COVID-19: Abolición de más restricciones

La distancia social para evitar contagios de la COVID-19 se reduce de dos metros a metro y medio. Keystone / Christian Beutler

En Suiza podrán reanudarse eventos de hasta mil personas desde el próximo lunes cuando también quedarán suprimidas las limitaciones horarias para bares y restaurantes, informaron este viernes las autoridades suizas. Las reuniones de más de un millar de participantes siguen prohibidas hasta finales de agosto.

Este contenido fue publicado el 19 junio 2020 - 15:43

Los anuncios coincidieron con el levantamiento este viernes de la “situación extraordinaria” decretada el pasado 16 de marzo y mediante el cual el Gobierno federal asumió el poder de decisiones en todo el país para hacer frente a la crisis sanitaria derivada del coronavirus.

En la conferencia de prensa, en la que participaron la presidenta Simonetta Somaruga y el ministro de Salud, Alain Berset, se informó asimismo que la distancia social se reduce de manera inmediata de dos metros a metro y medio y que desde el sábado quedan autorizadas las reuniones y manifestaciones, pero con empleo de mascarillas protectoras.

En el retorno a la “nueva normalidad”, los sectores empresariales deben armonizar sus “planes de protección” e incluir, entre otras medidas, la puesta a disposición de desinfectantes para la limpieza de las manos, el respeto a la nueva norma de distanciamiento social y el uso de mascarillas protectoras en donde la distancia no sea posible (en clubes nocturnos, por ejemplo).

“Situación especial”

Al levantarse la “situación extraordinaria”, Suiza pasó este viernes a la “situación especial”, eso significa que el Gobierno federal aún puede adoptar medidas de alcance nacional, pero solamente después de consultar a los gobiernos cantonales.

Sommaruga recordó que la situación “extremadamente difícil” en marzo llevó al Gobierno federal a asumir poderes extraordinarios. Se registraban entonces más de mil casos de contagios por día, mientras que en las últimas semanas las cifras son de entre 10 y 35.

Se refirió a los hospitales y dijo han demostrado su capacidad para hacer frente a la crisis y no se han visto abrumados, como llegó a temerse.  

Ahora, insistió, la situación es diferente: Hay más conocimiento científico sobre el virus, los cantones están listos para hacer el seguimiento de los contactos a su nivel y la gente sabe que debe seguir las normas de higiene como el lavado de manos, indicó.

Pero subrayó la necesidad de una vigilancia continua, de hacer pruebas y rastrear contactos. La aplicación suiza de rastreo Covid-19 en los teléfonos móviles tiene un importante papel que desempeñar, añadió.

“Las cifras son buenas, pero no somos inmunes", coincidió Berset, al hacer referencia a la situación actual en EE UU, Brasil y China, donde ha habido una nueva ola de casos de coronavirus en los últimos días.

Compartir este artículo