Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Centro de asilo en un búnker desata protestas

100 personas están albergadas en el búnker de concreto (swissinfo)

Un antiguo búnker militar suizo, en el altiplano de Berna, ha sido adaptado como centro para candidatos al asilo que fueron rechazados.

Grupos de refugiados y residentes han expresado una dura oposición al controvertido proyecto, aunque por razones muy diferentes.

El primero de abril último, como parte de una reducción de gastos, las autoridades federales suizas decidieron suprimir las ayudas de que se beneficiaban los candidatos al asilo que no fueron admitidos.

Ahora es responsabilidad de los cantones suministrar esta ayuda de emergencia: una cama y algunos alimentos, a los aspirantes al asilo que han sido rechazados, hasta que abandonen Suiza.

La controvertida solución de Berna ha consistido en dar albergue, en un remoto lugar en las montañas, a los candidatos al asilo no admitidos.

Las primeras personas han sido trasladadas al búnker subterráneo este último martes. La fortaleza, sin ventanas, puede recibir hasta 100 personas, incluyendo familias.

Opción deliberada

Dora Andres, directora de la policía, en Berna, señala que el lugar elegido, Jaunpass, en el cantón de Berna, con menos de 20 habitantes, tres remontes para esquiadores , dos restaurantes y un terreno de camping, había sido seleccionado deliberadamente.

“Sabemos que los aspirantes al asilo prefieren estar en una ciudad donde hay mucha gente. Los solicitantes de asilo que hemos traído aquí son personas que deben abandonar Suiza”, explica la directora a Swissinfo.

“Colocándolos en el campo no sentirán la misma comodidad y se darán cuenta de que Suiza ya no quiere tenerlos más. De modo que tendrán que aceptar la decisión y partir”, agrega Dora Andres.

La responsable de la policía indica además que aquellos que dificulten el proceso de deportación al no revelar sus nombres o sus documentos de identidad también serán enviados al Jaunpass. Espera que la amenaza de un exilio en las montañas será suficiente para que las personas se muestren más cooperativas.

La directora ha revelado que esta solución de albergue, a 93 francos diarios por residente, es menos costosa que los 100 francos diarios que costaba la estancia de los no admitidos al asilo en una prisión, como ha sido el caso en el pasado.

Críticas

Sin embargo, el nuevo centro, actualmente en su fase piloto, ha sido criticado por grupos de refugiados. Jürg Schertenleib, del Consejo suizo de los Refugiados, organización no gubernamental, declara que con esta solución, el cantón de Berna está dando ‘un mal ejemplo’ a los otros cantones.

“El albergue subterráneo es más una medida para asustar a los aspirantes al asilo no admitidos que una acción de asistencia para el retorno a sus respectivos países”, indicó Schertenleib a swissinfo.

“Creemos que la mayoría de aspirantes al asilo no admitidos prefieren permanecer ilegalmente en Suiza antes que estar en el Jaunpass”, agrega.

Señala que más de mil solicitantes de asilo rechazados podrían ser afectados por las nuevas medidas de supresión de las ayudas. Según el representante de la ONG el problema se ha agravado por la exigencia legal de que los cantones paguen la ayuda de emergencia a estos candidatos no admitidos al asilo.

“Lo que ahora sucede es que cada cantón trata de ser menos atractivo que otros para no tener que pagar estas ayudas”, precisa Schertenleib. En su opinión, una solución más eficaz puede consistir en ofrecer mejores incentivos para motivar el retorno a su países de los candidatos no aceptados.

Impopular

El plan de Dora Andres ha sido aún menos popular entre los habitantes de Jaunpass y de la vecina localidad de Boltigen. Algunos residentes temen que los no admitidos como asilados perturben su existencia rural tranquila y que no puedan seguir sintiéndose seguros.

Otros se muestran más preocupados por los efectos en la industria turística de la región.

“Tememos los efectos contraproductivos de los titulares de prensa negativos”, declara Hermann Maurer, vicepresidente del Consejo Municipal de Boltigen, situado a unos 8 kilómetros de distancia de Jaunpass.

Dora Andres dice que aunque las entiende, considera infundadas estas preocupaciones.

“Hubo mucho temor en torno al asunto porque los residentes locales no saben cómo manejar la situación, cómo preservar el turismo y mantener el centro para candidatos no aceptados”, explica.

“Podemos decirles, a partir de otras áreas donde tenemos centros de refugiados, que actualmente no hay problema: se pueden preservar las dos cosas”, añade.

Sólo al final de este año se sabrá si el proyecto ha sido un éxito para las autoridades de Berna, El búnker debe cerrar sus puertas a finales de octubre.

Swissinfo, Isabel Leybold
(Traducción, Jaime Ortega)

Datos clave

A finales de 2003 el número de refugiados reconocidos en Suiza llegaba a 24.729 personas.
Los candidatos al asilo provisionalmente aceptados eran 24.467 personas.
Los aspirantes al asilo en espera de una decisión eran 41.272 personas.

Fin del recuadro

Contexto

Después de Zúrich, Berna es el segundo cantón suizo con mayor número de solicitantes de asilo.
A finales de abril, 8.300 personas buscaban asilo en el cantón de Berna. 2.900 fueron provisionalmente aceptadas y 2.400 fueron rechazadas y, por consecuencia, deben abandonar Suiza.
Un 60% de los rechazados permanecen ilegalmente en Berna.

Fin del recuadro


Enlaces

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

×