Vaya directamente al contenido
Your browser is out of date. It has known security flaws and may not display all features of this websites. Learn how to update your browser[Cerrar]

Ginebra, en la avanzada del arte




Renos Xippas, en su galería en el Quartier des Bains. (swissinfo.ch)

Renos Xippas, en su galería en el Quartier des Bains.

(swissinfo.ch)

Ginebra, ¿aburrida?, ¡No en las calles donde el arte contemporáneo se da cita! En el Quartier de Bains –el Barrio de los Baños, en traducción literal- se gesta un fenómeno particular, divertido y de vanguardia en el mundo sociocultural de la ciudad.

Antes barrio obrero, hoy se diseña como el sitio por excelencia para el encuentro con las propuestas artísticas nuevas, centradas en el ser humano

En las guías de turismo no encontrará aún descripción alguna de este barrio. Su impulso es nuevo. Más allá de los anticuarios y galerías de arte que se concentran en la Grand’ Rue, en el casco antiguo de Ginebra, se ha desarrollado en los últimos años un punto de interés especial para el coleccionista de arte nuevo, para el curioso y para aquel que quiera dejar de ver a Ginebra como un sitio donde la pijama sale del armario pasadas las ocho de la noche. 

Es el Quartier des Bains, al lado de Plainpalais, el distrito universitario. ¿Cómo llegar? Simplemente caminando por las calles que le dirigen al Centro de Arte Contemporáneo o el Museo de Arte Moderno y Contemporáneo de Ginebra (MAMCO), situados en el espacio de una antigua fábrica.

Este es el punto de partida para comprender este nuevo aire fresco en la zona, vestida de obrera desde mediados del siglo pasado, época de fábricas, talleres y de la frase del escritor suizo Max Frisch - “Solicitamos mano de obra… y llegó gente” de Italia, de España… Tiempos de crecimiento industrial en esas calles donde la creatividad más allá de lo meramente productivo aún no tenía cabida.

La primer pincelada que marcó la tendencia actual de la zona fue aquella del Centro de Arte Contemporáneo, que desde hace tres décadas se propuso poner la mira al arte joven, de allí han surgido nombres bien conocidos, como el de la suiza Pipilotti Rist.

Aún ahora, cada año y con apoyo de la ciudad, el Centro presenta los trabajos de una decena de jóvenes creadores de la escena ginebrina.

Éxito inesperado

Pero la segunda pincelada en la nueva cara del barrio ocurrió hace 17 años, en 1994, cuando se inauguró el MAMCO, con líneas claras en medio de un clima de rechazo a políticas autoritarias, cercanía con el artista y, sobre todo, una voluntad contraria a hacer los reagrupamientos tradicionales del mundo del arte en beneficio de conjuntos temáticos que han confrontado con frecuencia a generaciones de artistas, culturas o nacionalidades.

Así, con ese nuevo corazón en un ambiente de por sí joven por el aérea universitaria, la escena se vio transformada con el mayor museo suizo del arte contemporáneo. Entre las obras que no hay que dejar de ver actualmente están las de Markus Raetz, uno de los artistas más notables de su generación (nacido en 1941).

Tres galerías llegaron al barrio en el mismo año que el MAMCO, semillas del polo artístico que allí se gestaría: y quienes resistieron a la crisis inmobiliaria de finales de siglo y por ende, a la crisis en el mercado del arte.

Con nuevo impulso coyuntural, nuevas galerías se instalaron allí. Y en 2001, esos precursores y los llegados después organizaron en 2001 una primera noche de encuentro con el público interesado. Un éxito inesperado.

“De hecho, ese éxito total, incluso nos rebasó. Era primavera, llovía, llegaban cientos y cientos de personas, como si este evento debiera producirse en ese justo momento”, indica el galerista Pierre-Henri Jaccaud de Skopia.

Apertura, apertura, apertura

Origen de la Noche de los Baños, ‘Nuit des Bains’, que tal como antes, hoy atrae a cientos de interesados tres veces al año, además de otras manifestaciones, como este fin de semana, de puertas abiertas en el barrio.

Sobre la marcha del mercado del arte en el Quartier des Bains, Pierre-Henri Jaccaud, indica que se trata de un impulso que responde a una oferta: “Hay que saber que hoy hay muchas galerías, y mucho más artistas, por fortuna.

Actualmente cada vez hay mayores oportunidades de mostrar el arte, un interés mayor del público, pero diría que ante esa evolución, el interés y la oferta permanecen en la misma proporción”.

Ginebra en su Quartier de Bains no se cierra, mira al ser humano, sin fronteras y con lenguaje sencillo. Y Skopia mantiene esa pauta.

