Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

La comunidad portuguesa, "relativamente cerrada"

El número de portugueses en Suiza va a la alza; también las tiendas con sus productos.

(swissinfo.ch)

Con más de 170.000 personas, se trata de la tercera colectividad extranjera en Suiza.

Para los 6.000 portugueses que viven en la ciudad de Zúrich, el aprendizaje del alemán no resulta sencillo y la mayoría se inclina más por el francés, como es el caso de Ruth:

Ruth es portuguesa. Acude a la piscina de Zúrich-Altstetten cada lunes para que sus dos hijas asistan a clases de natación. Durante la espera, conversa con otros padres de familia en portugués, o en francés...

Andreia también viene de Portugal, pero ella se expresa en inglés, un idioma que domina muy bien y con el que se comunica en la ciudad.

Ambas mujeres ejemplifican el fenómeno que explica un estudio publicado en enero por la Oficina de Integración de Zúrich: en general, la comunidad portuguesa tiene dificultad para hablar el idioma local.

Más del 41% de los portugueses mayores de 20 años no hablan alemán ni en casa ni en el trabajo. Por hacer comparaciones, estas condiciones la vive sólo el 23% de las personas procedentes de la ex Yugoslavia, el 25% de los inmigrantes italianos y el 29% de los españoles que viven en la mayor ciudad helvética.

Otra diferencia que se rescata de las estadísticas: las mujeres y los hombres portugueses tienen el mismo nivel de dominio del idioma local, sin observar marcadas diferencias de género, como ocurre en otras comunidades, donde los hombres normalmente hablan mejor el alemán.

"80% de las mujeres portuguesas que viven en la ciudad trabajan", observa Christof Meier, responsable de la Oficina de Integración de Zúrich.

75% de los portugueses, en la parte francófona de Suiza

Antonio da Cunha, profesor de Geografía en la Escuela Politécnica Federal de Lausana (EPFL) y presidente de la Federación de Asociaciones Portuguesas en Suiza, afirma que la situación no es muy diferente en la parte francófona de Suiza, donde vive el 75% de la comunidad portuguesa en Suiza. "Un estudio realizado en Lausana de la década pasada se hacía la misma constatación", recuerda Cuhha.

"El déficit que muestran los alumnos portugueses en la escuela primaria es un tema de discusión recurrente a tal punto, que la embajada de Portugal coordina grupos de trabajo para mejorar esa situación", anota.

A juicio del representante de la comunidad portuguesa, la complejidad y la selectividad del sistema escolar suizo influyen los resultados del aprendizaje de los niños de origen portugués, "pero el origen social, con frecuencia desfavorecido, explica también los fracasos escolares".

Sin olvidar que los niños de las familias portuguesas normalmente no tienen quien los atienda en casa, pues los dos padres trabajan, así que para sus deberes escolares no tienen respaldo alguno, en un sistema escolar donde ese aspecto resulta vital para alumnos cuyo idioma materno no es el alemán.

Suiza, para dos o tres años

El mito del retorno aún está muy anclado entre sus compatriotas, asegura Antonio da Cunha. Si se les cuestiona sobre sus intenciones de permanecer en Suiza, responden normalmente que "esperan permanecer por dos o tres años, para hacer ahorros y poder regresar a Portugal".

Por otro lado, los portugueses, como ciudadanos de un país miembro de la Unión Europea, no tienen la necesidad de demostrar su interés en integrarse a cambio del pasaporte suizo. Lo que los diferencia, opina Cunha, de las personas originarias de los Balcanes, más motivadas en su proceso de integración, pues obtener el pasaporte de la cruz blanca en fondo rojo es sinónimo de mejoramiento en su nivel de vida.

Una buena razón para aprender, en una ciudad que exige un mínimo de conocimientos de la lengua local para otorgar la naturalización.

La fuerza laboral portuguesa trabaja mayoritariamente en el sector de la construcción, según Christof Meier, de la Oficina de Integración, "donde la lengua de comunicación es el italiano".

No obstante, Meier advierte que hay muchos portugueses que se defienden en el dialecto local –denominado de forma general suizo-alemán o de modo más preciso, dialecto zuriqués- pero no tienen alguna del "alto alemán", el idioma escrito que es la norma en todo el país y en los vecinos Alemania y Austria.

El portugués Antonio da Cuhnha opina que su comunidad de origen vive "relativamente encerrada en sí misma, sobre todo en la parte germanófona de Suiza, donde la inmigración de su país es más reciente".

Al respecto, Meier agrega: "Se apoyan mucho mutuamente, lo que es positivo, pero entonces dejan de entablar relaciones con los demás".

Sensibilizar y motivar a la integración

"No tengo una opinión autorizada en lingüística, pero creo que para los portugueses, el alemán es más difícil de aprender que el francés", menciona Da Cunha, una aseveración en la que coincide Ruth: "Tengo muchos amigos que han abandonado sus cursos de alemán. Creo que es un idioma más difícil para nosotros".

Los responsables de la integración en Zúrich han establecido contactos con las asociaciones portuguesas para abordar los resultados del estudio.

Los portugueses, junto con la comunidad albano-kosovar, son invitados especiales del próximo 'Festival del Aprendizaje", que se realizará en septiembre próximo, cuyo objetivo es mostrar a los adultos las múltiples facetas de la formación continua.

La federación de Antonio da Cunha realizará por su parte, una campaña de sensibilización dirigida a los padres de familia de su comunidad. Otra medida contemplada es formar a profesores de portugués para que los pequeños tengan acceso a clases en su primer idioma en Suiza.

"Ellos podrían mostrar el camino de la comprensión en el sistema escolar local", considera el profesor de la EPFL, quien reconoce que "los suizos a veces hacen más por ayudar a nuestros niños que nosotros mismos".

swissinfo, Ariane Gigon, Zúrich
(Traducido por Patricia Islas Züttel)

Datos clave

Los portugueses comenzaron a llegar de forma numerosa a Suiza a principios de la década de los años 80, en la región francófona del país. En la década pasada, esa ola inmigratoria comenzó a llegar también a la parte germanófona.

Comunidades extranjeras en la Cd. de Zúrich
de Alemania: 20.000 (tendencia a la alza +)
de Italia: 14.000 (-)
de Serbia y Montenegro: 13.000 (-)
de Portugal: 6.000 (+)
de España: 5.000 (-)
de Turquía: 4.500 (-)

Fin del recuadro

Estudio en Zúrich

La investigación sobre los conocimientos de la lengua local, de la ciudad de Zúrich, establece que 13.000 personas (3,8% de la población) no hablan ninguna lengua nacional helvética (francés, alemán, italiano o romanche) ni el inglés y tienen dificultad para desenvolverse en la vida cotidiana.

Los grupos sociales más afectados son las mujeres, las personas de mayor edad y, al nivel de nacionalidades, los portugueses.

Más de 41% de los portugueses que viven en Zúrich, mayores de 20 años, no hablan alemán en casa ni en el trabajo.

Más del 75% de los padres de familias portuguesas que viven en esa ciudad helvética sólo han realizado estudios primarios.

Fin del recuadro


Enlaces

×