Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Dos puestos libres en el Gobierno de Suiza

El ministro de Finanzas Hans-Rudolf Merz anuncia su dimisión

(Keystone)

El ministro de Finanzas Hans-Rudolf Merz se retira en octubre. Un anuncio esperado por la prensa que han criticado su desempeño en temas internacionales tan relevantes como el secreto bancario y la crisis con Libia.

De las siete sillas del Ejecutivo suizo, dos quedan así vacantes, puesto que también el ministro Moritz Leuenberger, encargado de Comunicación y Transportes, anunció en julio su renuncia para finales de año.

Hans Rudolf Merz, economista de 67 años de edad y militante del Partido Liberal Radical, deja el Gobierno de Suiza a principios de octubre, tras siete años de gestión, como lo esperaban ya los medios de comunicación y los círculos políticos del país, luego de repetidas críticas desde hace aproximadamente año y medio.

La crisis económica y financiera internacional fue un golpe duro para el ministro de Finanzas, Hans-Rudolf Merz, convaleciente de un ataque cardiovascular ocurrido en septiembre de 2008.

Al asumir en 2009 la Presidencia de Suiza, -por cierto, su única vez-, le esperaba un expediente que directamente confrontaría a Berna con Washington y con sus socios de la OCDE: el secreto bancario.

Error fatal

En marzo de 2009 declaró que Suiza no tenía interés alguno en encubrir el fraude. Pero eso no sirvió para evitar que Suiza quedara temporalmente en su “lista negra” de paraísos fiscales y que Washington presionara para llegar a un acuerdo para recibir datos de cerca de 5000 cuentahabientes estadounidenses del banco helvético UBS.

En mayo de 2010 las críticas surgieron del propio Legislativo suizo, al calificar de “error fatal” la decisión del Ministerio de Finanzas, en 2009, de instruir al UBS para entregar al fisco norteamericano datos sobre 250 cuentas de evasores.

En el esperado ‘Informe Final sobre el caso UBS y la crisis’, las Comisiones de Gestión del Parlamento acusan a Hans-Rudolf Merz de no anticipar la crisis y de escasez de comunicación con sus colegas del gobierno colegiado.

El perdón a Libia

Las relaciones de Berna con Trípoli quedaron ya muy deterioradas luego del arresto durante dos días en Ginebra, en agosto de 2008, del hijo del líder libio Muammar Gaddafi, señalado por maltrato a su personal doméstico.

Poco después, dos empresarios suizos fueron detenidos en Libia como respuesta de Trípoli, indignada por este hecho, además de imponer otras restricciones en los ámbitos político y económico.

El otrora presidente de Suiza anunció el 20 de agosto de 2009 que la crisis entre ambos países había sido resuelta, luego de que viajara a Trípoli para presentar las disculpas exigidas por Gaddafi.

En ese viaje firmó con las autoridades libias un acuerdo en un intento de terminar con la tensión y, sobre todo, para liberar a los dos conciudadanos suizos. Pero el esperado regreso a Suiza de estos dos empresarios no se produjo como era esperado.

En su declaración, el ministro suizo calificó la detención producida en el cantón de Ginebra como una medida "excesiva e injustificada". La respuesta de diversos medios helvéticos no se hizo esperar: "Merz de rodillas ante Gaddafi", "Excusas que duelen". "Suiza capitula", indicaban los titulares.

Buen desempeño

Si bien los medios se centraron en estos dos temas, el politólogo Georg Lutz indica que esto forma parte de la vida de un político, “que se recuerden los errores más que los éxitos alcanzados por Mertz”.

“Su papel como ministro de Finanzas lo realizó muy bien pues cumplió con su tarea de vigilar que la administración se mantuviese enaltecida”.

Inicia un tiempo político candente

Suiza es conocida por su particular modo de gobierno con un Ejecutivo compuesto por siete miembros, quienes, al mismo nivel, comparten la tarea de dirigir al país y cada año se rotan el puesto presidencial, puramente simbólico y sin mayor peso entre los siete “sabios” del Palacio Federal.

La salida de dos de sus miembros no significa una crisis que pudiera desestabilizar a las autoridades federales del país alpino. Es, sobre todo, un anuncio estratégico de cara a la sesión próxima del Legislativo, órgano que se encarga directamente de elegir a los miembros del Gobierno, y no la ciudadanía, como ocurre en otras democracias.

No obstante, dos de siete puestos vacantes del Ejecutivo significa el inicio de un tiempo político candente puesto que los partidos representados en el Palacio Federal inician así la tarea de discutir y elegir candidatos a los puestos vacantes.

En el caso de la dimisión de Leuenberger, los políticos la consideran una maniobra de su partido, el Socialista, para poder reemplazar a sus dos consejeros federales – la otra socialista en el Gobierno es Micheline Calmy-Rey, con la cartera de Exteriores- antes de las elecciones federales de 2011, un modo de reforzarse de cara a la cita a las urnas que cada cuatro años define la fuerza partidista del Legislativo, y por ende, de las inclinaciones para conformar el Ejecutivo.

Cabe señalar que en los últimos años Suiza ha visto modificar el espectro político de sus autoridades al producirse modificaciones en su tradicional reparto de representantes de los partidos principales del país.

Oficialmente, los políticos defienden la concordancia alcanzada en la denominada “Fórmula Mágica”, que intenta un equilibro entre los partidos principales, “pero entre bastidores, las cosas son diferentes”, advirtió hace unas semanas Fulvio Pelli, presidente del Partido Liberal Radical, al que pertenece Merz.

Patricia islas, swissinfo.ch

El Ejecutivo de 7 miembros

El gabinete suizo toma decisiones, como cuerpo colectivo, con base en el principio de colegialidad.

Cada uno de los siete miembros, incluyendo al presidente, tiene un voto y comparte la responsabilidad de una decisión de gabinete.

Los ministros son designados por el Parlamento por un período de cuatro años.

Las próximas elecciones legislativas, que se producen cada 4 años, se realizan en 2011.

Fin del recuadro

Militancia en el Ejecutivo

2 puestos del Ejecutivo son para el Partido Socialista (PS), 2 para el Partido Liberal Radical (PLR), 1 para el Partido Demócrata Cristiano (PDC), 1 para la Unión Democrática de Centro (UDC) y 1 para el Partido Burgués Democrático (PBD), de reciente creación.

Fin del recuadro


Enlaces

Neuer Inhalt

Horizontal Line


swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes