Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Suiza entre porteños “¡Pues me trajeron la Fiesta a Buenos Aires!”

Por primera vez desde su creación en 1991, la tradicional Fiesta Provincial y Nacional del Folclore Suizo se celebró (16.05) en la Ciudad de Buenos Aires.

Por primera vez desde su creación en 1991, la tradicional Fiesta Provincial y Nacional del Folclore Suizo se celebró (16.05) en la Ciudad de Buenos Aires.

(Norma Domínguez)

Por primera vez, desde su creación en 1991, la tradicional Fiesta Provincial y Nacional del Folclore Suizo se celebró en la Ciudad de Buenos Aires. En la tarde del martes, un pedacito del microcentro porteño se vistió de rojo y blanco y vibró al ritmo del yodel.

Peatones apurados y desprevenidos, oficinistas en busca del almuerzo, señores corriendo al banco… Y en medio de la vorágine diaria, una veintena de músicos y bailarines festejando frente a la Casa de la Provincia de Santa Fe e invitándolos a danzar a lo largo de la burocrática calle 25 de Mayo, en el corazón financiero de la ciudad.

Argentina

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Representantes de las asociaciones helvéticas y familias enteras llegaban y se iban acomodando en el interior de la Sede santafesina. En menos de una hora el lugar sumó a unas doscientas almas perfectamente distinguibles: suizos llegados desde Suiza; descendientes de primera, segunda, tercera y cuarta generación de suizos; artistas; funcionarios; reporteros; amigos y curiosos.

Minutos más tarde comenzó formalmente la Fiesta que demandó meses de organización por parte de la Comuna de San Jerónimo Norte y que contó con los apoyos de la Embajada de Suiza y del Gobierno de la provincia.

El embajador de la Confederación, Hanspeter Mock; la delegada del gobierno de Santa Fe en la Ciudad, María Soledad Delgado; el presidente comunal de San Jerónimo Norte, Carlos Volpato; y el presidente de la Asociación Suiza Helvetia, Claudio Stadler, fueron los encargados de dar la bienvenida.

“No sé por qué, pero desde que llegué a Argentina estoy fuertemente ligado a esta Fiesta. Los primeros años tuvimos la suerte de tener visitas especiales desde Suiza y poder ir allí con ellos a compartirla. Y este año, que no sabía muy bien si podría ir debido a la intensa agenda de compromisos, ¿qué hicieron los amigos de San Jerónimo Norte?... ¡Pues me trajeron la Fiesta a Buenos Aires!”, dijo espontáneo el Embajador Mock, provocando las risas de los invitados.


La pequeña bailarina se durmó al final de la fiesta en los brazos de su padre.

La pequeña bailarina se durmó al final de la fiesta en los brazos de su padre.

(Norma Domínguez)

Los oradores coincidieron en reconocer los esfuerzos y la valentía de aquellos visionarios inmigrantes suizos que llegaron a la región totalmente desprovistos y supieron formar y construir pueblos enteros.

“Por eso es importante, en honor a ellos, conocer y mantener las costumbres, las canciones, los bailes y los idiomas, porque es una manera de preservar el testimonio de la identidad”, opinó desde la primera fila del auditorio el diputado y ex gobernador Hermes Binner, nieto de aquellos fundadores valesanos a los que les debe su nacionalidad helvética.

“Mahoma va a la montaña”

Mientras en una esquina se iban calentando las planchas para fundir el queso para la ‘raclette suiza’, el equipo de la 'Schweizer Blumen' desplegaba ritmos tradicionales alpinos como el vals, la mazurca y el ‘schottis’ (una especie de danza de salón centroeuropeo pero ‘aggiornado’ al gusto argentino).

En la pista se mezclaban los niños del cuerpo de baile “Los angelitos alpinos” que no dejaban de recorrer el salón y de jugar.

Cuatro adolescentes vestidas con trajes típicos sonreían y charlaban juntas a un costado de la orquesta, mientras se meneaban al ritmo de los acordes. Reinas electas en las celebraciones de sus pueblos, se mostraban como experimentadas y solemnes embajadoras.

Con todo marchando sobre ruedas, los sanjeronimenses no perdían oportunidad para decir que “este año habrá doble festejo. El de Buenos Aires y el que van a hacer en junio en San Jerónimo”.

Los esposos Eberhardt dan vida a Karl y Trudi, los muñecos típicos del festejo.

Los esposos Eberhardt dan vida a Karl y Trudi, los muñecos típicos del festejo.

(Norma Domínguez)

- ¿Dos fiestas?, preguntó swissinfo.ch.

“Sí. Este año, sí”, respondió Volpato y detalló convencido:

“Sentimos la necesidad de traer esta fiesta a Buenos Aires porque sabemos que a muchas personas se les complica viajar hasta San Jerónimo Norte (son varios cientos de kilómetros), y quisimos traerles esta fiesta que es tan importante para nosotros y enseñarles el espíritu de estos festejos tradicionales que alimentan y hacen esa idiosincrasia tan particular que tienen los pueblos del interior”

Carlos Valli es de San Isidro, en la Provincia de Buenos Aires, y leyó en la página de FB de la Embajada que estaba la fiesta en la capital, y sin dudarlo se acercó al festejo. Hijo de tesineses y con parte de su familia en Bellinzona, estaba eufórico por haber llegado al evento:

“Me parece muy enriquecedor que hayan venido acá. Como dice el refrán: ‘Si la montaña no va a Mahoma, Mahoma va a la montaña’. Con mi mujer dijimos muchas veces de ir a San Jerónimo Norte a vivir la Fiesta del Folclore, pero nunca podemos organizarnos porque por el trabajo se nos complica. Así que casi no puedo creerlo. La Fiesta vino a nosotros. ¡Disfruto todo! ¡Sobre todo la comida suiza!“, sostuvo Valli, verborrágico de emoción y ostentando orgulloso el plato de ‘raclette’ en la mano.

Colonia San Jerónimo Norte

-Cinco familias valesanas -Hug, Heymo, Blatter, Perrig y Falchini- que sumaban 35 personas entre hombres, mujeres y niños, llegaron el 15 de agosto de 1858 desde la localidad helvética de Brig (cantón del Valais) a la provincia de Santa Fe y se afincaron en el paraje hoy conocido como ‘Los Cuatro Montes’.

- Sus promotores fueron los visionarios valesanos Ricardo Foster y Lorenzo Bodemnann.

- La comunidad helvética de Argentina es la más importante de América Latina y tiene su origen en las inmigraciones que se dieron entre 1856 y 1939.

- Actualmente hay 16 000 personas registradas en la embajada suiza en Buenos Aires.

Fin del recuadro

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

 

×