Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Incertidumbre para el nuevo presidente de Kosovo

Pacolli ha construido una compañía que se dice que emplea a alrededor de 16.000 personas.

Pacolli ha construido una compañía que se dice que emplea a alrededor de 16.000 personas.

(Keystone)

Behgjet Pacolli, quien acaba de ser elegido jefe de Estado de Kosovo, tiene ahora por delante un duro camino por recorrer, estiman dos expertos consultados por swissinfo.ch.

Pacolli es un polémico empresario de la construcción nacionalizado suizo, con una fortuna estimada en 1.000 millones de francos (1.100 millones de dólares).




























Resultó elegido el pasado martes en la tercera ronda de votaciones, con solo 62 votos en un parlamento de 120 escaños. No consiguió la necesaria mayoría de dos tercios de los votos en las dos primeras rondas.

El nuevo parlamento prestó juramento la semana pasada y, en una de sus primeras tareas, dio al primer ministro interino, Hashim Thaci, del Partido Democrático de Kosovo, 65 votos de un total de 120 puntos posibles para continuar en su puesto.
 
Pacolli, de la Alianza Nueva Kosovo, que ha firmado un acuerdo de coalición con Thaci, fue objeto de investigaciones por lavado de dinero y por corrupción en Suiza con relación a su empresa de ingeniería civil Mabetex con sede en Lugano. Sin embargo, en 2002, las autoridades desestimaron el caso.
 
El nombre de Thaci también llegó a los titulares después de un explosivo informe presentado en diciembre por el senador suizo Dick Marty, en el que se le acusaba de un presunto tráfico de órganos en Kosovo.
 
Andreas Gross, diputado suizo y presidente de los socialdemócratas en la Asamblea Parlamentaria del Consejo de Europa, se siente decepcionado por las noticias procedentes de la capital kosovar, Prístina.
 
“Estoy triste porque creo que el pueblo kosovar merece mucho más, (incluyendo) una nueva cultura política que separe la política de los negocios de la corrupción e incluso de la delincuencia organizada”, dijo a swissinfo.ch
 
“Figura ambivalente”
 
“Nadie sabe la verdad exacta, pero el nuevo presidente es una de las figuras más ambivalentes en la política ... nadie es capaz de conseguir, de una manera honesta, mil millones en su vida”.
 
Gross añadió que Pacolli simboliza un tipo de política que es “la última cosa que necesita ahora Kosovo”.
 
Bashkim Iseni, un politólogo de la Universidad de Neuchâtel y director de ‘albinfo.ch’, portal de información con sede en Lausana, declaró que la gente tenía que respetar el veredicto de las urnas en Kosovo.
 
“Es un resultado del juego de la democracia. Hubo elecciones. La democracia puede dar lugar a situaciones bastante poco envidiables como es, quizás, el caso ahora…”
 
“La elección del Sr. Pacolli ha provocado muchas preguntas, teniendo en cuenta sus relaciones con Rusia y porque se trata de un hombre de negocios”, explicó a swissinfo.ch.
 
La empresa de Pacolli ha gozado de una serie de lucrativos contratos, no solo con Moscú, -como fue el de la renovación del parlamento- sino también con Kazajstán, Cuba y otros países.

 

¿Caballo de Troya?
 
Gross precisó un artículo aparecido en la prensa croata que daba a entender que Pacolli era una especie de “caballo de Troya de Rusia” era demasiado unilateral. Rusia es un aliado de Serbia, que se opuso a la independencia de Kosovo.
 
“Es una especie de oligarca que hace negocios con todo el mundo y al que le gusta los líderes autoritarios, por no decir totalitarios, con los que puede negociar los precios”, destacó.
 
“Es alguien que seguirá sin separar a las empresas de la política y esto es exactamente lo que Kosovo no necesita”.

El politólogo Iseni también hace referencia a que Pacolli tiene fuertes vínculos con los miembros de los grupos de presión (‘lobbyists’) de Estados Unidos y “ha sido entrenado y fuertemente influenciado por ellos”.
 
Tanto Gross como Iseni dicen que el papel del presidente es importante en un país que ha estado tratando de encontrar su rumbo desde la declaración de independencia en 2008.

“Moldes políticos diferentes”

“Él (Pacolli) tendrá mucho poder, tanto simbólico como el que le concede la autoridad para bloquear las cosas de forma institucional. También tenemos que esperar a ver cómo se desarrollará su relación con el señor Thaci porque proceden de dos moldes políticos totalmente diferentes”, explicó Iseni.

“No creo que esta coalición conduzca a la estabilidad pero, por otro lado, Kosovo tendrá una oposición real, lo que es realmente importante ya que hasta ahora no ha contado con ninguna”.
 

Gross considera que Kosovo debe convencer a los países que aún no se han decidido a reconocer su independencia.
 
“Incluso en el Consejo de Europa, solo tenemos dos tercios de los Estados que reconocen a Kosovo. Kosovo debe convertirse en miembro de pleno derecho del Consejo para, por ejemplo, dar a los ciudadanos el derecho de ir a Estrasburgo para estar bajo el paraguas de la protección de los derechos humanos.
 
“En este sentido precisamos políticos y representantes que simbolicen el respeto de los derechos humanos, el estado de derecho y la democracia”.
 
En cuanto al futuro de Kosovo, Iseni sostuvo que el país tiene un potencial real, pero que carece de cualquier estrategia de desarrollo merecedora de ese nombre.
 
“No sé si el señor Pacolli tiene la capacidad o buenos consejeros que le pueden ayudar en el proceso. Es difícil tener una visión positiva y optimista de un país que no sabe a dónde va. No hay mapa ni brújula y ese es el problema”, concluyó.

Behgjet Pacolli

De 59 años de edad, esta albanés de Kosovo entró en la política en 2006. Tomó el liderazgo de la formación Nueva Alianza de Kosovo. Fue elegido en 2007 como miembro del parlamento.
 
La elección como jefe de Estado puede ser considerado como la cúspide del éxito para un hombre que nació en una familia pobre y se abrió camino. Se describe a sí mismo a menudo como “el más rico de Kosovo”.
 
Pacolli creció cerca de Prístina, junto con nueve hermanos y hermanas. Cuando tenía 17 años su madre lo envió a Alemania.
 
Trabajaba en una pizzería de Hamburgo y al mismo tiempo completó la Licenciatura en Economía, especializándose  en el marketing y la gestión. En 1976 se trasladó a Suiza, donde obtuvo un Máster en marketing y gestión de la producción en Zúrich.
 
En 1991, fundó Mabetex Ingeniería de Proyectos, una empresa constructora con sede en Lugano, en el cantón del Tesino.
 
Su compañía creció al ganar contratos para construir edificios de prestigio, sobre todo en el este de Europa.

Fin del recuadro

Suiza y Kosovo

Suiza pertenece a los principales países donantes de Kosovo.
 
Entre 1999 (tras el conflicto entre serbios y kosovares) y 2010, las autoridades suizas contribuyeron con alrededor de 200 millones de francos para el desarrollo, la estabilidad política y la economía en el país.
 
Desde 1999, Suiza participa en la misión de paz de la KFOR, bajo la dirección de la OTAN. Cerca de 220 soldados del ‘Swisscoy’ están en Kosovo cada año.
 
Suiza reconoció a Kosovo diez días después de la declaración de independencia el 17 de febrero de 2008. Fue uno de los primeros países en hacerlo. A finales de marzo, Suiza abrió una embajada, una decisión que suscitó la polémica.
 
Cerca de 170.000 kosovares viven en Suiza, una cifra que representa alrededor del 10% de la población kosovar.

Fin del recuadro


(Traducción: Iván Turmo), swissinfo.ch


Enlaces

×