Grave crisis humanitaria en Colombia

Piedad Córdoba, senadora colombiana, en rueda de prensa en Berna. swissinfo.ch

La senadora colombiana Piedad Córdoba, artífice de la liberación de una serie de personas retenidas por las FARC y defensora de los derechos humanos, denunció este lunes en Berna la existencia de hornos crematorios construidos por paramilitares para la desaparición de cadáveres de líderes sociales.

Este contenido fue publicado el 12 abril 2010 - 13:55

Asimismo destacó el papel de Suiza en los procesos de negociación en su país.

Dijo que Berna era un interlocutor fiable entre las partes en conflicto en su país mientras que, por ejemplo, la Cruz Roja había perdido la confianza de las FARC tras el operativo ‘Jaque’ (para la liberación de Ingrid Betancourt y soldados estadounidenses y en el que el Ejército colombiano utilizó el emblema de la institución internacional).

En ese tenor, la senadora colombiana calificó de injusto e ingrato el tratamiento de Bogotá hacia el mediador suizo, Jean-Pierre Gontard (acusado de entregar a las FARC el monto de un rescate, pese a los desmentidos del gobierno suizo y la empresa involucrada), gracias a cuyo concurso muchas personas fueron liberadas de manos de la guerrilla e incluso ella misma, retenida por paramilitares.

La denuncia de Piedad Córdoba sobre la existencia de los hornos crematorios se produce al cumplirse el primer aniversario de la descubierta de una fosa común en las cercanías de Bogotá en la que fueron hallados dos mil cadáveres de la que se recuerda como ‘Masacre de la Macarena’.“

"Lo que está sucediendo en Colombia es lo que sucedió en Europa”, dijo la legisladora en referencia a la II Guerra Mundial.

Explicó que, como testigo de juicios a los que fueron sometidos paramilitares en Estados Unidos, pudo conocer y constatar la existencia de los hornos crematorios cuya utilización sirvió también para amedrentar a líderes de organizaciones sociales y de campesinos.

Piedad Córdoba, integrante del Partido Liberal y miembro del Congreso colombiano desde hace 20 años, realiza una gira por Europa para denunciar la “grave crisis humanitaria” en que se encuentra su país, donde hay ya cinco millones de desplazados y en la última década han desaparecido al menos 200 mil personas.

Víctima del secuestro por parte de los paramilitares y de una veintena de atentados, la defensora de los derechos humanos se encuentra en Suiza (luego de una estancia en España) para denunciar las persecuciones de que son víctima en Colombia todos aquellos que buscan la resolución del conflicto por la vía de la paz.

Con su periplo, la senadora busca “no la caridad” de los países europeos, sino su compromiso en la búsqueda de una paz negociada en su país, el acompañamiento de la sociedad civil, primera víctima del conflicto, y en particular de los presos políticos, así como la construcción de una entidad de “Europeos por la Paz”.

La agenda de la legisladora en Suiza incluye reuniones con autoridades del Ministerio de Exteriores, parlamentarios y representantes de las Naciones Unidas.

swissinfo.ch, Marcela Águila

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo