Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Por un registro de sacerdotes pedófilos

En Suiza también se denuncian casos de abuso sexual cometidos por prelados.

(Keystone)

El tema de los abusos sexuales en la Iglesia se reaviva a escala internacional. Desde Suiza, se denuncian nuevos casos de abuso e ideas concretas aparecen: el abad del monasterio de Einsiedeln, Martin Werlen, sugiere que el Vaticano cree un registro central de sacerdotes pedófilos.

Las críticas al Papa Benedicto XVI tienen el mismo tono conocido desde hace tiempo en Suiza: el máximo representante de la Iglesia Católica debe abordar el tema del celibato, afirma, entre otros, el teólogo suizo Hans Küng.

La Conferencia Episcopal Suiza (CES) dijo que la carta papal confirmó que la Iglesia en Suiza actuó correctamente en su manejo de los casos locales de abuso, y agregó que ya trabaja con las víctimas para reportar los abusos a las autoridades.

"La carta apoya las pautas que la Iglesia introdujo para los casos de abusos sexuales en el 2002", dijo el portavoz de la Conferencia Walter Müller, según un despacho de la Agencia Suiza de Noticias, ATS.

Entre tanto, la Iglesia Católica de Suiza informó estar investigando cerca de 10 casos de abusos sexuales cometidos presuntamente por sacerdotes, en medio de escándalos similares en Europa.

Opiniones que difieren

Los representantes de la Iglesia Católica en Suiza tienen opiniones encontradas en la búsqueda de soluciones para remediar este tipo de delitos. El abad de Einsiedeln, Martin Werler, defiende la idea de una lista central de padres pedófilos que hayan sido objeto de una demanda judicial.

El presidente de la Conferencia Episcopal Suiza, Norbert Brunner, no apoya esta sugerencia. “Cada Obispado debe verificar si una persona corresponde a las exigencias profesionales y morales antes de contratarlo”, comentó al diario suizo ‘Le Matin’.

Para Martin Werler, en cambio, una mayor vigilancia es necesaria, según indica en una entrevista al dominical ‘SonntagsBlick’. En su opinión, esta lista permitiría a los Obispos informarse sobre una persona que ingresa a su diócesis. Werler quiere presentar su idea a la Conferencia Episcopal Suiza (CES), por lo que solicitará una reunión extraordinaria sin demora.

Falta de denuncias ante la justicia

El problema básico es que los afectados no denuncian el hecho ante la justicia. “Si el caso es realmente grave, es el obispo quien debe denunciar al sacerdote en cuestión, si la víctima está de acuerdo con ello”, precisa Brunner.

El presidente de la CES subraya también que el derecho canónico prevé sanciones y que la reparación del daño moral puede ir más lejos en este marco que ante un tribunal civil, por ejemplo, asumiendo los costos de la atención psicológica de la víctima.

Según el mitrado, es en principio el autor del abuso que tiene la responsabilidad y no la Iglesia. El presidente de la CES, en ese sentido, no considera necesario presentar disculpas por los casos descubiertos en Suiza, haciendo eco de la posición del Vaticano.

La Conferencia Episcopal Suiza ha recibido 60 quejas en los últimos 15 años. El caso más reciente fue dado a conocer el pasado fin de semana en el Monasterio de Disentis, en el cantón de los Grisones. Un monje es señalado presunto responsable de abuso sexual de un ex alumno de la escuela de esa institución.

”Un gran problema”

De los diez casos conocidos, nueve ya han sido sometidos a la Comisión contra Abusos Sexuales de la Iglesia Católica en Suiza (creada en 2002), informa su presidente, Adrian von Kaenel. Interrogado por el diario ‘Le Matin’,

“Nuestra comisión no tiene poder alguno. Informa a la CES para que ésta tome las decisiones. Está claro que si tenemos pruebas, el prelado concernido debe abandonar su puesto”.

Pero, “hay un gran problema. Cuando la víctima quiere mantenerse anónima, no tenemos suficientes pruebas y el sacerdote sospechoso niega todo, conserva entonces su función. Tenemos varios casos de ese tipo”.

Küng pide el fin del celibato

En el debate sobre los casos de pedofilia en la Iglesia Católica, el teólogo suizo Hans Küng ataca al Papa. “No es exagerado decir que difícilmente hubiera un hombre en el Vaticano que supiera tanto sobre los casos de abuso como Benedicto XVI”, señala en entrevista con la televisión pública suiza, SF.

“Desde la Edad Media tenemos una teología de la sexualidad inhibida”, declaró al recordar que el actual jefe de la Iglesia Católica, Joseph Ratzinger, durante 24 años fue prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe, que se dedica también aorientar a los obispos sobre cómo lidiar con los desvíos sexuales de los prelados. En 2001, Ratzinger, indica el diario St. Galler Tagblatt, se ocupó incluso de que los casos de abuso quedaran bajo secreto papal.

Küng, presidente de la Fundación Weltethos (Ética Mundial) con sede en Tübingen, Alemania, reclama que el Pontífice abra la discusión sobre el celibato y más aún, reitera que “sería mucho mejor que se terminara con él”.

Patricia Islas Züttel, swissinfo.ch con agencias

Vaticano: 3.000 denuncias

De 2001 a 2010, el Vaticano recibió cerca de 3.000 denuncias sobre casos de abusos sexuales cometidos en los últimos 50 años en la Iglesia Católica.

La información fue divulgada a través del diario episcopal italiano ‘Avvenire’, el 13 de marzo por Charles J. Scicluna, del ministerio público del tribunal de la Congregación para la Doctrina de la Fe.

En cerca del 60% de los casos, se trató de atracción física entre adolescentes del mismo sexo; en otro 30% de los casos hubo contacto heterosexual y en 1% de los expedientes, se trató de pedofilia.

En total, en este periodo de nueve años, 300 sacerdotes fueron acusados de pedofilia.

Fin del recuadro

Neuer Inhalt

Horizontal Line


Instagram

Síganos en Instagram

Síganos en Instagram

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes