El telescopio suizo Cheops, en órbita

Contenido externo

El telescopio espacial suizo CHEOPS despegó este miércoles  a las 09:54 horas desde Kourou, Guayana Francesa, a bordo de un cohete Soyuz, y fue puesto en órbita alrededor de dos horas y media más tarde.

Este contenido fue publicado el 18 diciembre 2019 - 11:27

El despegue estaba previsto para la misma hora del martes, pero tuvo que ser aplazado como consecuencia de un problema técnico.

El histórico acontecimiento tiene lugar luego de que el 10 de diciembre los suizos Michel Mayor y Didier Quéloz recibieran el Premio Nobel de Física por el descubrimiento de un exoplaneta en órbita alrededor de una estrella de tipo solar.

«Siempre se está un poco nervioso cuando se trata del resultado de siete años de trabajo de 150 personas en la cima de un cohete [ cargado con el equivalente de varias centenas de TNT, ndr.] Sabiendo que luego, deberemos esperar los primeros datos que llegarán en primavera”, confiesa Willy Benz, astrofísico de la Universidad de Berna y principal investigador de la misión Cheops.

El telescopio espacial transmitirá sus datos dos veces por día, directamente al Observatorio de la Universidad de Ginebra, a través de una antena de retransmisión ubicada en España. Es una novedad: hasta ahora el tratamiento de las informaciones de las misiones de la Agencia Espacial Europea (ESA ) se realizaba siempre en su centro de Darmstadt, Alemania.

Es evidente que en el terreno de la integración europea, la Suiza espacial está significativamente más avanzada que la Suiza política. Cheops, la primera “pequeña” misión de la ESA (con un presupuesto de 100 millones de euros) es una realización esencialmente helvética, aun si se considera que han participado en la misma institutos universitarios y empresas de otros diez países.

Suiza en la Liga de Campeones

Nada de sorprendente: en el sector espacial y más particularmente en la búsqueda de exoplanetas (esos mundos que giran alrededor de otras estrellas que no son el Sol, es decir planetas extrasolares), Suiza, país con una mecánica de alta precisión, juega desde hace mucho tiempo en la Liga de Campeones.

+ Descubra los institutos, las empresas y las realizaciones que hacen de Suiza una potencia espacial

En 1995, fueron un profesor y un estudiante de doctorado del Observatorio de Ginebra quienes aportaron al mundo la primera prueba de la existencia de un exoplaneta. Muchas veces nominados, Michel Mayor y Didier Quéloz acaban de recibir este año el Premio Nobel de Física por este descubrimiento que abrió una nueva perspectiva a la investigación astronómica.

Un cuarto de siglo más tarde, el catálogo de exoplanetas cuenta con más de 4 000 objetos descubiertos por los telescopios europeo Corot y el estadounidense Kepler. Lista que va a enriquecerse con Tess, el nuevo satélite de sondeo de la NASA.  ¿Qué más podrá aportar la pequeña Suiza en esta carrera?

La dimensión de los planetas, y todavía más

Precisiones importantes. Dado que Cheops no es un "cazador", va a escanear algunos centenares de sistemas planetarios próximos ya conocidos y va a observar la ínfima caída de la luminosidad de las estrellas cuando sus planetas pasan delante de ellas. Como se trata de mundos de los que ya se conocen sus masas, los nuevos datos permitirán calcular sus dimensiones y de las mismas deducir su intensidad. Estas informaciones permitirán conocer si se trata de planetas rocosos, relativamente pequeños (tipo Tierra, Venus o Marte) o de gigantes gaseosos (como Júpiter o Saturno).

Todo esto en la perspectiva de identificar los planetas más prometedores, sobre los cuales luego valdrá la pena dirigir los instrumentos cada vez más precisos que el futuro nos promete

¿Encontrar vida ? Willy Benz es formal: no es la misión de Cheops. Sin embargo, su ojo va a tratar también de seguir algunos planetas en su órbita entera y no solamente cuando pasan delante de su estrella. Analizando la luz que ellos reflejan, se podrá tener indicaciones sobre la composición de su eventual atmósfera. Por ejemplo, saber si contiene nubes, lo que sería una señal de presencia de agua o de oxígeno en abundancia e indicar una actividad biológica.

En otras palabras, las etapas venideras se perfilan apasionantes.

CHEOPS - (CHaracterising ExOPlanet Satellite)

Peso: 280 kg, de los cuales 60 del propio telescopio

Diámetro del lente: 30 cms (el mismo que Corot, ESA), en tanto que el del Kepler llega a 1 metro y el del Tess (NASA) tiene 4X10 cms.

Orbita: polar. A 700 kilómetros de las Tierra, Cheops girará de un polo al otro, sobrevolando la línea de separación del día y la noche, con el fin de observar siempre la parte oscura del cielo, dando la espalda al Sol.

Lanzamiento: 18 de diciembre 2019 de la base de Kouru, en Guayana Francesa. Cheops será un pasajero de este lanzamiento, dedicado originalmente a un satélite de la constelación italiana COSMO-SkyMed  , que monitorea la tierra y en especial la cuenca del Mediterráneo.

Precio: en torno a los 100 millones de euros, de los cuales 50 a cargo de la ESA, 33 asumidos por Suiza y el resto es repartido en partes iguales entre los otros 10 países que participan.

Tiempo de la misión: 3 años y medio. Más allá de este período, los rayos cósmicos podrían “matar” la electrónica del satélite. Aunque podría vivir un tiempo más largo que el previsto. Una vez la misión concluida, será desorbitado para ser quemado en la alta atmósfera, y evitar así que se convierta en un residuo espacial suplementario.

End of insertion

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo