Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Fin de Foro de Davos y apuesta por el cambio

Es necesario implicar mucho más a la gente de otras partes del mundo, a más mujeres y jóvenes, estima Silvana Koch-Mehrin.

A la hora del balance, una evidencia: la crisis ocupó la mente y los debates de la reunión anual del WEF que concluye este domingo en Davos. Una diputada europea y un industrial dan su veredicto.

La crisis concentró la atención de las personas que toman las decisiones económicas y políticas, con diferentes temas relacionados, como el proteccionismo, las políticas de estabilización, de regulación y de reactivación, la nueva arquitectura del sistema financiero internacional, la cooperación, el retorno de las autoridades públicas, el precio de las materias primas, los valores del capitalismo...

El cambio climático, las apuestas demográficas, el hambre, el agua, la energía, Gaza, África no se olvidaron. Pero al final, ¿qué se puede retener? ¿Qué esperar concretamente?

Opinan al respecto, desde el punto de vista político, Silvana Koch-Mehrin, miembro del Parlamento Europeo. Desde el enfoque económico, André Kudelski, dirigente del grupo tecnológico Kudelski.

swissinfo: ¿Qué retiene usted de esta edición 2009 del WEF?

Silvana Koch-Mehrin: El resultado principal para mí es que por todas partes se escucha la necesidad de cambiar la manera de repartir las decisiones. Que hace falta más apertura. Es un sentimiento general, y lo encuentro positivo.

Por otra parte, en los últimos años, la atmósfera era mucho más positiva. Esta vez, al principio sentí una cierta depresión. Muchas reflexiones se hicieron sobre lo que no va. Durante los dos primeros días, reflexioné sobre el hecho de que hay que seguir adelante, el futuro existe, mucha gente espera de esta reunión ideas y soluciones.

Para acabar, participé sin embargo en sesiones donde se trataba de hallar soluciones. Finalmente, estoy contenta de haber venido. Existen perspectivas que permiten mantener el optimismo.

Strong> André Kudelski: Paradójicamente, retengo un cierto lado positivo. No es que la situación sea fácil -vemos que hay mucha inestabilidad en el sistema, que las crisis van a continuar-, pero creo que se diseñan ciertas directivas y una voluntad de mejorar las cosas de una manera contundente.

swissinfo: ¿Esta edición concluye con resultados concretos?

S.K-M.: En términos del resultado, ciertamente limitado pero muy concreto, veo el proyecto del grupo 'Young Global Leaders' (jóvenes responsables de todos los horizontes reunido en el marco del WEF) iniciado en África para luchar contra ciertas plagas.

Encontramos a los presidentes de Ghana y de Kenia, del Programa Alimentario Mundial y sus donadores. Este programa muy concreto permitirá ayudar a miles de niños en las escuelas en África. Veo muchos elementos pequeños de este género que resultan de Davos.

A.K.: Todavía no hay resultados concretos (frente a la crisis). Es muy pronto, en el sentido en que la situación es demasiado inestable para poder encontrar una solución única. Hay pistas que podrán confirmarse según lo que suceda. Cuando usted se encuentra en aguas turbulentas, el hecho de querer tomar una decisión definitiva puede resultar contraproducente.

swissinfo: ¿El tan mencionado pesimismo ligado a la crisis le inquieta?

S.K-M.: Me preocupa ver que casi todos los debates y las reflexiones son conducidos por aquellos que nos condujeron a los problemas actuales. Hombres, blancos, de sesenta años y más. Me parece importante que adoptemos otros puntos de vista, que escuchemos otras ideas. Con los líderes y el modelo seguido hasta ahora, vemos que las cosas no funcionaron bien.

No estoy contra el capitalismo. Creo en el poder del mercado. Pero la manera en que la política fija el marco para los mercados es importante. Más aún cuando ésto determina también quienes son los líderes.

Es importante implicar mucho más a la gente de otras partes del mundo, más mujeres, más jóvenes. Esto aporta otros puntos de vista y otras perspectivas. Y para cambiar, hacen falta otros puntos de vista y otras perspectivas.

Es posiblemente una cosa pequeña. Pero este año en Davos, los participantes son mucho más numerosos en traje y corbata. Un mecanismo de defensa, sin duda. Pero no es una buena idea. Hay que estar abiertos para poder cambiar.

