Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Dos combatientes de Hashed al Shaabi, leales a las fuerzas iraquíes, posan el 27 de agosto de 2017 con una bandera del grupo EI en el barrio de Qalea, en Tal Afar (norte)

(afp_tickers)

El grupo yihadista Estado Islámico (EI) se encuentra en plena desbandada en Irak y Siria, los dos países que consiguió poner en peligro con sus conquistas territoriales y su régimen de terror.

Tras haber perdido Tal Afar y el conjunto de la provincia de Nínive, en el norte de Irak, uno de sus últimos bastiones, el grupo está también en una situación desesperada en Raqa, su feudo sirio.

- ¿Qué queda del "califato"?

En 2014, el grupo EI controlaba cerca de un tercio del territorio iraquí. Actualmente, tras la pérdida de Nínive, solo cuenta con el 10%, según los cálculos de la coalición internacional que dirige Estados Unidos.

El grupo sólo cuenta con presencia en dos zonas: Hawija, a 300 kilómetros al norte de Bagdad, y en Al Qaim, Rawa y Anna, tres localidades en el desierto occidental, fronterizo con Siria.

En Siria, las Fuerzas Democráticas Sirias (FDS), una alianza de combatientes kurdos y árabes apoyada por Estados Unidos, entraron en junio en Raqa, el principal feudo desde 2014 del grupo EI en ese país en guerra. En pocas semanas han conseguido reconquistar el 60% de la ciudad.

Entre 5.000 y 10.000 yihadistas, entre ellos sus principales comandantes, han huido de Raqa para instalarse más al sur, en el valle del Éufrates, según responsables militares de la coalición internacional.

La zona, de unos 160 kilómetros de longitud, va desde la localidad de Deir Ezzor, en Siria, hasta Al Qaim, en Irak.

Del lado sirio, los yihadistas se encuentran bajo la presión de las fuerzas de la coalición internacional, del régimen sirio y de su aliado ruso. Del lado iraquí, se encuentran bajo la presión de las fuerzas gubernamentales.

- ¿Su poderío militar en Irak? -

A pesar de que su territorio está menguando, los yihadistas cuentan con células durmientes en todo el territorio iraquí. El grupo EI ya ha llevado a cabo numerosos atentados sangrientos, en particular contra los chiitas, a los que consideran herejes, en las ciudades reconquistadas por las fuerzas iraquíes y en Bagdad. El último atentado, el pasado lunes, causó 11 muertos en el barrio de Sadr City, en Bagdad, mayoritariamente chiita.

El retorno a un modo operatorio insurreccional crea un clima de inseguridad permanente para los iraquíes y dificulta la tarea de las fuerzas de seguridad.

- ¿En el extranjero? -

Para algunos expertos, la destrucción de las estructuras del "califato" en Irak y en Siria podría generar la dispersión de sus miembros e incrementar los riesgos de atentados en todo el mundo.

El grupo EI se ha convertido en una franquicia susceptible de ser utilizada por "lobos solitarios" o grupos aislados en todo el mundo, sin que ya sea necesario para sus miembros haber pasado por Siria o Irak.

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

AFP