Sobre el vector de su galería, Jaccaud responde: "Es como la línea en geometría: la línea son puntos, es decir, el trabajo de los artistas no se parece en un primer momento, pero si se le observa bien, se mira el espíritu de apertura, que propone interrogantes, ,muestra la posición del artista, tal vez ofrece una visión del mundo, pero no una explicación. Mi posición formal -difícil a decir-, pero lo que yo veo en la obra de alguien es que se dirija a la apertura. Por supuesto, busco un placer estético, pero con una idea global dirigida a la apertura".

En la galería Blancpain, el encuentro con el artista suizo Michel Huelin, de Jura, quien considera que hoy en Ginebra se presenta una dinámica entre las galerías, entre los museos, lo que atrae a mucha gente, gracias a la Asociación del Quartier de Bains.

Y de su obra, Huelin se concentra esta vez en lo que define como naturaleza manipulada. “El hombre puede ahora manipular objetos, plantas y creo interesante cuestionarse sobre los límites de la manipulación de la naturaleza”. Y en coincidencia con el discurso de Jaccaud, agrega: “No doy una posición definitiva, pero es importante establecer el debate”.

“El barrio del futuro”

En la Galería Xippas, que atrae por su luminosidad y colorido en la esquina de la Rue des Sablons, nos encontramos con su presidente Renos Xippas, griego-uruguayo pleno de energía, con propuestas artísticas frescas, en la insistencia de romper fronteras.

“Claro que el arte rompe fronteras. El arte anuncia siempre al mundo de mañana, que rompe esas estupideces. Un día vendrá un marciano y cuando ponga las patitas acá y todo el mundo lo mire y lo vea con ocho ojitos y cuarenta orejitas, a la gente le va a entrar un pánico... uno mirará al negro, al chino, al judío, al árabe y le dirá: ‘¡Hermano! ¿Quién es este que viene de afuera?' Y se van a dar cuenta que todos son hermanos. Y el arte anuncia esto, los jóvenes artistas lo saben. Son los burgueses los que no se han dado cuenta y a ellos tratamos de ayudar para que el cerebro se les abra”.

Xippas reconoce la labor sus colegas galeristas en el barrio y advierte que en París, donde vive desde hace 25 años, se intentó hacer esta tarea de promoción en conjunto, pero en Ginebra, se logró.

“Esto se dinamizó: Yo conocí este barrio hace 25 años. Entonces, un amigo compró un apartamento aquí, frente a la estación de bomberos. Todo el mundo le decía que estaba loco, porque venía de abrir el MAMCO. Cuando se inaugura un centro importante así, todo el mundo va. Lo mismo que pasó en el Pompidou (París), que abrió y se instalaron todas las galerías alrededor”.

Y sobre la vida que ha dado todo este fenómeno sociocultural, concluye: “A las once de la noche no hay nadie en el centro de Ginebra, en cambio acá en el barrio todo está lleno. Ginebra es acá. El que no se da cuenta, vive en otro mundo. Este es el barrio del futuro".

Asociación del Quartier des Bains

Galerie Analix Forever

Art & Public

Blancpain Art Contemporain 

BFAS Blondeau Fine Art Services

Centro de Arte Contemporáneo de Ginebra

Centro de la Fotografía de Ginebra

Galería Patrick Cramer

Jancou

Patricia Low Contemporary

MAMCO

Mediateca FMAC

Mitterrand + Cramer fine art ^

Galería Charlotte Moser

ribordy contemporary

SAKS

Skopia (P-H Jaccaud) 

TM Project

Xippas Art Contemporain

swissinfo.ch



Enlaces

Derechos de autor

Todos los derechos reservados. Los contenidos de la oferta web de swissinfo.ch están protegidos por los derechos de autor. Solo se permite su utilización para fines personales. Cualquier uso de contenidos de la oferta web que excede esta finalidad, especialmente su difusión, modificación, transmisión, almacenamiento y copia, solo puede tener lugar con el previo consentimiento por escrito de swissinfo.ch. Si tiene interés en un uso en estos términos, le rogamos que nos envíe un correo electrónico a contact@swissinfo.ch.

Más allá del uso personal, se permite únicamente la colocación de un hiperenlace a un contenido específico en el propio sitio web o en un sitio web de terceros. Los contenidos de la oferta web de swissinfo.ch solamente pueden incorporarse respetando su integralidad y en un contexto sin publicidad. Para todo soporte lógico, directorio, todos los datos y sus respectivos contenidos de la oferta web de swissinfo.ch que explícitamente se ponen a disposición para descargar, se otorgan licencias exclusivas y no transferibles que se limitan a la descarga y al almacenamiento en equipos personales. Todos los derechos extensibles que van más allá, continúan siendo de la propiedad de swissinfo.ch. No se admite, en particular, la venta o cualquier tipo de uso comercial.

×