Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Pipilotti Rist: "Pepperminta, mi modelo a seguir"

(http://www.pepperminta.ch/)

Pepperminta usa la fantasía y los colores en busca de un mundo más humano. Supera sus miedos y se libera del corsé de los convencionalismos. El primer largometraje de Pipilotti Rist es un instructivo para ser feliz y un verdadero masaje para la pupila.

Entrevista con esta suiza de excepción, reconocida a nivel internacional entre los más famosos artistas contemporáneos, gracias a sus instalaciones y videos.

swissinfo.ch: ¿Por qué ahora la realización de este largometraje?

Pipilotti Rist: Rodar una película era un deseo añejo. También resulta una consecuencia lógica, pues quería dar un paso más a escala creativa y a nivel dramatúrgico.

swissinfo.ch: Sobre este primer filme surge de inmediato una primera cuestión: ¿Cuánto tiene el personaje Pepperminta de Pipilotti?

P.R.: Ella es como me gustaría ser, mejor que como soy. Ambos nombres (Pepperminta y Pipilotti) se derivan del personaje de Astrid Lindgren: Pippi Langstrumpf, cuyo nombre completo, en realidad, es Pippilotta Viktualia Rollgardina Pepperminta Ephraims, hija de Efraïm Brindacier.

A ambas nos une nuestro mismo reclamo vital: Las dos pensamos que es importante dejar de lado los miedos propios que nos acosan. Pero, lamentablemente, no soy tan fuerte como la figura de Pepperminta. La veo como un modelo a seguir, como una figura que huye hacia adelante.

swissinfo.ch: Vencer los miedos es un tema central en su película. El miedo a un tipo de censura propia.

P.R.: Si observamos las figuras que aparecen en ella, está el hipocondriaco que se ocupa de lo que en su cuerpo no funciona, en lugar de alegrarse de todo lo que está bien y que la sangre corre por su cuerpo ininterrumpidamente.

O, el caso de Edna, que tiene miedo de ser un hombre o una mujer. Considera ese eterno reparto sexual como aburrido y preferiría imaginarse diez géneros, en lugar de limitarse a los dos existentes.

swissinfo.ch: ¿Cuáles son sus miedos personales?

P.R.: (Pausa) ¡No sé qué cosa responderle! (risa). Tengo los miedos que todos tienen, los normales: Miedo a los malentendidos, o de ser muy mal o muy bien tratada.

swissinfo.ch: En 'Pepperminta' ayuda particularmente bien el 'masaje de pupila', es decir, la combinación correcta de colores, para derrotar los miedos. ¿Cómo se sobrepone usted a los miedos?

P.R.: Con entrenamiento autógeno. Cuando tengo miedo, hago como Pepperminta, inhalar y exhalar profundamente. Como me tiemblan las piernas, hago entonces ejercicios de estiramiento. Coloco una pierna sobre la mesa, inclino mi cuerpo hacia adelante y estiro mis manos para tocarme la punta de los pies.

También es importante hablar de los miedos con amigos. A veces los temores resultan tan sólo una percepción deformada de la realidad.

swissinfo.ch: Pepperminta prefiere desviarse de convencionalismos. Hace gimnasia en los autos, sirve espaguetis azules y la típica torta de patatas suiza adornada con piezas de juguetes infantiles en un restaurante de lujo. Al hacerlo, ve cómo las puertas se le cierran.

P. R.: Los convencionalismos son mi campo de investigación. Analizo cuáles son necesarios para protegernos los unos de los otros, o los que sirven para sobrevivir, o para establecer una cierta calma y orden en nuestra vida.

Pero a veces seguimos algunos convencionalismos sólo porque no tenemos ni tiempo ni ganas ni fantasía para romperlos, o a veces sólo por miedo.

El filme muestra también que nosotros somos capaces de crear nuestros propios rituales y convencionalismos. De hecho, hemos moldeado al mundo por generaciones. La sociedad actual no nació de forma espontánea.

swissinfo.ch: En su filme ha inventado usted un ritual fraternal que consiste en beber sangre del ciclo menstrual. Una gota de sangre del periodo en la mezcla de los colores de Pepperminta la hace a ella y a su equipo invulnerables. ¿Por qué esta sangre menstrual juega un papel central en el filme?

P. R.: (Pausa larga) No es tan central como lo describe la prensa helvética, aunque resulta interesante que se recurra a ese motivo durante toda la película. Muestra, creo yo, que los cambios centrales de la humanidad se producen con el paso de las generaciones.

