Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, en rueda de prensa tras la Cumbre sobre Seguridad Nuclear, el 1 de abril de 2016 en Washington

(afp_tickers)

El presidente estadounidense, Barack Obama, alertó este viernes a la comunidad internacional sobre la amenaza de un catastrófico ataque nuclear a manos de los "lunáticos" yihadistas del grupo Estado Islámico, y pidió ayuda para mejorar la seguridad atómica mundial.

Durante la Cuarta Cumbre sobre Seguridad Nuclear en Washington, Obama, que abandonará la Casa Blanca en enero, pidió ayuda para evitar que los "terroristas" obtengan material atómico o ataquen instalaciones nucleares.

"Hemos reducido ese riesgo. Pero la amenaza del terrorismo nuclear persiste y continuará", dijo el mandatario estadounidense en el segundo y último día de la cumbre, una iniciativa propia lanzada en 2010.

Latente entre el medio centenar de jefes de Estado y de Gobierno reunidos en la capital estadounidense estaba el temor de que grupos radicales puedan obtener material atómico para una 'bomba sucia': una explosión no nuclear que sin embargo diseminaría partículas radioactivas en el ambiente.

- Una catástrofe mundial -

Las preocupaciones por ese tipo de ataques se potenciaron tras descubrirse que dos de los implicados en los atentados en Bruselas (32 muertos y más de 300 heridos) -reivindicados por el grupo Estado Islámico (EI)- estaban relacionados con videos de vigilancia que muestran todos los pasos de un agente belga del sector nuclear.

"No hay duda de que si estos lunáticos obtienen una bomba nuclear o material nuclear, definitivamente los usarían para seguir matando a la mayor cantidad de personas inocentes como puedan", añadió.

Según el mandatario estadounidense, unas 2.000 toneladas de material nuclear están almacenadas en todo el mundo en instalaciones civiles y militares, algunas de manera no complemente seguras.

"Tan solo una pequeña cantidad de plutonio -del tamaño de una manzana- mataría y heriría a miles de inocentes", dijo Obama.

"Sería una catástrofe humanitaria, política, económica y ambiental con ramificaciones mundiales por décadas", añadió.

El mandatario estadounidense llamó a la comunidad internacional a imprimir un "sentido de urgencia" para evitar ataques "alrededor del mundo" y prevenir el flujo de combatientes fuera de Siria e Irak, una tarea para lo que pidió mayor intercambio de información.

"Simplemente no podemos darnos el lujo de que información crítica no se comparta como es necesario, entre gobiernos o dentro de gobiernos", afirmó, en referencia a las preocupaciones sobre laxitud y falta de cooperación entre las autoridades europeas evidenciadas por los atentados en Bélgica.

Aunque la cumbre estuvo enfocada en los inventarios de material fisionable, la insistencia de Corea del Norte de continuar sus ensayos nucleares inevitablemente estuvo presente en la reunión de los líderes mundiales.

El régimen de Pyongyang lanzó el viernes otro misil de corto alcance, el último de una serie de lanzamientos recientes que intensifica las tensiones militares en la península coreana.

Obama forjó el consenso entre sus aliados asiáticos Corea del Sur y Japón para poner a raya al régimen norcoreano, obteniendo también el compromiso de Xi Jinping, el presidente chino, cuyo país es un aliado tradicional de Pyongyang, a promover la "desnuclearización" de la península.

Y tras pocos meses de la entrada en vigor del acuerdo nuclear con Irán, el mandatario llamó a las potencias a cumplir su parte del pacto relativo al levantamiento de sanciones, aunque estimó que "tomará tiempo" para que Teherán se reintegre plenamente a la economía global.

- América Latina libre de uranio enriquecido -

En la cumbre, América Latina emergió como territorio libre de materiales nucleares peligrosos, tras el anuncio de Argentina de haberse librado de sus últimos cuatro kilos de uranio altamente enriquecido.

El mandatario Mauricio Macri destacó la reconversión de todos los reactores argentinos para funcionar con uranio de bajo enriquecimiento, asegurando que su país "cumple con los estándares internacionales de control".

Obama citó el ejemplo latinoamericano como parte del esfuerzo por que varias regiones queden "fuera del alcance" de radicales violentos en búsqueda de ingredientes nucleares. Es un "logro extraordinario", dijo.

Argentina, Chile, Brasil y México compartieron la preocupación global sobre el terrorismo nuclear, pero colocaron la seguridad nuclear en un contexto más amplio de desarme y prohibición de todas las armas atómicas.

"Tenemos una responsabilidad compartida, que debe reflejarse en compromisos permanentes" para evitar la obtención de esos materiales, dijo el presidente de México, Enrique Peña Nieto.

Pero el canciller de Brasil, Mauro Vieira, sostuvo que la protección física de material nuclear "no será fortalecida si nos concentramos apenas en materiales y establecimientos nucleares bajo programas civiles, ignorando las amenazas que representan las enormes reservas de material usado en programas de armas atómicas".

Al respecto, Obama expresó su deseo de reducir el arsenal nuclear estadounidense, admitiendo su preocupación por los efectos que pudiera tener la modernización de las armas letales de su país en las ambiciones de rivales como Rusia y China.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP