciones comunitarias para ver qué "medidas específicas" se pueden tomar.

En una dura resolución en abril, la Eurocámara condenó la "represión brutal" en el gigante petrolero y urgió a apoyar el proceso de mediación, pero al mismo tiempo a estudiar "otras medidas".

Caracas tildó en el pasado de "injerencista" al Parlamento Europeo y a su presidente. "Esas resoluciones del Parlamento Europeo tienen un efecto negativo en Venezuela, porque alientan la violencia", estimó el lunes en Bruselas el viceministro venezolano para la UE, Yván Gil.

La UE ya ha mostrado en varias ocasiones su preocupación sobre Venezuela y ha urgido a Caracas a liberar presos políticos, a aceptar la entrada de ayuda humanitaria y a convocar elecciones, si bien las resoluciones de la Eurocámara suelen ser más duras que el resto.

El encuentro llega el mismo día en que la Organización de Estados Americanos (OEA) debatirá sobre la crisis en uno de sus miembros que inició su marcha. La reunión podría terminar en Washington con el impulso a un grupo que facilite un nuevo diálogo en el país.

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo

Únase a la conversación

Con una cuenta de SWI, tiene la oportunidad de contribuir con comentarios en nuestro sitio web.

Conéctese o regístrese aquí.