Cuando nos cortamos un dedo, nos chupamos la sangre. Entonces, ¿por qué la sangre menstrual es 'inchupable'? ¿Porqué no hay una fiesta cuando una chica tiene su periodo? o ¿por qué nadie camina con un tampón en la mano? Detrás de este comportamiento se esconde un sistema completo de valores que simbolizan profundamente las relaciones de poder en nuestra sociedad.

Se trata de una hipótesis que nos da la posibilidad de reflexionar sobre otros posibles rituales.

swisssinfo.ch: Pepperminta lucha por un mundo más humano con la ayuda de los colores. ¿No es esto un poco simplista?

P. R.: (Pausa) Sí, pero es simple (risas).

Hay color en todo lo que vemos. No deberíamos subestimar los colores. En nuestra sociedad, más bien, vemos sobre todo la superficie, pero, en realidad, se trata de rayos que estimulan a los receptores en la retina.

Los mismos colores pueden resultar diferentes de acuerdo con el momento del día, pero nuestro cerebro puede transmitirnos una constante imaginaria.

swissinfo.ch: Usted juega con los esterotipos. Los policías, los maestros están de gris, mientras que la tropa de Pepperminta es multicolor. ¿No es esto demasiado blanquinegro?

P. R.: Se trata una vez más de la simplicidad del filme. Pepperminta es un cuento contemporáneo; y entre las herramientas estilísticas de un cuento se encuentran el argumento, los protagonistas y los antagonistas, presentados de modo simple y excesivo.

Pepperminta tiene un modo de narrar muy poético. Mi deseo es que el público tenga una actitud de apertura al ver el filme. Las primeras reacciones del público me muestran que esta película es comprendida por jóvenes y por personas de mayor edad. Para eso están hechos los cuentos.

swissinfo.ch: Usted aborda con frecuencia en su obra la dicha como una utopía, pero en Pepperminta hay un final feliz.

P. R.: El final feliz aparece aquí como una ilusión, pero también para estimular la voluntad de hacerse responsable de la vida, puesto que la vida con frecuencia resulta brutal e imprevisible. El arte permite sentir, entre otras cosas, que uno puede crear la realidad, determinarla.

swissinfo.ch: La abuela, representada bajo la forma de un ojo, brinda en todo momento sabiduría en el camino de Pepperminta. El filme pareciera ser un instructivo para la felicidad.

P. R.: Me encantaría que los espectadores salieran del cine con una sensación de bienestar. El modelo de 'Pippi Langstrumpf' ha influido en las mentes de muchos niños, sin haber tenido que copiar los comportamientos de la protagonista. Pero motiva tan sólo la posibilidad de representar ese mundo de fantasía.

swissinfo.ch: ¿Habrá pronto un nuevo largometraje de Pipilotti Rist?

P. R.: Eso depende de si esta primera pelicula conmueve al público. Los super productores de Hugofilm y su extraordinario equipo, en todo caso, se han manifestado dispuestos para volver a participar.

Hay que ver si el monstruo puede comunicarse con la gente, si está bien educado y si he logrado encadenarlo bien.

Corine Buchser, swissinfo.ch
(Traducción del alemán: Patricia Islas Züttel)

"Pepperminta"

"Haz siempre lo que no confías, y ve lo que pasa", es el consejo de la abuela de Pepperminta, que se encarna en una pupila que la niña protege como un tesoro en una pequeña arca.

En su afán de mejorar el mundo, ayuda a los otros a luchar contra sus miedos.

La película será presentada el 10 de septiembre en los cines suizos.

El primer largometraje de Pipilotti Rist, Pepperminta, será presentado el 5 de septiembre durante la 66 Biennale de Filmes de Venecia. Pepperminta concursa en la categoría 'Horizontes'.

Fin del recuadro

Pipilotti Rist

Su nombre verdadero es Elisabeth Charlotte –. Nació en 1962 en Grabs, en el cantón de San Gall.

De 1988 a 1994, fue miembro de un equipo musical.

Fue nombrada directora artística de la Exposición Nacional de 2001 (realizada finalmente en 2002), pero se retiró 14 meses después de su nombrameinto.

Participó por primera vez en la Biennale de Venecia en 1997 y recibió el Premio 2000.

En 2005, también en la Biennale de Venecia presentó su video Homo sapiens sapiens.

Recientemente, el Museo de Arte Moderno de Nueva York expuso su obra Pour Your Body Out.

Pipilotti Rist vive en Zúrich

Fin del recuadro

Etiquetas

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes