Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

EXIT Más de 1 200 suicidios asistidos en 2018 en Suiza

Fila de personas en sede de Exit.

El envejecimiento de la sociedad es una de las razones por las que aumenta la membresía de organizaciones consagradas a la eutanasia.

(Keystone)

La organización suiza de ayuda al suicidio EXIT informó este martes que en 2018 ayudó a un total de 1 204 personas a poner fin a su vida, lo que significó un aumento considerable en comparación con el año precedente.

EXIT Deutsche SchweizEnlace externo, que cubre la región helvética de habla alemana y el cantón del Tesino, precisó que 905 personas recurrieron a sus servicios el año pasado, 172 más que en 2017, lo que representa un incremento del 23%.

A finales de 2018, el número de miembros de la organización ascendía a 120 117, lo que supone un gran salto con respecto a las cifras anteriores (+13 000).

En cuanto a los decesos, el 57% fueron de mujeres, con una edad promedio de 78 años. La razón más común fue el cáncer terminal (344 casos), seguido por problemas de salud relacionados con la edad y dolores crónicos.

La rama de EXIT que cubre la Suiza francófona asistió a 299 personas en 2018 (13 casos más que en 2017), puntualizó el copresidente Jean-Jacques Bose a la agencia de noticias Keystone ATS. El número de nuevos miembros fue de 2 681 para totalizar 28 762 a finales del año pasado.

Leyes y normas

La ley suiza autoriza el suicidio asistido cuando los pacientes mismos realizan el acto y las personas que los ayudan no tienen intereses relacionados con su muerte. El suicidio asistido es legal en el país desde la década de 1940.

En Suiza hay dos grupos principales que atienden ese tipo acompañamientos: EXIT y Dignitas. Mientras que esta segunda también ayuda a personas del extranjero, EXIT, la organización más grande del país, solamente apoya a ciudadanos helvéticos o residentes permanentes en Suiza.  

Los miembros deben cumplir ciertos criterios para utilizar los servicios de las organizaciones. EXIT y Dignitas solamente prestan sus servicios a personas con una enfermedad terminal, que vivan con un dolor extremo o síntomas “insoportables”, o con una discapacidad insoportable.

La persona que desea morir también debe estar consciente del paso que pretende dar y no actuar por impulso, tener un deseo persistente de morir, no estar bajo la influencia de terceros y suicidarse por su propia mano.

La muerte suele inducirse a través de una dosis letal de barbitúricos prescrita por un médico y que la persona en cuestión debe tomar por sí misma.

El gobierno examinó varias opciones para regular las prácticas de suicidio asistido y en junio de 2011 decidió no buscar cambios en la ley, sino impulsar la prevención del suicidio y los cuidados paliativos.

Keystone SDA/sb

Neuer Inhalt

Horizontal Line


Instagram

Síganos en Instagram

Síganos en Instagram

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes