Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Atenderse del cáncer en una clínica antroposófica

La clínica Lukas combina medicina clásica y antroposófica.

En la clínica Lukas, en Arlesheim, cantón de Basilea, la medicina antroposófica es propuesta como complemento de la medicina tradicional. En ella se trata el cáncer utilizando a la vez medicamentos clásicos y terapias artísticas o con base en el muérdago.

Alegre, colorida, sin parecido a un hospital, la clínica Lukas recibe a pacientes y visitantes con su propia filosofía, en la que el ser humano ocupa el sitio central.

"Aquí son los médicos los que van a ver a los pacientes y no al contrario. El médico pasa cuando el paciente está dispuesto y disponible", indica el jefe de enfermeros, Christoph von Dach.

"Sé que el cáncer seguirá preocupándome después de mi estancia de tres semanas en la clínica Lukas. Pero estoy contento de haber podido aprender a utilizar instrumentos que podré aplicar más tarde en mi vida cotidiana", comenta la Sra. B., en una sala consagrada a la terapia por medio de la palabra.

"Gracias a la terapia de la palabra, ahora estoy consciente de que la voz también es un instrumento. Hasta ahora, mi voz, mi palabra sólo tenían un efecto externo. Ahora comienzan a actuar dentro de mí misma", añade la paciente.

"El cáncer de seno es una de las formas más frecuentes de cáncer entre las mujeres. Además, presenta una de las más elevadas tasas de recidiva. Entonces, es necesario que yo integre este diagnóstico a mi vida diaria para que no haya recaída. Contrariamente a la medicina clásica, aquí no se hace hincapié en la enfermedad, sino en el proceso de curación."

Como complemento de los tratamientos ofrecidos por la medicina científica, por ejemplo la quimioterapia, la clínica Lukas propone distintas formas de terapias artísticas, como la terapia de la palabra, la pintura, la música o también de la luz.

El justo medio

"Para mí, esto también tiene que ver con sentirse más pleno, más sano. Eso no se produce sólo al nivel del cuerpo tomando medicamentos, sino que pasa también por las terapias y las relaciones con los terapeutas", indica la Sra. S., quien tras una estancia de tres semanas en Arlesheim, acude ahora dos días por mes.

"Antes de esto, frecuenté varias clínicas y fui atendida por muy buenos médicos. Pero por primera vez tengo la sensación de ser vista como una joven, como un ser humano."

"La gente viene aquí porque ha escuchado que las posibilidades terapéuticas son más amplias. Pero no sabe exactamente de qué se trata cuando es invitada a seguir una terapia de movimiento o pintura", precisa, por su parte, el doctor Richard Heiligtag.

"A menudo es posible vivir bien y mucho tiempo con una enfermedad, siempre y cuando la calidad de vida contribuya. No se trata de decir 'sea que lo curemos o que no haya esperanza'. Es necesario encontrar el justo medio."

Desde hace varias décadas, el doctor Heiligtag se ocupa de pacientes afectados por el cáncer que, según las estadísticas y la visión médica científica, desde hace tiempo no deberían estar con vida. "Con la ayuda de distintas terapias, las cosas marchan bien. La enfermedad sigue estable y la calidad de vida se mantiene", afirma.

Comidas en común

En la clínica Lukas, la alimentación reviste también una importancia particular. "Dentro de lo que cabe, utilizamos verduras y frutas de temporada cultivadas en la región según principios biodinámicos", subraya Christoph von Dach.

Normalmente, los pacientes no toman el almuerzo y la cena en su habitación. Se reúnen en un comedor y toman juntos sus alimentos. Cada uno se sirve lo que se le antoja de los platos dispuestos en las mesas.

"Después de una quimioterapia, este sistema de reunirse para comer puede desempeñar un papel importante. Se da por ejemplo el caso de que los pacientes no tengan ganas de comer algunos alimentos, como ensaladas", destaca el jefe de enfermeros.

Y la Sra. S lo confirma: "Me gustó mucho comer con los demás". Para ella, era muy importante no hablar de enfermedad en la mesa. "Si ese hubiera sido el caso, habría preferido comer sola en mi habitación. De esa manera, en cambio, simplemente estábamos juntos, aun cuando estuviéramos vinculados por un mismo diagnóstico. Había un ambiente que hacía pensar más bien en un hotel y en las vacaciones que en una clínica."

Eficacia controvertida

"La terapia con base en el muérdago desempeña un papel esencial en la clínica Lukas", destaca Jürgen Johannes Kuehn, médico internista activo desde hace 25 años tanto en medicina ambulatoria como en investigación clínica. "Con la terapia complementaria con Iscador (una preparación con base en jugo de muérdago fermentado), podemos reducir los efectos colaterales de la quimio y la radioterapia."

El objetivo también en ese caso es mejorar la calidad de vida de los pacientes. "Si es posible, intervenimos antes del inicio de esas terapias. De esa manera llegamos a contener los efectos secundarios y a eliminarlos más rápidamente al final de la terapia."

En cuanto a la cuestión controvertida de la eficacia científica de las medicinas complementarias sobre la cual sus adversarios los atacan a menudo, el doctor Kuehn es categórico. "No se trata sólo de una bonita teoría. Sabemos que el debilitamiento de la médula ósea y del sistema inmunitario tiene influencia sobre el desarrollo de la enfermedad", insiste. Precisa que el fortalecimiento del sistema inmunitario se trabaja también en la clínica de Basilea.

"Gracias a la terapia con base en el muérdago, podemos, en la mayoría de los casos, aumentar el número y la actividad de los linfocitos (células que forman parte de los glóbulos blancos) y así, con la ayuda del anticuerpo, contribuir a la destrucción de las células infectadas", ejemplifica.

swissinfo, Etienne Strebel
(Traducción: Marcela Águila Rubín)

Contexto

El próximo 17 de mayo los suizos votan sobre dos asuntos: la introducción de un nuevo pasaporte biométrico y la consideración de la medicina complementaria en la Constitución.

La decisión de 2005 del ministro de Salud, Pascal Couchepin, de retirar cinco prácticas alternativas (medicina antroposófica y homeopatía, en particular) del catálogo de la atención médica reembolsada por el seguro básico de enfermedad estimuló la recaudación de firmas para una iniciativa en pro de la medicina complementaria.

Esta iniciativa se retiró más tarde, pero el pueblo debe pronunciarse sobre un contraproyecto elaborado por el Parlamento. Este texto no dice nada de la reintegración de las prácticas complementarias en el seguro básico reclamado por los autores de la iniciativa.

Estos últimos consideran, por otra parte, que un artículo constitucional mejoraría la formación en cuanto a medicina complementaria.

Sus adversarios temen un aumento de los costos de la salud y alegan el hecho de que este tipo de cuidados no responde a los criterios de viabilidad y eficacia previstos por la ley sobre el seguro de enfermedad.

Fin del recuadro

La clínica Lukas

La clínica Lukas en Arlesheim, cantón de Basilea-Campo, está especializada en las curas oncológicas que combinan las medicinas antroposófica y clásica.

El enfoque terapéutico toma en consideración no solamente el estado físico del paciente, sino también su estado psíquico.

Cualquier tumor es visto como un síntoma de una enfermedad global del cuerpo.

Fundada en 1963, la clínica dispone de 46 camas.

Fin del recuadro


Enlaces

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

×