Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

El sirio Anas Qaterji, refugiado en Gaza tras huir de la guerra en su natal Alepo, en su restaurante en el campo de refugiados de Nuseirat, en el centro de la Franja de Gaza, el 3 de enero de 2017

(afp_tickers)

Cuando el restaurante familiar de Alepo se derrumbó bajo las bombas, Anas Qaterji decidió huir de Siria. Entró en la Franja de Gaza cruzando la frontera egipcia por un túnel subterráneo.

Desde su llegada en 2013, este joven de 29 años recuperó un poco de prosperidad en este territorio palestino controlado por el grupo islamista Hamas y bajo bloqueo israelí.

Abrió un restaurante como el que tenía cerca de la ciudadela de Alepo, la capital económica siria.

En el campamento de refugiados de Nuseirat, al sur de la ciudad de Gaza, Anas Qaterji compró un local de 50 metros cuadrados por 50.000 dólares.

De Alepo salvó un tablero, según él de 500 años de antigüedad, con versículos del corán caligrafiados. El vestigio destaca en medio de la pequeña cantina del inmenso campo donde se hacinan casi 160.000 refugiados en condiciones míseras.

Encima de cafeteras tradicionales y de tazas de cobre un panel dice: 'Restaurante Jar al Qalaa 2: os llevamos a Alepo'.

Es difícil contabilizar a los sirios de Gaza. Muchos llegaron porque en Egipto carecían de medios de subsistencia. Cruzaron ilegalmente durante la corta presidencia del islamista Mohamed Mursi, derrocado en 2013. Desde entonces, el ejército egipcio destruyó la mayoría de los túneles que usaron.

Se estima que hay entre 150 y varios centenares en el enclave palestino controlado por Hamas, según fuentes locales. Ninguno se ha registrado ni declarado oficialmente su entrada.

- Pobreza endémica -

Warif Qasem Hamido, a la cabeza de una asociación siria, también se fue de Alepo. Llegó en 2013, junto a 11 familias sirias. En Gaza abrió un restaurante, 'Suriana'. Solo cuatro sirios lograron tener éxito, asegura. Para los demás la vida es "muy dura".

La Franja de Gaza quedó asolada por tres guerras con Israel entre 2008 y 2014. El desempleo ronda el 45% y la inflación no para de subir.

La agencia de la ONU para los refugiados de Palestina (UNRWA) ayuda a buena parte de la población, pero no se ocupa de los sirios, que "carecen de medios para pagar el alquiler, curarse o abonar los gastos de universidad de sus hijos", lamenta Warif Qasem Hamido.

Para las situaciones más urgentes, la asociación de esta presentadora de un programa de televisión sobre los sirios de Gaza pide ayuda en las redes sociales. Acaba de juntar dinero para financiar la operación quirúrgica de Isam, un niño de tres años.

- "El mismo sufrimiento" -

Qaterji echa de menos a sus ancianos padres, que se quedaron en Alepo, pero no volverá. En Gaza conoció a la que se convirtió en su mujer. Los clientes acuden a su restaurante para comprar shawarmas y otras delicias sirias a buen precio.

Nadia Baraka, de 20 años, es una de ellas. Viene por el paladar y para expresar su "solidaridad a los alepinos que padecen los mismos sufrimientos que nosotros durante las ofensivas israelíes". La estudiante admira la elegante decoración de la sala en la que los camareros van vestidos al estilo otomano.

"Aquí todo el mundo habla de Alepo, los palestinos siguen muy de cerca la actualidad siria", asegura Anas.

Muchos sirios están desesperados. Majed al Atar, de 47 años, se fue de Damasco en 2012 y entró a través de un túnel. Escapó de la guerra pero en Gaza vivió dos ofensivas israelíes.

Sólo encontró trabajos precarios que no le dan para pagar el colegio de sus hijos ni la operación de vista de su mujer. Como las autoridades no le ayudan queda a expensas de las asociaciones caritativas.

"Los organismos encargados de los refugiados deben hacernos salir de Gaza y reubicarnos en otro sitio porque la situación empeora a diario", afirma, alarmado.

AFP