Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

El ministro de Defensa de Costa de Marfil, Alain Richard Donwahi (C), en rueda de prensa rodeado por un grupo de soldados, el 7 de enero de 2017, en Bouaké

(afp_tickers)

Costa de Marfil vivía este sábado un motín militar por reclamos salariales que se inició en la segunda ciudad del país, Bouaké, donde soldados retenían al ministro de Defensa, para luego extenderse a la capital y otras ciudades del país.

El presidente marfileño, Alassane Ouattara, anunció el sábado en Abiyán la conclusión de un acuerdo.

"Confirmo mi acuerdo para que se tomen en cuenta las reivindicaciones relativas a las primas y a la mejora de las condiciones de vida de los soldados", afirmó Ouattara en una breve declaración retransmitida por televisión.

"Una vez declarado mi acuerdo, pido a todos los soldados que vuelvan a sus cuarteles para permitir la puesta en práctica de estas decisiones de forma calmada", agregó, sin precisar los términos del acuerdo.

Sin embargo, el ministro de Defensa marfileño, Alain Richard Donwahi, estaba retenido el sábado por soldados amotinados que rechazan las bases del acuerdo, constató la AFP.

Justo después de que el presidente declarara que se había cerrado un acuerdo, los militares, enfurecidos, impidieron que el ministro de Defensa y su delegación abandonaran la residencia del vicegobernador, disparando tiros con kalashnikov y armas pesadas, constató un corresponsal de la AFP en el lugar.

"El presidente [Ouattara] tiene que decirnos cuándo se nos pagará y con qué suma", dijo por su parte un soldado rebelde en Bouaké.

Los militares reclaman el pago de primas, aumentos de sueldo, una promoción más ágil y viviendas.

El acuerdo se cerró tras una reunión entre el ministro marfileño de Defensa, Alain Richard Donwahi, y una delegación de soldados amotinados en Bouaké.

- Escuelas y comercios cerrados -

La situación se tensó bruscamente en Abiyán el sábado, donde se oyeron disparos en un campamento militar y donde los militares erigieron barricadas, mientras que Bouaké lleva paralizada desde el viernes por las protestas de los militares.

"Se escucharon disparos en el cuartel de Akouedo en Abiyán" dijo en un flash informativo un presentador de televisión nacional marfileña.

Periodistas de la AFP comprobaron que los militares erigieron barricadas en una encrucijada en el sector residencial de Cocody, cercana al cuartel.

"Los militares salieron del cuartel, cerraron la calle y nos obligaron a desviarnos" dijo a la AFP una joven automovilista. Un pelotón de militares en uniforme de combate y armados desviaban la circulación.

Entretanto tropas con chalecos antibalas y cascos se habían desplegado frente a la sede de la Radio Nacional y del Estado Mayor Conjunto.

Los motines de soldados comenzaron el viernes en Bouaké en reclamo de mejoras laborales y salariales.

Los amotinados habían levantado el viernes barricadas que impedían entrar a la ciudad. La protesta se extendió luego a Man, gran metrópolis del oeste del país, según una fuente militar.

El movimiento de protesta también apareció en Daloay y Daoukro (centro), y Korhogo y Odienné (norte), aunque los militares se retiraron por la noche, según testigos presenciales.

Escuelas y comercios permanecían cerrados en Bouaké, bastión de un sublevamiento favorable al actual mandatario que controló el norte del país entre 2002 y 2011, mientras el sur permanecía en manos de las fuerzas leales al expresidente Laurent Gbagbo.

"Desde que oímos al ministro en televisión, supimos que se preparaba algo contra nosotros. Si quiere venir para negociar no hay problema. Pero si viene para atacarnos, estamos preparados para ello. Es por eso que no queremos ver a comerciantes fuera", explicó un soldado.

En noviembre de 2014, una primera ola de protestas de soldados comenzó en Bouaké y se extendió a otras ciudades, debido a importantes retrasos en el pago de salarios en los periodos 2009-2011 y 2011-2014.

AFP