Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Salón del Libro Ginebra: México, invitado de honor

Sor Juana Inés de la Cruz, "la Décima Musa", tomó los hábitos para acercarse a la cultura.

Con su Región más Transparente (Fuentes) y el Laberinto de la Soledad (Paz), México, la Suave Patria de López Velarde, de un Pedro Páramo (Rulfo) que habla con la muerte, una Décima Musa que abraza la religión para abrazarse a las letras, una Frida Kahlo que escribe su dolor a pinceladas… presente en Suiza.

“Estamos felices de que sea nuestro invitado de honor en esta XXVII edición”, subraya la presidenta del Salón del Libro y de la Prensa de Ginebra, Isabelle Falconnier. “México, enfatiza, es un país cuya literatura es de las más prolíficas e influyentes en la lengua española”.
 
Para mostrar una parte de esa diversidad cultural, explica, por su parte, la responsable de Cultura de la Embajada de México en Berna, Eugenia Cabrera, fue diseñado un amplio programa que incluye talleres y conferencias, música, cine, exposiciones, una muestra culinaria, una presentación sobre los más recientes hallazgos arqueológicos y el análisis de la experiencia del exilio en la literatura con autoras mexicanas afincadas en Suiza.
 
Araceli Rico es una de ellas:
 
“Desde el exterior, la visión del mundo, y en especial del arte y la literatura mexicanos, cambia, se amplía, dada la confrontación con la cultura de adopción”, explica esta escritora que ha vivido en París, Roma y, desde hace unos 20 años, en Zúrich. Agrega que la visión que se tiene de México “se hace más crítica, escapa a un cliché reductor y adquiere una dimensión universal”.
 
Alude también a la nostalgia de los escritores al evocar el país de origen, a la angustia, al temor y la incertidumbre “cuando se constata la barbarie que aflige a México. Todo esto ocupa un lugar central para muchos autores que no vivimos en nuestro país”.

Presencia de México

México es el invitado de honor del Salón del Libro y de la Prensa de Ginebra, que tiene lugar del 1 al 5 de mayo en Palexpo.
 
La agenda mexicana incluye la exposición fotográfica Guardianes del Tiempo, de Flor Garduño.
 
Conferencias:
 
100 Años de Literatura Mexicana (Philippe Ollé-Laprune)
Frida Kahlo en la Cultura Mexicana (Araceli Rico)
Getrude Duby Blum, Vida y Obra (Kyra Núñez)
El México de Agustín Lara (Guadalupe Loaeza)
La Real Expedición Botánica a Nueva España (Philippe Ollé-Laprune)
Jornadas México en Suiza (Kyra Núñez y Gabriela Sotomayor)
La Cocina Mexicana desde nuestro país (Elías Salas)
La Diosa y el Rey: Arqueología (Leonardo López Luján)
Además de lecturas, mesas redondas, degustaciones, música, cine y teatro.
 
Entre los invitados: Fabio Moravito, Margo Glantz, Alberto Ruy Sánchez y Enrique Serna, Rafael Pérez Gay y Álvaro Uribe.

Fin del recuadro

Desde Sor Juana, en adelante

Historiadora del arte, ensayista, conferencista y colaboradora de swissinfo.ch, Araceli Rico dirige el Centro Cultural Juana Inés de la Cruz, en Zúrich. Su programa académico incluye el análisis de autores en la lengua de Cervantes.
 
En Suiza, dice, hay un enorme interés por la literatura hispanoamericana, y aunque sus alumnos no aspiran a desentrañar la complejidad de El Quijote, la profesora los acompaña por los vericuetos de la pluma de la Décima Musa, el mundo mágico de Juan Rulfo y Gabriel García Márquez o la intensidad de Carlos Fuentes, entre tantos otros autores. Sin embargo, su análisis del arte mexicano, su propia creación literaria han girado especialmente en torno a una artista plástica: “Frida Kahlo es un personaje que de alguna manera me ha perseguido siempre”.
 
Su encuentro se remonta a los años ochenta cuando Araceli decidió consagrar su tesis doctoral, en la Universidad de la Sorbona, a la pintora mexicana. “Nadie la conocía entonces, parecía una exotiquez. Le expliqué a mi profesor de quién se trataba y hasta que finalmente le dije: fue la mujer de Diego Rivera, me contestó: ‘¡Ah bueno, por ahí hubiera empezado!’ (…)
Ahí te das cuenta de que temas femeninos y, sobre todo en el arte, estaban descartados en aquellos años”.
 
Explica nuestra interlocutora que la imagen del cuerpo la condujo a la artista. En la universidad había llevado cursos sobre ese tema en la pintura y decidió continuar sus estudios de Arte por la misma vía. Con Frida Kahlo: Fantasía de un cuerpo herido, “empezó toda esta historia”.
 
