Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

La trata de blancas, situación a resolver en los Balcanes

Imagen de la campaña contra la prostitución forzada del IOM.

El comercio con seres humanos, especialmente con mujeres florece. Rutas de ese lucrativo negocio se desenvuelven en los Balcanes. Macedonia, Bosnia y Kosovo se han convertido en importantes plataformas de este comercio sexual.

La Organización Internacional de Migración, (OIM) dio a conocer en verano pasado el problema, indica el suizo Martín Wyss, quien dirige la Oficina de esta agrupación en la capital macedonia, Skopje.

"El 99 por ciento de las mujeres que en Kosovo trabajaban como prostitutas provenían de Macedonia. Eran mujeres venidas de Moldavia, Rumania, Bielorrusia, Bulgaria, Rusia" indica Wyss.

El año pasado inició la OIM un programa en el que aquellas mujeres utilizadas en el comercio sexual son rescatadas de su tortura para reinsertarlas a la vida social de forma digna y segura.

Martín Wyss advierte que en los últimos diez meses cerca de 250 mujeres afectadas fueron apoyadas en este programa para regresar a su país de origen.

"Suiza desde el principio del programa brindó su apoyo. Su gesto espontáneo y sin burocratismos nos dio la posibilidad de otorgar ayuda directa a 38 mujeres", subraya Wyss, quien espera que la Confederación continúe su participación activa en la solución de este problema.

"Es conocida la relación establecida entre el montaje de la industria de la prostitución y el arribo de la misión de paz. La presencia de jóvenes solitarios apoyó este desarrollo" advierte el representante de OIM.

"En Tetovo existe un cuartel de la Kfor, que desde su construcción contribuyó a la apertura de muchos clubes nocturnos, pero los extranjeros no son los únicos consumidores de esas mujeres" puntualiza.

La protección de las víctimas tiene prioridad para la OIM en Skopje. Se busca en primera instancia dar apoyo directo a las mujeres afectadas. Aquellas personas liberadas de este yugo del comercio sexual reciben apoyo material, médico y psicológico.

"Después se plantea el regreso a su país y la reintegración social, que frecuentemente es un desarrollo complicado", explica Wyss.

La OIM opera en colaboración con la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa, (OSCE) en Macedonia y en los países de procedencia de las mujeres sumergidas en esta prostitución forzosa y en el comercio de mujeres a través de la promoción de informaciones y campañas de sensibilización.

A principios de abril fue abierto en Macedonia el primer centro para mujeres obligadas a la prostitución forzosa en los Balcanes, dirigido por el ministerio del interior, que es vigilado por fuerzas de seguridad estatales.

Una evolución en la forma de proteger a estas mujeres, que antes eran cuidadas por vigilantes privados, con un resultado de costos muy elevado.

"Creo que tras una larga fase de debate y denuncia, ha iniciado una nueva etapa" indica Wyss, al decir que ahora muchos gobiernos, incluido el de Suiza, se preocupan por la lucha contra este tipo de esclavitud.

De esta forma Suiza apoya el proyecto de investigación sobre la situación en los Balcanes de la OIM y de la OSCE. Y la Agencia Suiza para el Desarrollo y la Cooperación, (COSUDE) también ha puesto a disposición fondos para Moldavia y Kosovo.

"Por el momento este joven país se encuentra presionado en diversos frentes" analiza Wyss, que desde hace dos años trabaja en los Balcanes. "Lo más lamentable en el caso de Macedonia es que la reciente guerra civil ha empañado la problemática completa" puntualiza.

Gaby Ochsenbein, Skopje


Enlaces

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

×