Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Un desafío: reactivar el pensamiento utópico

En Haití, el país más pobre de América Latina, con un saco de ropa vieja a cuestas.

(Keystone)

La caída de la Cortina de Hierro entrañó una crisis del pensamiento y de la solidaridad, se impuso entonces la política de lo posible o 'realismo político': Urs Sekinger.

Con ocasión del 25 aniversario del Fondo de solidaridad para las luchas de liberación social en el Tercer Mundo (SOLIFONDS), entrevista de swissinfo con el co-director de esa entidad.

"Un desafío prioritario, pensando en la situación de los pueblos del Sur, sería reactivar el pensamiento utópico. Es decir, seguir apostando a la construcción de una alternativa al actual sistema", aduce el experto.

swissinfo: ¿Cuáles son los elementos positivos con respecto a la solidaridad internacional de estos últimos 25 años?

U.S.: La aparición del pensamiento alter-mundialista; el surgimiento de una nueva práctica expresada, por ejemplo, en los foros sociales mundiales, regionales, nacionales, temáticos. Es también la expresión de una nueva forma de comprender la solidaridad. Sabemos que no es un proceso fácil pero es importante continuar recorriéndolo. Esta nueva práctica ha reemplazado parcialmente la solidaridad directa con los movimientos de liberación nacional en diferentes países y continentes que caracterizó a los años ochenta.

swissinfo: ¿Y los aspectos más débiles?

U.S.: Constatar que si bien mucha gente está dispuesta a dar dinero para proyectos, no es tan simple impulsar la reflexión sobre los efectos de la globalización en el Sur y la responsabilidad – en lo político y en lo económico- de nuestros países industrializados. Incluso no siempre es fácil impulsar esta reflexión entre nuestras propias organizaciones fundadoras.

swissinfo: ¿Qué rol ha jugado América Latina en la práctica y en el pensamiento de SOLIFONDS?

U.S.: Para nosotros, la solidaridad y la relación con Latinoamérica ha sido siempre un punto de referencia principal. Desde nuestro nacimiento hemos estado muy cerca de los movimientos sociales de Nicaragua, El Salvador, Uruguay, Chile, del movimiento sindical colombiano, de las organizaciones campesinas e indígenas mexicanas.

Por supuesto que también fue importante la activa solidaridad con África del Sur -durante el Apartheid- así como en otros procesos en ese continente. Pero es evidente que en América Latina la sociedad civil está fuertemente desarrollada, lo que facilita encontrar contrapartes activas y dinámicas.

swissinfo: ¿Qué lugar asigna SOLIFONDS a la sensibilización de la sociedad civil suiza sobre estos temas?

U.S.: Hablar del gran público es tal vez demasiado. Nos preocupa mucho sensibilizar, en primera instancia, a nuestras propias organizaciones fundadoras sobre la importancia de la solidaridad internacional. Eso ya es un aspecto importante. Y, adicionalmente, fortalecer redes con otras organizaciones que actúan en esferas, temáticas y regiones comunes.

swissinfo: ¿A partir de una mirada retrospectiva de la solidaridad suiza, cuál es el diagnóstico sobre su estado actual?

U.S.: Constatamos una gran tradición de la gente en Suiza de ayudar, de colaborar financieramente con el Sur.

Existen numerosas ONG de cooperación al desarrollo que trabajan desde años en este sector. Muchas de ellas reciben parcialmente el apoyo del Estado, lo que no es el caso de SOLIFONDS. Y en ese sentido, sería interesante profundizar el debate sobre qué tipo de proyectos sería mejor apoyar.

Si miramos hacia atrás, hacia los años ochenta, cuando nacimos, es obvio que hoy se da una cierta despolitización de la solidaridad.

swissinfo: En la celebración de sus 25 años, Solifonds programó una serie de actividades públicas, incluida la publicación de un texto, ¿su objetivo?

U.S.: Por una parte, para mirar y evaluar la historia de SOLIFONDS, que es una organización única en su tipo en Suiza. Por otra parte, para tratar de lanzar algunas pistas y temas de debate sobre el futuro de la solidaridad. Un ejercicio que me parece imprescindible.

swissinfo, Sergio Ferrari

Datos clave

Urs Sekinger, 54 años, es historiador y antropólogo social, de la Universidad de Zúrich.

Desde hace 18 años comparte con Brigitte Anderegg la dirección de SOLIFONDS.

Su primera práctica profesional la realizó en Oaxaca, México.

Fin del recuadro

Solifonds

Es una fundación de la Unión de Sindicatos Suizos, del Partido Socialista Suizo y de la Ayuda Obrera Suiza, amén de una serie de ONGS: Comité África, Declaración de Berna, Comité Guatemala, Tiendas del Mundo, Secretariado de la Solidaridad con América Central, Comité suizo de apoyo al pueblo saharauí, Tierra de Hombres/Suiza y Grupo de Trabajo Suiza-Colombia.

Apoya la lucha de liberación social en el Tercer Mundo y de respeto a los derechos humanos, particularmente en los rubros político y sindical.

Se financia con contribuciones de las organizaciones fundadoras -45 mil francos suizos anuales- y aportaciones de sus cerca de 3.5000 miembros -entre 400 y 500 mil francos anuales.

Al cumplir 25 años, SOLIFONDS presentó su libro 'La solidaridad, un valor seguro', mil 400 ejemplares en alemán y francés, 200 páginas y un DVD.

El texto examina el modelo de SOLIFONDS, promotora de una alianza entre el movimiento sindical tradicional y diversas organizaciones "tercermundistas" y de solidaridad. Se interroga sobre las potencialidades de este modelo-propuesta y sus límites a la hora de la globalización del capitalismo.

Fin del recuadro


Enlaces

×