Es decir, 20 años de talleres y conferencias sobre Frida en diversas ciudades de Suiza, Bélgica, España e Italia, amén de un nuevo libro, sin las restricciones de un trabajo doctoral. Frida Kahlo. La agonía en la pintura se publicó en 2009.

(Araceli Rico)

Su cuerpo “un depósito de emociones”

“La imagen del cuerpo en Frida Kahlo es el depósito de sus emociones. Todo pasa por su cuerpo, absolutamente todo. Sus pinturas se localizan entre lo espiritual y lo carnal, así de extremosa puede ser. Es un lenguaje integrado al ritmo de su propio cuerpo, es decir, al ritmo de sus tensiones, sus sufrimientos, intensidades y pasiones”.
 
Comenta la escritora que en 1998, cuando la Fundación Pierre Gianadda expuso por primera vez en Suiza la obra de Frida Kahlo (y Diego Rivera), pudo constatar la impresión que causaba entre el público suizo. “Comprobé definitivamente que, como decía André Bretton, Frida es un listón alrededor de una bomba”.
 
Frida, subraya nuestra entrevistada, rompe tabúes, como cuando pinta sus propios abortos, y es fundamental para el movimiento feminista en México. Forma parte de esa corriente nacionalista postrevolucionaria a la que pertenecen también Rivera, Siqueiros y Orozco.

Araceli Rico

Es autora mexicana residente en Suiza desde hace casi 20 años. Es historiadora del arte, ensayista y conferenciante.
 
Actualmente se desarrolla como docente de literatura española y latinoamericana y colabora desde Zúrich, Suiza, con  swissinfo.ch, en la rúbrica de Cultura. Asimismo, dirige el Centro Cultural ‘Juana Inés de la Cruz’, en Zúrich, en donde se han hecho varias presentaciones de libros con autores de México, España y Suiza, e igualmente se han organizado conferencias sobre el arte y la literatura mexicanos.
 
Ha escrito cinco libros, dos de los cuales dedicados a la obra y la vida de la pintora mexicana Frida Kahlo: Fantasía de un cuerpo herido (1987) y La agonía en la pintura (2009).
 
En 1990, fue nombrada curadora de los Archivos del Teatro Esperanza Iris en México, material que sirvió más adelante para publicar en México: El Teatro Esperanza Iris, la pasión por las tablas, crónica artística e histórica del famoso Teatro Esperanza Iris, hoy Teatro de la Ciudad de México.
 
En 2003 aparece en México el libro: Tronco sin ramas, novela inspirada en una familia de caciques y ambientada en el México posrevolucionario; primera obra de ficción y considerada por la crítica como “un desafío al caciquismo mexicano”
 
En 2011 se publicaen Madrid, España: El espejo al derecho y al revés, serie de doce relatos cuyo hilo conductor es el espejo, tema de gran importancia literaria, artística y mitológica, ya que bien pudo haber sido el propio Narciso quien inventó el primer retrato pictórico.

Fin del recuadro

“Veinte años de amor…”

Araceli ha convivido dos décadas con ese ícono de la pintura mexicana y su calvario físico (desde los 20 años, cuando una barra metálica le atraviesa el cuerpo en un accidente de tránsito) y moral por su incapacidad de ser madre, por las infidelidades de su marido, por el deseo de destacar como artista al lado de ese monstruo sagrado del muralismo mexicano.  
 
Una relación semejante no puede ser inocua… “Frida me cansa por la persistencia del sufrimiento, la constancia del dolor. No es un personaje que sepa retenerse, sino que ella lo dice, lo habla, lo canta y eso… esa exuberancia, llega un momento en que me apabulla”, confiesa la escritora mexicana.
 
Pero, como sucediera a García Márquez con su otoñal patriarca, se resiste a separarse. Sigue con ella. Ora como su espejo: (…) apareces desafiante, secreta, con tus trajes encendidos de princesa, cubierta de flores, sangre, lágrimas, alhajas. Cuando te miro así pienso en un mártir sin temor, talentoso y moderno, que transforma las lanzas de la tortura en flores frescas del día, lo convierte en burla y la muerte en simple alegoría” (Frida Kahlo. La agonía en la pintura).
 
Ora en un monólogo, suerte de confesión: Estoy fregada de los pies a la cabeza… el señor rana se mete ahora en amoríos con mi hermana… tengo puñales en el pecho…  que recrea Araceli Rico, en la piel de Frida, y que el Salón del Libro de Ginebra le invita a descubrir…   

Escritoras mexicanas en Suiza

En Suiza radican varias escritoras mexicanas, entre ellas: Araceli Rico, Kyra Núñez, Lupita Avilés, Marta Elizondo, Gabriela Sotomayor y Eva Noroña.

Fin del recuadro

swissinfo.ch

×