AFP internacional

Un vehículo de la ONU en Mali, en julio de 2016

(afp_tickers)

El canciller de Malí instó este viernes al Consejo de Seguridad de la ONU para que adopte de inmediato una resolución que permita crear una fuerza especial para combatir el creciente poder de los yihadistas en la región del Sahel.

El ministro Abdoulaye Diop expresó la "profunda preocupación" del presidente de Malí, Ibrahim Boubacar Keita, quien está al frente de una fuerza que agrupa a cinco países, el G5 Sahel, sobre las dificultades que trae demorar la aprobación de esta resolución.

El canciller instó a los miembros del Consejo de Seguridad de la ONU a que la aprueben "sin dilaciones".

El G5, compuesto por Mali, Níger, Chad, Mauritania y Burkina Faso, acordó la creación de una fuerza antiyihadista compuesta por 5.000 efectivos, pero buscó la aprobación del Consejo de Seguridad antes de activarla. Este grupo colaboraría con la fuerza de paz de la ONU en Mali conocida como MINUSMA.

Keita afirmó que una resolución de esta clase "enviaría una señal fuerte e inequívoca de la comunidad internacional hacia grupos terroristas y traficantes de todo tipo".

Pero el proyecto que presentó Francia para brindar soporte político y financiero a esta fuerza ha sufrido la resistencia de Estados Unidos, que argumenta que dicha resolución es muy vaga, y cree que un simple comunicado, en lugar de una resolución, sería suficiente.

Como Washington además hace los principales aportes financieros, quiere asegurarse de controlar los gastos generales.

AFP

 AFP internacional