Navigation

Skiplink navigation

Expresidenta suiza rechaza vía de Trump

Ruth Dreifuss participó en el Gobierno de Suiza de 1993 a 2002. © KEYSTONE / URS FLUEELER

Mientras que 120 países apoyan el plan de acción de EE. UU. para enfrentar el abuso de las drogas, Ruth Dreifuss, expresidenta de Suiza, explica los motivos por los que su país sigue otra vía.  

Este contenido fue publicado el 02 diciembre 2018 - 15:23
SRF/sm

Ruth Dreifuss se convirtió en 1999 en la primera mujer en ocupar la presidencia helvética y es la fundadora y presidenta de la Comisión Global sobre Políticas de Drogas. Como explicó a la radio pública suiza SRF, ese organismo busca un “control estatal responsable, desde la producción hasta el consumo de drogas”, pero ahora ocurre lo contrario. “Es un mercado no regulado en manos de grupos criminales”.

Sin embargo, no le convence el enfoque del presidente estadounidense Donald Trump, que pidió en septiembre una cumbre de la ONU sobre drogas. El plan de acción apoyado por 120 países fue desarrollado solamente por Estados Unidos, señaló Dreifuss.

“El presidente Trump ha confirmado que la represión debe ser la pauta”, enfatizó la exmandataria a la SRF. En su opinión, algunos países se alinearon al plan simplemente por mantener la paz.

Dreifuss también criticó que la política de drogas de Trump asuma una postura de blanco o negro sobre los drogadictos. “De acuerdo con ello, los consumidores son malas personas que no merecen ningún tipo de apoyo. Esa es una actitud moralista”, apuntó. Para ella es necesaria una reforma del sistema y observar los progresos en el trabajo de Suiza con la ONU.

“Cuando Suiza introdujo hace 25 años nuevos métodos de tratamiento y medidas de reducción de daños, como salas de inyección limpias, se sospechaba que no cumplíamos con las convenciones”, recordó Dreifuss. Pero actualmente, muchos países europeos y africanos están interesados en esas tácticas.

Suiza tiene un enfoque pragmático y cuádruple del uso indebido de drogas: prevención, terapia, control de daños, y control y represión.

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo