Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

La Escuela de Tango de Basilea, pionera en Europa

Cécile Sidler durante una de las clases especiales de su festival.

(swissinfo.ch)

Hace cerca de 18 años comenzó a escribirse la historia de la Escuela de Tango de Basilea, de la mano de Cécile Sidler y Romeo Orsini, sus fundadores.

El maestro y "padre de tango" de la pareja fue Pepito Avellaneda.

Maestra de profesión, bailarina de total inspiración, Cécile Sidler primero incursionó en el ballet clásico para después ir marcando un camino en el terreno autodidacta con la influencia del Tango nuevo de Astor Piazzolla (1921-1992).

En 1984, analizando e imaginando a través de todo el material que llegaba a sus manos, empezó a crear esos primeros pasos: "Lo que me imaginaba que era tango", explica en entrevista con swissinfo.

Desde entonces dio sus primeras clases como maestra de este baile extranjero y poco conocido; sin embargo, fue en el año 1987 cuando viajó a Buenos Aires para "tocarlo" realmente.

"Cuando por primera vez vi bailar una milonga, vi a la gente bailar, todo giraba, toda la gente en común giraba, cada pareja, la mujer, el hombre, un movimiento en conjunto. Esa escena llegó directa a mi corazón", describe en un español bellamente porteño.

Pioneros en Europa

En 1988, junto con su pareja, Romeo Orsini, creó la Tango Schule Basel en esa ciudad suiza que hace esquina con Francia y Alemania.

"Pertenecemos a los pioneros en cuestión de tango en Europa, pues en 1988 no había muchos que se ocupaban del tango -aunque advierte- en Zúrich comenzaron también al mismo tiempo."

Diecisiete años después, la escuela cuenta con alrededor de 200 alumnos. Tres parejas de profesionales imparten las clases cada noche en los locales de la escuela para debutantes, intermedios y avanzados, además de cursos especiales, talleres y, por supuesto, visitas continuas de profesores de primer rango llegados del Río de la Plata.

"Lo que cuidamos es la calidad, que los profesores sepan mostrar sus conocimientos de forma didáctica y que tengan un peso en el tango", explica Sidler, al comentar que lo importante es que la gente tenga placer al introducírsele en el tango.

Como un idioma

Para ella, aprender tango es como aprender un idioma, "primero se aprenden letras, luego palabras y después se puede hablar un idioma".

Un idioma que esta suiza habla con fluidez, gracias a 20 años de experiencia, de rigor y de entrega.

Cécile no olvida el entrañable cariño que conserva por Pepito Avellaneda (José Domingo Monteleone 1930-1996): "Mi padre de tango", indica con nostalgia.

Este bailarín la sumergió a ella y a su pareja en sus figuras para tango y milonga; y año con año, les alimentaba con sus creaciones, con su poesía en movimiento.

Él mismo se sorprendería al ver los resultados cosechados por su fiel aprendiz, con la creación del Festival Internacional de Tango, el punto culminante de la agenda en la escuela de Sidler, realizado durante las vacaciones de Pascua desde hace 6 años.

Aquí también se dan cita diseñadores como la argentina Mona Estecho, con vestidos pensados para las exigencias de los bailarines de tango; la suiza Marina Chatelan, quien por primera vez incursiona en la oferta para tangueros, y la presencia de la colección de zapatos Raquel, producidos a mano a orillas del Río de la Plata.

La diseñadora y empresaria que ha dado nombre a estos zapatos es originaria de Montevideo y actualmente se ha instalado en París. Ella hace pequeñas pausas de tan sólo segundos para bailar tango con su esposo y socio entre decenas de sus modelos.

Raquel opina que el tango gusta tanto en Europa porque cubre "la necesidad de contacto humano y el tango es el abrazo, es el compartir, y eso es necesario para tener una vida plena, aquí y en todas partes".

swissinfo, Patricia Islas Züttel


Enlaces

Neuer Inhalt

Horizontal Line


swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes