Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Nuevos artistas de la Clínica Waldau

Philipp Saxer, uno de los pinceles de la exposición.

(Frenetic Films)

La Galería ‘Artdirekt’ de Berna presenta obras de seis artistas del arte en bruto. Nada excepcional, salvo que los exponentes son enfermos mentales.

Y el próximo 1° de abril se estrena el documental ‘¡Aleluya! El Señor está loco’, en el que se aborda el trabajo de estos seis creadores.

El arte del pasado y del presente está lleno de exponentes singulares. Parece que a la gente "normal" nos gusta conocer aquello que pasa por la mente de los "anormales".

La vida en la Clínica Psiquiátrica de Waldau en Berna es el común denominador de los seis retratados que exponen en la Galería ‘Artdireckt’, cuyas obras permiten vislumbrar lo que nubla sus almas.

“¿Dónde están las fronteras entre lo normal y lo anormal?”, se pregunta Alfredo Knuchel, realizador del filme ‘¡Aleluya! El Señor está loco’.

Knuchel eligió a estos seis residentes de la Clínica de Waldau, quienes “pese a asistir a una terapia de pintura, también pintan en el psiquiátrico”, explica.

Poco biográfico

Con plena conciencia, Alfredo Knuchel dejó de lado en su filme los diagnósticos o biografías de Gabor Dios, Margrit Roth, Gordian Hannemann, Konrad Jonas, Philippe Saxer y Daniel Curty, aunque, sin duda, determinen sus obras.

Tampoco los psiquiatras y los trabajadores sociales dan su opinión. Los únicos que lo hacen son los galeristas, aquellos que compran y venden sus pinturas.

Los propios retratados dicen poco sobre sí mismos. De uno se sabe que brincó por la ventana de su casa. Y otro considera que su pintura es algo así como un “sustituto de vida”.

El “padre” de todos ellos es Adolf Wölfli, famoso pintor quien habitó en la misma Clínica de Waldau de 1985 a 1930.

Wölfli -cuya obra es admirada especialmente en Estados Unidos-, fue condenado por violar a una menor de edad. Reincidió y en 1985 fue puesto bajo custodia, tras haber intentado abusar de una niña menor de 4 años.

Subirán los precios de sus obras

Ahora llegan a la pantalla estos “hijos de Wölfli”, y con ello probablemente se vuelvan también célebres en el mundo del arte. Lo que está por verse es si el hecho de adquirir notoriedad pueda influir en estos pacientes de la Clínica de Waldau.

“No tengo reparos al respecto”, dice Knuchel. “Los considero, a todos, personas autónomas que pintan sólo cuando ellos lo quieren”.

El realizador está convencido de que su película provocará que suba el precio de las obras de estos seis “pintores”. “Esto es inevitable”, asegura Knuchel.

Y los artistas de Waldau recibirán los beneficios de ello. “Ya no es como antes. Ahora, quien vende algo recibe dinero. La obra es de ellos”.

Knuchel hace alusión en su película al dinero que está en juego, sin criticar el negocio que se hace con las pinturas de los enfermos mentales. “El mundo es así”, se concreta a decir.

No están solos

¿Y cuál es la apreciación en la galería que expone los cuadros de los seis retratados, y que con ello inicia la cadena del negocio del arte y la especulación?

Giovanni ‘Fashion’ Schumacher, uno de los dueños de ‘Artdirekt’, responde a swissinfo que su galería se reconoce por exponer obras de artistas situados un poco “al lado del negocio del arte”.

“Y los artistas cuentan con apoyo. No están solos en todo este ajetreo”, aclara.

Cabe señalar que gente interesada en el arte en bruto (el arte por el arte)fue advertida de la planeación de la película y compró por pocos francos algunos cuadros de los autores retratados, y ahora espera que su valor aumente.

“Así ocurrió también con Wölfli”, defiende Schumacher. Este residente de Waldau trabajó allí durante la década de los 70’s y en ese tiempo desaparecieron muchos “Wölflis” que ahora tienen un valor de 20.000 francos o más.

Según Schumacher, esto no ocurrirá en su galería. “Los artistas de Waldau participan en la gestión de sus obras. Reciben 50% de la venta, algo que, por cierto, considero justo”.

Sin embargo, para Schumacher está claro que el arte en bruto es un gran negocio. En Estados Unidos y en Europa, diversas clínicas -como la de Viena, Heidelberg y otras más- comercializan las obras de sus pacientes.

Las exposiciones con este tipo de “arte crudo” son frecuentes. La galería ‘Loft36’ en Berlín explicaba en la pancarta de su muestra ‘Arte loco’ de 2001 lo siguiente:

“No todo lo que proviene de artistas formados tiene que ser forzosamente arte. Pero, del mismo modo, algunas creaciones de gente con alguna enfermedad mental, encerrada en una clínica o en otro sitio, puede ser arte.”

swissinfo, Urs Maurer
(Traducido por Patricia Islas)

Datos clave

Los exponentes son residentes de la Clínica Psiquiátrica de Waldau.

Adolf Wölfli, habitante de Waldau de 1985 a 1930, inició el listado de pintores célebres suizos del denominado arte en bruto.

Fin del recuadro


Enlaces

Neuer Inhalt

Horizontal Line


swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes