Navigation

Skiplink navigation

Holcim toma el control de la salvadoreña CESSA

La cementera suiza comenzó a invertir en El Salvador en 1998. Keystone

El gigante suizo del cemento se hace de 92% de las acciones de Cementos de El Salvador (CESSA), cambia el nombre de la compañía y fortalece su proyecto de expansión en Centroamérica.

Este contenido fue publicado el 23 abril 2010 - 18:30

El Salvador es una de las economías latinoamericanas que menos crecerá en 2010. Sin embargo, prácticamente la mitad de sus caminos carecen de pavimentación, lo que asegura la expansión constante del sector cementero.

Una de cada una de cada dos rutas terrestres en El Salvador carece de pavimentación, una condición que complica la transportación de productos, y con ello, el comercio.

Pero, además, merma el desplazamiento de los habitantes y convierte la generación constante de polvo en un problema de salud para los salvadoreños.

Para la mala fortuna del país centroamericano, el 2010 no se perfila como un año de grandes noticias económicas. Concretamente, la calificadora internacional Fitch afirma que el PIB salvadoreño avanzará apenas un 0,2% este año.

Sólo como referencia, economías como la de su vecina Panamá avanzarán a un ritmo del 2,7% este año y América Latina, como región, dará un salto económico del 3,6%, según la previsión de Fitch, que coincide con la del grueso de los expertos internacionales.

Aunque El Salvador es el país más pequeño de Centroamérica, también es la tercera economía más importante de su zona, después de Costa Rica y Panamá.

Y el rasgo más importante de todos: con 7 millones de habitantes, es el país más poblado de la zona y, como consecuencia, una promesa de consumo potencial que el gigante suizo del cemento, Holcim, no ignora.

CESSA cambia de piel

Holcim concluyó el pasado 16 de abril la adquisición del 92% de las acciones de la salvadoreña Cementos de El Salvador (CESSA), una empresa en la que comenzó a invertir hace 12 años.

CESSA perdió su nombre original para cambiarlo por la denominación social de Holcim El Salvador.

La operación tiene como objetivo incorporar de lleno a la empresa a la red mundial de Holcim y aumentar su capacidad de competencia internacional, explicó sobre la transacción Ricardo Chávez Caparroso.

En opinión del director ejecutivo de la filial salvadoreña, los últimos 12 años han sido parte de un proceso constante de transformación que ha permitido adaptar paulatinamente los estándares de producción de CESSA a los que tiene Holcim en su matriz suiza.

Continuidad en el proyecto

El relevo oficial estuvo a cargo de Thomas Knoepfel, presidente de Holcim para Latinoamérica, quien refirió que la adquisición de CESSA es un voto de confianza al gobierno en turno y a su población.

Cabe recordar que El Salvador es presidido actualmente por Mauricio Funes, un político de izquierda, miembro del Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional, que vive un buen momento político ya que cuenta con la aprobación del 70% de los ciudadanos.

De acuerdo con Knoepfel, la transición de Holcim El Salvador coincidirá con una etapa de internacionalización que abrirá oportunidades para la gente.

Aunque el nombre cambie, dijo, nos comprometemos a que la esencia salvadoreña se mantenga, ya que esta tierra nos ha recibido con calidez durante más de una década.

Los ajustes empresariales con frecuencia entrañan cambios en la platilla laboral. Según las palabras de Knoepfel, habrá estabilidad en este proceso. “Nuestro proyecto es de largo plazo y estamos interesados en contribuir al desarrollo de la economía local y a la recuperación económica del país”, puntualizó.

Sobre este punto en particular, Ricardo Chávez Caparroso agregó que la operación cotidiana se mantendrá sin cambios y que el compromiso con la gente se reitera.

Las cuentas de la empresa

Holcim ha invertido 470 millones de francos en su filial salvadoreña desde 1998, año en el que inició su participación en ese país con la adquisición del 20% de los títulos de CESSA (ver CRONOLOGÍA DE LA COMPRA).
En 2008, Holcim El Salvador conoció un año rentable, con una facturación de 170 millones de francos suizos. El 2009, como al resto de las empresas del mundo, asestó un golpe en las cuentas de CESSA, cuya cifra de negocios alcanzó sólo 135 millones de francos.

Sobre el dato, Holcim detalló que se enfrentó a una menor demanda por parte de las constructoras dedicadas a edificar vivienda y también de los particulares que acostumbran comprar cemento y otros materiales de construcción para remodelar, erigir o ampliar sus viviendas.

A cambio, la operación de Holcim El Salvador se vio compensada relativamente por una mayor demanda de materiales por parte del gobierno local para la construcción de infraestructura.

Y, finalmente, el proyecto más importante que tiene el grupo en El Salvador es una inversión por 22 millones de dólares destinados a la planta Maya y a su homóloga de El Ronco, ambas ubicadas en el departamento de Santa Ana.

La meta es ampliar Maya, y en las dos fábricas, modernizar la maquinaria y adquirir equipo que permita reducir las emisiones contaminantes.

Andrea Ornelas, swissinfo.ch

CRONOLOGÍA DE LA COMPRA

1949: Se funda Cementos de El Salvador (CESSA) en Acajutla

1960: CESSA muda su centro de operaciones a Metapán

1998: Holcim adquiere el primer 20% de las acciones de CESSA

2005: Holcim se convierte en socio mayoritario al hacerse con el 64,2% de los títulos de CESSA

2009: Holcim extiende su oferta a los inversores de CESSA para convertirse en socio único.

No lo consigue a totalidad, pero sí adquiere 92% de los títulos.

Esto le permite cambiar la denominación de la empresa por la de Holcim El Salvador.

End of insertion

DATOS CLAVE

Holcim fue fundada en Holderbank (cantón Argovia) en 1912 y su expansión en Europa inició ocho años más tarde.

Su presencia en Latinoamérica llegó en los años 40 y en el presente produce cemento, concreto y agregados para la construcción.

El grupo cuenta actualmente con 90.000 empleados en 70 países.

En 2009, Holcim El Salvador produjo 989.000 toneladas métricas de producto, es decir, unos 23 millones de bolsas de cemento.

End of insertion

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo