Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Dakar, la hora del balance

En el Foro Social Mundial de Dakar no faltaron oportunidades para manifestarse pacíficamente.

En el Foro Social Mundial de Dakar no faltaron oportunidades para manifestarse pacíficamente.

(swissinfo.ch)

Este viernes ha concluido la edición 2011 de Foro Social Mundial (FSM) en Dakar. Para los parlamentarios suizos el viaje a la capital senegalesa ha sido un éxito. La variedad y riqueza de los debates contrarrestaron los problemas de organización al inicio del evento.

“Este Foro ha sido una oportunidad única para ampliar contactos y como fuente de información. He conocido a personalidades africanas realmente interesantes y también a europeos con los que desde hace mucho tiempo quería intercambiar opiniones. El FSM una manifestación única, no existen otras de este tipo”, subraya la diputada socialista Margaret Kiener Nellen.

El Foro Social Mundial (FSM), que se realizó en la Universidad de Dakar, ha demostrado ser una vez más que constituye un lugar privilegiado para crear nuevas redes y fortalecer las existentes. “Como delegación suiza pudimos organizar varios talleres (cinco) y el balance es más bien positivo.

Como sindicato nos hemos concentrado en el tema de la migración, que nos afecta de forma directa dada el elevado número de población extranjera en Suiza. Durante el taller pudimos establecer contactos con otros sindicalistas”, señala, por su parte, Jean-Claude Rennwald, parlamentario socialista y miembro de la dirección de Unia.

Dificultades organizativas

No todo se desarrolló como planeado, en particular el primer día, cuando se tuvieron que cancelar varias actividades. Un cambio de última hora de la principal autoridad universitaria –el nuevo rector redujo al parecer los espacios a disposición para el Foro– entorpeció la organización del evento.

“Como organización ‘Mujeres por la Paz’ , habíamos reservado un aula para 200 personas y finalmente pudimos lograr, con dificultad,  un espacio para menos de 100 personas” señala  Margaret  Kiener Nellen.

Estos problemas no impidieron asistir a debates interesantes. “Pudimos participar en talleres verdaderamente apasionantes”, subraya el diputado nacional ecologista, Christian Van Singer.

La relativa desorganización no molestó demasiado a su colega Maya Graf: “Queremos disponer de micrófonos, incluso de presentaciones power point... Pero debemos darnos cuenta de que en algunos países es imposible contar con esos medios, especialmente cuando se trata de eventos que reúnen a decenas de miles de personas. Lo más importante es que la gente se siente a discutir”.

Concepto de ‘auto-organización’

El viaje a Dakar permitió a los parlamentarios suizos adentrarse en la realidad y los problemas fundamentales que vive el continente africano - por ejemplo los fenómenos del acaparamiento de la tierra, el endeudamiento de los pequeños campesinos o del saqueo de los recursos marítimos- gracias a la visita a proyectos que apoyan las ONG helvéticas.

“Tanto durante el Foro como durante las visitas previas, me impresionó la voluntad de la gente para encontrar soluciones y hacerse cargo de su propia situación. Durante la marcha de apertura, una pancarta resumía perfectamente este estado de ánimo: ‘Por un mundo mejor, África piensa y actúa por sí misma’. Tal vez nos confrontamos verdaderamente al inicio de una nueva era para este continente”, observa Maya Graf.

Y justamente las ONG suizas en Senegal están comprometidas a desarrollar este concepto de ‘auto-organización’: “Los proyectos que visitamos son muy positivos, especialmente porque no se trae solo dinero y materiales para levantar infraestructura, sino que se busca  ayudar a la gente a organizarse. Pienso que este constituye el sentido mismo de la cooperación, aunque naturalmente en muchos casos se necesitará también apoyo material”, explica Jean-Claude Rennwald.

Nuevo ímpetu para el trabajo parlamentario

De los diez días transcurridos en Senegal, los parlamentarios helvéticos podrán seguramente extraer nuevos impulsos para su trabajo político. “El Foro me ha dado tres o cuatro ideas para intervenciones parlamentarias”, explica Margaret Kiener Nellen.

“Por ejemplo, en la Comisión de Finanzas  que presido todavía este año, presentaré la propuesta para que en el presupuesto 2012 Suiza apoye el próximo Foro Social Mundial con el mismo monto que destina al Foro Económico de Davos. Podremos entonces abrir un debate interesante sobre la utilización de dichos fondos”.

“Los debates a los que pude asistir me reforzaron en la idea que la política agraria que respaldan los Verdes, sobre todo en lo que concierne a la importancia acordada a la soberanía alimentaria, es correcta”, observa Maya Graf. “Por otra parte, cuando debamos discutir el ciclo de Doha de la Organización Mundial del Comercio (OMC), podré defender sin miedo el principio de que se tengan en cuenta los criterios ecológicos y sociales, porque es esto lo que quieren los pueblos, a pesar de lo que sostienen algunos gobiernos”.

“Una cosa es defender ideas tras haber estudiado los expedientes, y otra es poder percatarse ‘in situ’ de las consecuencias que tienen las decisiones políticas”, sostiene Christian Van Singer.

“La cuestión del acaparamiento de la tierra y el saqueo de los recursos marinos no son temas abstractos. Son fenómenos que ponen en riesgo la seguridad alimentaria de la población” -agrega el diputado ecologista- “que deben analizarse a partir de las prioridades políticas del mundo occidental en materia de agricultura, pesca y gestión de los capitales”.

Décimo aniversario

El primer Foro Social Mundial se celebró en 2001 en Porto Alegre. En los siguientes dos años se organizó en la misma localidad brasileña.
 
En 2004 dejó los confines latinoamericanos para desarrollarse en Mumbai, India, a donde llegaron más de 70.000 participantes.
 
La edición de 2005 se celebró de nuevo en Porto Alegre, mientras que en 2006 se organizó un Foro descentralizado (Bamako, Caracas y Karachi). 
 
En 2007, el FSM tuvo lugar por primera vez en suelo africano, en Nairobi, Kenia.  La reunión precedente del Foro (2009) se celebró en Belém, Brasil.

Fin del recuadro

La delegación suiza

La delegación suiza en el Foro Social Mundial estuvo compuesta por más de 50 personas.

Además de varios representantes de sindicatos y ONG, incluyó a seis parlamentarios nacionales de los partidos Verde y Socialista.

Antes del inicio del Foro, la delegación pudo ver de cerca los problemas que viven los pescadores y pequeños agricultores senegaleses, mediante visitas de proyectos en la región de Dakar que apoyan Acción Cuaresma y la Ayuda Protestante Suiza (HEKS-EPER).

El acaparamiento de la tierra, el endeudamiento y el saqueo de los recursos marinos fueron ejes centrales de las temáticas que se abordaron.

Fin del recuadro


(Traducción: Sergio Ferrari), swissinfo.ch


Enlaces

×