El 'Swiss Indoors', entre tradición y mutación

Roger Federer se abrió paso a los cuartos de final del torneo de Basilea, derrotando al argentino Juan Martín Del Potro. Keystone

Acaba de ser designado como una de las veinte citas más importantes del futuro circuito ATP. El torneo de Basilea ha emprendido su metamorfosis. Nuevos estatutos, nuevas ambiciones.

Este contenido fue publicado el 25 octubre 2007 - 20:59

Las dos principales novedades de esta edición son la superficie (pista de moqueta) y un sistema de control por ordenador (Hawk Eye); una primicia en Suiza.

Jueves, 25 de octubre: El suizo Stanislas Wawrinka (ATP 35) pierde en octavos de final frente a checo Tomas Berdych, quinto favorito, en dos mangas: 7-5 y 6-4.

Su compañero, Roger Federer, vence fácilmente al argentino Juan Martín Del Potro (ATP 49) en dos sets (6-1 6-4). El suizo afrontará al alemán Nicolas Kiefer (ATP 64) en cuartos de final.

Miércoles, 24 de octubre: La noche cae pronto en Basilea. En la calle sopla un viento que deja tiesos a los transeúntes que pasean por la orilla del Rin. En la pista central de St. Jakob, Stanislas Wawrinka se enfrenta a David Nalbandián, regularmente sorprendido por la derecha del suizo.

El argentino ganó el 'Swiss Indoors' en el año 2002. El domingo pasado (21.10.) logró derrotar al número uno mundial, Roger Federer, en la final del torneo de Madrid. En la ciudad a orillas del Rin, sin embargo, Nalbandián vive momentos difíciles (pierde 7-6 y 6-2) para alegría del público que luce camisetas rojas para apoyar al tenista helvético.

Como de costumbre, se han vendido todas las entradas de un torneo en el que participan varios campeones de la raqueta.

Entre los 'top 20'

En la tribuna, el fundador y director del 'Swiss Indoors', Roger Brennwald, disfruta el momento. A su costado, el nuevo director para Europa de la Asociación Profesional de Tenis (ATP), Andy Anson.

El inglés confirma con su presencia en Basilea la confianza que el órgano directivo del tenis mundial ha depositado en el torneo suizo.

La competencia es grande: hasta hace poco Basilea corría el riesgo de tener que renunciar a la fecha de su torneo (fines de octubre) a favor de los de Lyon, San Petersburgo, París, Estocolmo o Moscú. Pero los organizadores esgrimieron buenos argumentos y consiguieron mantenerse.

Ademas, ni el torneo masculino de Gstaad ni el femenino de Zúrich parecían reunir las condiciones para afrontar ese desafío.

"Volver a nacer"

Por fin, Roger Brennwald puede darse por satisfecho: necesitó 36 años de paciencia y lucha continua para ganarse un reconocimiento internacional.

"Para mí esta designación es como volver a nacer", confiesa. "Pero al mismo tiempo implica un inmenso trabajo para conservar la confianza depositada en nosotros. Es una obligación buscar soluciones nuevas para mostrarnos mejores de lo que ya somos".

El director del 'Swiss Indoors' reconoce que es imprescindible emprender cambios profundos y aprovecha la ocasión para lanzar un llamado a los políticos: "En el futuro no será posible gastar 3 millones de francos de un presupuesto total de 15 millones sólo para adaptar la antigua pista de St. Jakob".

La organización va sobre ruedas

Roger Brennwald tiene motivos para alegrarse: además del nuevo estatus que acaba de adquirir el torneo de Basilea, cuenta con un equipo de colaboradores eficaces y de confianza.

Por ejemplo, Olivier Hosner, que desde una decena de años dirige a cerca de 200 personas, entre árbitros de línea, recogepelotas, y que forma parte del comité de organización desde hace casi un cuarto de siglo.

"La organización es muy profesional porque lo puesto en juego es enorme. Cada posición está ocupada por la persona más competente que tenemos a disposición. Esto nos permite tomar decisiones, sin necesidad de multiplicar las reuniones."

Y el ex número mundial del tenis, Guillermo Vilas, ganador del torneo de Basilea en 1978 frente a John McEnroe y 'padrino' de esta trigésimo octava edición, lo corrobora.

"El Swiss Indoors es un evento en el que todos quieren participar", sostiene el tenista argentino. "No sólo por la excelente calidad del juego, sino también porque los espectadores disfrutan de prestaciones de alto nivel, al margen de los partidos. La popularidad de Roger Federer beneficia a Basilea. Es un chico genial que ha sabido aportar una pizca de pimienta a la rutina diaria helvética y divulgar una imagen positiva de Suiza por el mundo".

El 'benjamín de la casa' ganó, por primera vez, el 'Swiss Indoors' el año pasado y está empeñado en defender su título en esta edición.

swissinfo, Mathias Froidevaux
(Traducción del francés: Belén Couceiro)

'Swiss Indoors'

Actualmente, el de Basilea es el tercer torneo sobre pista cubierta más importante del circuito. A partir de 2009 formará parte de las veinte citas más importantes de la ATP.

La edición de este año se desarrolla del 20 al 28 de octubre. Están agotadas las entradas para todos los partidos. El presupuesto de la manifestación ronda los 15 millones de francos. Los premios del torneo ascienden a un millón y medio de francos suizos.

Cerca de 1.000 personas trabajan en la organización del torneo, que siguen los medios de comunicación de más de 70 países. Se esperan más de 70.000 espectadores.

Tres tenistas suizos han ganado hasta ahora el 'Swiss Indoors': Michel Burgener (1972), Jakob Hlasek (1991) y Roger Federer (2006).

End of insertion

Michel Kratochvil

Al igual que el ginebrino Marc Rosset hace dos años, el tenista de Berna ha anunciado que abandonará definitivamente la raqueta al concluir el 'Swiss Indoors'.

Casi ocho meses después de anunciar que retomaba la competición, la semana pasada Michel Kratochvil volvió a sufrir una grave lesión en la rodilla derecha durante el 'Challenger' de Andrézieux (Francia). En noviembre tendrá que someterse a una complicada intervención quirúrgica.

Después de alcanzar el puesto 35 en la clasificación mundial de los mejores tenistas en 2002, vislumbró el inicio de una gran carrera. Su mayor decepción fue la derrota en los octavos de final de Wimbledon (2002) frente a Tim Henmann. A punto estuvo de convertirse en el primer suizo en adjudicarse el prestigioso torneo de Grand Slam.

End of insertion

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo