Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Cercano Oriente: Las posibilidades de un acuerdo de paz



1o. de septiembre en Washington: Mahmud Abbas, Benyamin Netanyahou, Abdullah II de Jordania y Hosni Mubarak escuchan a Barack Obama.

1o. de septiembre en Washington: Mahmud Abbas, Benyamin Netanyahou, Abdullah II de Jordania y Hosni Mubarak escuchan a Barack Obama.

(Reuters)

Tras el arranque de las conversaciones en Washington, el primer ministro israelí Benjamin Netanyahu y el dirigente palestino Mahmud Abbas se reencuentran este martes en Egipto y el miércoles en Jerusalén.

Desde Washington y Ginebra, dos expertos evalúan las posibilidades de éxito.

No sorprende la aparición de los primeros obstáculos. Sin embargo, hay márgenes de maniobra en estas negociaciones. Para delimitarlos, swissinfo.ch ha conversado, por separado, con dos conocedores del expediente: Robert Malley, antiguo asesor del presidente Bill Clinton, director para Cercano Oriente en el International Crisis Group, un ‘think tank’ (grupo de expertos) con sede en Bruselas y con el estudioso ginebrino Pascal de Crousaz, arabista y hebraísta y autor de una tesis sobre el proceso de paz en el Cercano Oriente.

swissinfo.ch: El Primer Ministro Netanyahu dijo, antes de la reunión en Washington, que sorprendería a los escépticos. ¿Cómo interpreta usted esa declaración?

Robert Malley: Lo único verdaderamente desconocido en este triángulo formado por Estados Unidos, la OLP e Israel es la posición actual y futura del Primer ministro israelí. Él cree ser la persona con el papel más importante en esta negociación, porque es él quien tiene el mayor número de cartas en las manos.

Benjamin Netanyahu viene de la derecha, pero da la impresión de ir al centro, como lo hicieran varios de sus predecesores. El misterio permanece, pero surge la pregunta que hasta hace poco nadie habría plantearla.

Quizás ni el mismo Netayahu sepa hoy hasta dónde podrá ir, porque su posición depende de las circunstancias, de su evaluación de la situación política, de su aspiración a convertirse en una figura histórica y de la apreciación que tiene de su propia capacidad para convencer a sus compatriotas y amigos políticos de que un acuerdo de paz –cuyas grandes líneas son conocidas-, es ventajoso para Israel.

Pascal de Crousaz: El optimismo del que hace alarde el Primer Ministro obedece también a una estrategia de comunicación para afirmar su imagen de forjador de la paz, especialmente ante las comunidades judías en Europa y Estados Unidos. Las posturas radicales que asignan tanto a él como a su gobierno –el más volcado a la derecha en la historia Israel-, han comenzado a provocar cierto desafecto en el seno de algunas comunidades, como ocurre en

Estados Unidos con el movimiento J Street y su versión europea.
Su optimismo pregonado viene igualmente de su convicción para abordar las negociaciones desde una posición de fuerza ante un Mahmud Abbas debilitado.

swissinfo.ch: ¿Qué peso puede tener Washington en estas negociaciones?

Pascal de Crousaz: Estados Unidos dispone, en principio, de cartas bastante poderosas: puede amenazar a los palestinos con dejarlos librados a su suerte, y si se trata de Israel dispone de su apoyo cifrado en miles de millones de dólares. Eso quiere decir que Israel tiene un índice de crecimiento económico superior al de Estados Unidos y no depende –al menos a corto plazo-, de la mano estadounidense.

Washington podría amenazar sobre todo a Israel con la posibilidad de quitarle su apoyo en el plano diplomático, absteniéndose, por ejemplo, de su derecho a veto en el Consejo de Seguridad de la ONU si hay resoluciones condenatorias al Estado hebreo. Pero son cartas muy difíciles de emplearlas en la práctica.

Robert Malley: La idea de que todo depende de Estados Unidos es una ilusión que, por desgracia, ha costado mucho tiempo a todos. Washington puede ayudar y al fin de cuentas tendrá que ser el mediador y garante de un acuerdo. Pero eso no quiere decir que Estados Unidos pueda convencer u obligar a que las partes hagan algo que ni ellos quieren, como ya se ha visto en las anteriores iniciativas de paz.

La solución de este conflicto es una convicción que el presidente Obama tiene desde su infancia; la ha manifestado como candidato en sus declaraciones de vasto alcance y también como presidente. Pero a juicio del Primer Ministro israelí, la postura estadounidense no es el elemento esencial. Lo que cuenta es la apreciación personal que tiene de las circunstancias en la región.

Cuando Benjamin Netanyahu mira desde su ventana ve a Irán, sus relaciones con Turquía que se deterioran, sus relaciones con la Unión Europea también tienden a deteriorarse. Ve asimismo la situación en Gaza, Egipto, donde la sucesión de Hosni Mubarak podría dar paso a un dirigente más duro con Israel. Todas estas cosas militan a favor de un acuerdo de paz israelo-palestino y, por qué no, entre Israel y los otros países de la región. Estas consideraciones podrían hacer que el Primer Ministro haga por su parte algo inimaginable hasta hace unos años.

swissinfo.ch: ¿No constituyen las ambiciones regionales de Irán el elemento geopolítico que pesa fuerte en estas negociaciones?

Pascal de Crousaz: Tanto en Estados Unidos como en la Unión Europea, así como en el seno de los países pro occidentales hay convergencia de puntos de vista e intereses concretos entre los dirigentes, incluyendo a Israel, para buscar sosiego en el conflicto israelo-palestino y frenar temporalmente a Irán.

Robert Malley: La idea convencional de hoy es que existe una alianza objetiva de los países árabes, Europa e Israel para contener a Irán. Hay que distinguir primero los regímenes y los pueblos. Estos puntos de vista no son seguramente compartidos por la opinión pública de la mayoría de los países árabes.

Además, no sé hasta qué punto animaría a los países árabes a dar pasos vigorosos en el camino de la paz. Para ellos, la amenaza iraní es más política que militar. Si se les acusa de ir demasiado lejos en el compromiso con Israel, se sentirán más bien víctimas de una campaña mediática, política e ideológica de Irán y de sus aliados.

swissinfo.ch: ¿Qué rol pueden tener los países en la región?

Robert Malley: Los países árabes, particularmente Egipto y Jordania –con fronteras comunes-, tienen que desempeñar un rol; Israel busca el sentimiento de seguridad regional. Pero los problemas que actualmente encara Israel no vienen de esos países, sino de otros como Siria o Irán, de Hamas y Hezbollah.

Para transformar la situación regional corresponde a Siria un papel muy importante. Y para llevar a Siria al campo de quienes apoyan e impulsan el proceso de paz hay que relanzar las negociaciones israelo-sirias. Este asunto es mucho más importante que la presencia de dirigentes egipcios y jordanos durante el arranque de las conversaciones en Washington.

Suiza y las negociaciones de paz

“Suiza se complace por la reanudación de las negociaciones directas entre Israel y los palestinos y espera que dé lugar a negociaciones y a resultados concretos”.

Suiza mantiene su respaldo a la Iniciativa de Ginebra, que hasta la fecha constituye uno de los pocos modelos de un plan de paz global susceptible de llegar a una solución del conflicto, tras haber sido negociado entre los representantes de las sociedades civiles israelí y palestina.
La información sobre el contenido de la iniciativa y de sus anexos, publicados en 2009, continúa en las sociedades civiles israelí y palestina. Por otra parte, prosiguen los trabajos en ciertos aspectos que aún deben ser profundizados, entre ellos la compensación a los refugiados o el indispensable trabajo de la memoria que debe acompañar la puesta en marcha de un proceso de paz.

Continúan las consultas relacionadas con una eventual conferencia de las partes contratantes para la aplicación de las Convenciones de Ginebra en los territorios ocupados, así como sobre la puesta en vigor de un régimen de acceso a Gaza.
Fuente: Ministerio suizo de Asuntos Exteriores (DFAE)

Fin del recuadro


Traducción, Juan Espinoza, swissinfo.ch


Enlaces

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

×