A.K.: Al mismo tiempo, hay un pesimismo que concierne a la situación a corto plazo, y un cierto optimismo porque se ve una voluntad de cambiar las cosas. Creo que esta dualidad es interesante.

swissinfo: ¿Cómo explica usted la gran presencia este año de líderes políticos? ¿Es un buen indicio?

S.K-M.: A veces se habla de un renacimiento de lo político. Como los líderes de negocios ya no tienen éxito, nos volvemos hacia lo político haciéndole llevar todo el peso y pidiéndole intervenir. Está bien por una parte. Eso posiblemente incita a algunas personas, que no estaban interesadas, a entrar en la política. En democracia, la participación es necesaria.

En cambio, creo también que hay que mantenerse realista. Los políticos y el Estado no hacen ni la innovación ni el crecimiento. Es el papel de la economía, no del Estado. Pero me parece positivo que tengamos más interacciones y discusiones. Y espero que ambos lados saquen provecho de eso.

A.K.: La muy alta presencia política este año es una excelente novedad. Pero muestra también que estamos frente a problemas que no están a la escala de un país o de un continente, sino que se vuelven globales.

Para resolver los problemas globales, no basta que las empresas miren las cosas de modo global, hace falta también que los gobiernos discutan entre ellos para obtener una solución de conjunto que tenga en cuenta diferentes parámetros.

swissinfo: Una necesidad reiterada de cara a la crisis es la de la colaboración a todos los niveles. ¿La cree posible?

S.K-M.: Me pregunto si para algunos, colaborar no significa repartir la responsabilidad del fracaso. Este tipo de colaboración no me interesa.

Es decir, para mí, y posiblemente es también una cuestión de generación, es normal estar en contacto con gente de todas partes del mundo. Las interacciones son muy rápidas con Internet y las redes sociales.

En política, este enfoque resultó un éxito para el presidente Obama, quien ahora debe probar que continuará sobre esa vía en su trabajo político.

A.K.: La colaboración es, probablemente, una de las solas maneras de mejorar la situación. Nos encontramos en una situación económica particularmente inestable y para estabilizar las cosas hace falta más concertación, para crear un freno cuando las cosas derrapan, y una dinámica cuando hace falta que las cosas sigan.

Entrevista, swissinfo, Pierre-François Besson en Davos
(Traducción, Marcela Águila Rubín)

Datos biográficos

Físico, nacido en 1960, André Kudelski entra en la empresa de su padre Kudelski SA en 1984. Ingeniero en investigación y desarrollo, luego es responsable del sector de la televisión privada de la sociedad.

En 1991, sucede a su padre en la cabeza de un grupo que hoy está entre los líderes mundiales de la seguridad numérica y de las soluciones de convergencias para los proveedores de contenidos numéricos e interactivos.

André Kudelski es miembro de los consejos de administración de Edipresse, Nestlé, HSBC Private Banking Holdings y Dassaut Systèmes, particularmente.

De pasaporte alemán, nacida en 1970, Silvana Koch-Mehrin estudió Historia y Economía Política en Hamburgo, Estrasburgo y Heidelberg.

Miembro del Parlamento Europeo desde 2004, fue maestra de conferencias en la Universidad de Oldenburg y en el United Business Institute de Bruselas antes de crear una agencia especializada en asuntos públicos.

Silvana Koch-Mehrin es miembro del FDP alemán (derecha progresista) y vicepresidenta del grupo Alliance de los demócratas y liberales para Europa en el Parlamento Europeo, en Estrasburgo.

Fin del recuadro

39 EDICION DE DAVOS

Inicios. El Foro Económico Mundial de Davos (WEF) fue fundado por Klaus Schwab con el nombre de 'Management Symposium' en Davos, en 1971.

NYC. Desde entonces, el WEF se reúne anualmente en la estación invernal de Los Grisones, salvo en 2002, que tuvo lugar en Nueva York, tras los atentados contra el World Trade Center cuatro meses antes.

Eslogan. Esta edición 2009 reúne a más de 2.500 participantes de 96 países. Busca 'Rediseñar el mundo de la post-crisis'.

Fin del recuadro


Enlaces

Neuer Inhalt

Horizontal Line


swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes