Reino Unido y la Unión Europea (UE) acordaron este viernes "intensificar" sus negociaciones de divorcio en la recta final, días antes de un cumbre clave para alejar el temido Brexit sin acuerdo.

"La Comisión Europea explorará intensamente lo que es factible", explicó a la AFP una fuente del bloque conocedora de las negociaciones, advirtiendo del riesgo de que esto "no conduzca a nada o que sea insuficiente" para un pacto.

La tensión de días atrás, cuando el jefe del Consejo Europeo, Donald Tusk, acusó al primer ministro británico, Boris Johnson, de jugar a un "estúpido juego de cruce de reproches", parece haber dejado paso al optimismo.

El negociador europeo Michel Barnier y su par británico Steve Barclay mantuvieron este viernes una "reunión constructiva" en Bruselas, según ambas partes, un día después de un encuentro entre Johnson y su par irlandés, Leo Varadkar.

Varadkar, cuyo país es el principal afectado por la salida de su único vecino de la UE, consideró "posible" alcanzar un acuerdo que permita a los británicos salir "de forma ordenada" el 31 de octubre, pero el tiempo apremia.

Los europeos posponen en la práctica a la próxima semana el limite que habían fijado para este viernes para saber si ese escenario es posible. El martes, los ministros de Asuntos Europeos abordarán en Luxemburgo la negociación.

La Comisión, que encargó a Barnier negociar con Londres en nombre de los otros 27 países, dijo que "volverá a hacer balance" con la Eurocámara y con los países el lunes, antes de la reunión de ministros y de la cumbre posterior.

Pero, más allá de comentarios sobre el ambiente de la negociación, el silencio predomina. "En esta etapa, cuanto menos se diga, mejor. Si las cosas empiezan a filtrarse, significa que no es serio", según un diplomático europeo.

El principal escollo es cómo evitar la reintroducción de una frontera para bienes entre Irlanda, país de la UE, y la provincia británica de Irlanda del Norte, preservando a su vez el acuerdo de paz de Viernes Santo de 1998.

Los británicos estarían dispuestos a avanzar en la cuestión de aduanas hacia una solución que englobe a toda la isla de Irlanda, según una fuente europea, sin precisar los detalles de la discusión.

- "Vigilancia, determinación y paciencia" -

La cumbre de mandatarios europeos prevista el 17 y 18 de octubre se anuncia así crucial. A falta de un acuerdo el 19 de octubre, una ley británica obliga a un Johnson reacio a pedir una nueva prórroga del divorcio, la tercera.

"No hay garantía de éxito y el tiempo se acabó prácticamente. (...) Un Brexit sin acuerdo nunca será la elección de la UE", aseguró Tusk desde Chipre, tras subrayar los "signos prometedores" durante el encuentro entre Varadkar y Johnson.

Ante las reticencias del 'premier' británico, sus 27 pares podrían proponerle una prórroga, algo que permite los tratados europeos, aunque, en cualquier caso, sus socios europeos aseguran que se necesita un buen motivo.

La ministra de Asuntos Europeos francesa, Amélie de Montchalin, apuntó el viernes a un segundo referéndum, a un cambio político en Londres o a nuevas elecciones. Este último escenario parece inevitable por la crisis política en Reino Unido.

Casi un 52% de los votantes británicos apoyó el Brexit en un referéndum celebrado en junio de 2016, pero, tres años después, Reino Unido sigue sin encontrar la manera de consumar el primer divorcio en la historia del proyecto europeo.

"Ya he dicho que el Brexit es como escalar una montaña y que necesitamos vigilancia, determinación y paciencia", dijo el negociador europeo, antes de informar a los embajadores europeos y a los eurodiputados de la situación.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


Instagram

Síganos en Instagram

Síganos en Instagram

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes