Suiza es un país plurilingüe. Tiene cuatro idiomas nacionales: alemán, francés, italiano y romanche.

El alemán (dialecto suizo y alemán) es hablado por aproximadamente el 63 por ciento, el francés por más o menos un 23 por ciento, el italiano por el 8 por ciento y el romanche por menos del 1 por ciento de toda la población.

El hecho lingüístico más notable en la Suiza de habla alemana es el dialecto usado para la comunicación oral diaria y el alemán estándar (Hochdeutsch) para la comunicación escrita. El francés se habla en la región occidental del país, mientras que el italiano se habla en el Tesino y el sur de los Grisones; y el romanche lo hablan únicamente en los Grisones (Consulte el mapa lingüístico y trozos sonoros de varios idiomas y dialectos). Sin embargo, en las grandes ciudades hay lenguas minoritarios de otras partes.

Los tres idiomas principales son compartidos en consecuencia con los países vecinos. Incluso el romanche no es único de Suiza, porque hay lenguas retorrománicas habladas por minorías en el sur del Tirol y la región Friuli en el norte de Italia.

Derechos constitucionales

La Constitución suiza reconoce los derechos que tienen varios grupos lingüísticos de comunicarse en su propia lengua. El alemán, francés e italiano son las lenguas oficiales de la Confederación –todos los documentos deben estar disponibles en estos tres idiomas. El romanche es una lengua 'parcialmente' oficial cuando sirve a la comunicación con los romanche hablantes. La Constitución contiene previsiones que establecen la asistencia del gobierno federal a los cantones del Tesino y los Grisones en el apoyo a los idiomas italiano y romanche.

La gente en el extranjero supone erróneamente que por el hecho de existir cuatro idiomas nacionales, cada suizo domina cuatro lenguas. Los suizos tienden a permanecer en sus regiones lingüísticas y consumir, si es posible, los medios de comunicación en su idioma materno. 

La división entre las áreas suizas de habla francesa y alemana es una realidad innegable que los mismos suizos llaman humorísticamente Röstigraben (brecha del ‘Rösti’) en alusión a un plato típico de patata muy popular en la Suiza de expresión alemana. Tal como ocurre en otros países, en la edad adulta se tiende a olvidar los idiomas aprendidos obligatoriamente en la escuela. 

Con todo, hay numerosas personas bilingües en muchas partes de Suiza y una tolerancia general entre la población de cada una de las otras lenguas.

Lenguas extranjeras

Los inmigrantes trajeron sus propios idiomas a Suiza. Esas lenguas extranjeras reunidas superan en cantidad de hablantes al italiano y romanche.

Alrededor del 4,6% de la población señala que el inglés es una de principales lenguas que utiliza, seguido del portugués (3,6%) y el albanés (3,0%) (Ver estadísticas federalesEnlace externo).

Los suizos de todos los grupos lingüísticos tienen interés en aprenderlo por su importancia en los negocios. Las personas de habla inglesa que vienen a Suiza no carecen de interlocutores en su idioma, al menos en las grandes ciudades. Y es que el inglés se está convirtiendo en una lengua franca que emplean los suizos de expresión francesa y alemana en el ámbito de los negocios.

swissinfo.ch

×