Colegios suizos del extranjero buscan recursos

Colegio Suizo de Accra. OSE-Berna

Los directores y presidentes de colegios suizos del extranjero, reunidos esta semana en Lucerna, están conscientes de que para sobrevivir están obligados a buscar nuevas formas de financiamiento.

Este contenido fue publicado el 06 julio 2004 - 11:22

“Corresponde a los colegios explotar sus recursos y encontrar un camino hacia el futuro”, según el director de la Organización de Suizos del extranjero, Rudolf Wyder.

La subvención del Estado para el próximo año oscilará en un poco más de 16 millones de francos. Esa cantidad deja en una incómoda situación a los colegios suizos en el exterior.

En realidad, las subvenciones han bajado 25% desde 1996, y las cosas a partir del 2008 serán todavía más difíciles como consecuencia de las medidas de austeridad en los gastos públicos de la Confederación Helvética.

Esfuerzos de la OSE

La Organización de Suizos del Extranjero (OSE) ha multiplicado los esfuerzos para frenar esa erosión política y presupuestaria e intentar que la Confederación cambie de actitud.

En 1993 creó un grupo de trabajo encargado de evaluar las perspectivas a medio plazo del conjunto de colegios suizos en el extranjero. Esa tarea concluyó con un informe denominado ‘Perspectivas 2010.

En este documento la OSE reafirma en primer lugar que la formación en general y los colegios suizos en el extranjero en particular constituyen un producto helvético de exportación de primer orden.

En segundo lugar, los colegios suizos en el exterior son un instrumento importante para reforzar la presencia de Suiza en el extranjero, y que esas instituciones contribuyen a mejorar el entendimiento y el intercambio entre Suiza y los países donde imparten educación.

Pero en lo económico, el documento de la OSE señala que ante la reducción de las subvenciones corresponde a los mismos colegios buscar nuevas formas de financiamiento y encontrar un camino para el futuro.

Una de las formas que sugiere es apoyarse en las organizaciones de los suizos de los países en los que los colegios entregan enseñanza. Propone asimismo intensificar las gestiones ante los respetivos cantones patrocinantes (padrinos de los colegios).

Educación sobresaliente

Pero una cosa es cierta -y en ello coinciden los cantones y las autoridades suizas-, la excelente calidad de la enseñaza que se imparte en estos establecimientos.

En efecto, todos los colegios suizos en el extranjero ofrecen el ciclo de enseñaza obligatoria (primaria y secundaria) y algunos disponen de una sección de párvulos. En la mitad de ellos se pueden cursar estudios de bachillerato, que son indispensables para acceder a la universidad.

Suiza reconoce los diplomas que otorgan los colegios suizos de Milán, Roma, Barcelona, Madrid, Bangkok y São Paolo como equivalente al título de bachillerato helvético, tanto cantonal como federal.

Las clases se imparten en alemán y en inglés, siendo ésta la segunda lengua de enseñanza. Las escuelas de Bogotá y Río de Janeiro disponen, además, de una sección francófona.

Una iniciativa de los expatriados

Los colegios suizos en el extranjero fueron fundados a iniciativa de los suizos expatriados. Los más antiguos se encuentran en Italia y su creación se remonta a fines del siglo XIX y principios del XX.

En aquella época, los suizos de expresión alemana y confesión protestante querían tener sus propios colegios, que fueran laicos y tuvieran el alemán como lengua de enseñanza.

La segunda serie de colegios suizos se fundó poco después de la Segunda Guerra Mundial, cuando muchos alemanes expatriados tenían vetado el acceso a algunos centros de enseñanza.

En una fase posterior se fundaron más porque en sus planes de retorno a la patria (Suiza) figura la necesidad de escolarizar a sus hijos en una escuela cuyo sistema se correspondiera con el helvético.

swissinfo, Alberto Dufey

Contexto

17 colegios suizos reconocidos en 10 países y 4 continentes
De los 7.000 alumnos, unos 2000 son suizos
En el 2003 recibieron subvenciones por 17,5 millones de francos
Esa cifra representa el 37% de sus gastos.

End of insertion

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo