Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Turistas suizos salen de convulsionado Potosí

Pasajeros de autobuses varados protestan contra los manifestantes que bloquean los caminos en el departamento de Potosí, Bolivia.

(AFP)

Llegaron a conocer la ciudad boliviana Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO, pero un inesperado pulso político de la ciudadanía potosina y el gobierno alteró sus planes turísticos. Acudieron al Consulado y con su apoyo lograron eludir el bloqueo de caminos y volver a Suiza.

De la opulencia que Potosí ostentó en el siglo XVII gracias a los yacimientos de plata sólo quedan los rasgos arquitectónicos de la colonia. La existencia de litio en el Salar de Uyuni y la piedra caliza en su territorio abren esperanzas en las organizaciones cívicas que para fortalecer sus reclamos realizan huelgas de hambre y bloqueo de caminos desde hace 16 días.

La prolongada parálisis de actividades y el difícil acceso a Potosí son seguidos atentamente por el cónsul Tomas Kasura en la Embajada de Suiza en La Paz.

“Hemos estado en contacto con ellos (con la familia suiza) para aconsejarles lo que podían hacer”, señala a swissinfo.ch. “La familia pudo salir el viernes 6 de agosto caminando dos horas hasta un pequeño aeropuerto y desde allí hasta la ciudad de Sucre. En la parte turística, hasta donde conocemos, no hay más (visitantes) en Potosí actualmente”.

No obstante, en el Salar de Uyuni se encontraban dos suizos entre los muchos turistas extranjeros varados. En coordinación con otras legaciones diplomáticas agilizan los trámites ante la policía y ya han logrado la salida de los visitantes retenidos. Los bloqueadores dejan salir a los turistas “gringos”, como suelen llamarles, anota en tono respetuoso.

En cuanto a los siete ciudadanos suizos registrados como residentes en Potosí, dos de ellos en el área rural, el diplomático considera que “los residentes están más adaptados a estas situaciones críticas y normalmente nosotros recomendamos que deben tener una reserva de comida, agua potable” y añade: “Nuestro contacto (ciudadano suizo en esa población) nos ha comunicado que la situación es tranquila”.

Seis puntos difíciles

Las organizaciones cívicas de Potosí, otrora tesoro inagotable de la Colonia española, piden que el primer presidente indígena de Bolivia Evo Morales construya una planta de cemento en la población de Coroma, situada en un punto limítrofe reclamado por Oruro- donde además de piedra caliza podría existir uranio, en el cerro Pahua; la construcción de un aeropuerto internacional, la reactivación de la planta polimetalúrgica de Karachipampa y la construcción de carreteras.

El famoso “Sumaq Orcko” ( Cerro Rico) que un día diera origen a la frase de “Vale un Potosí”, ni siquiera es la sombra de aquel emporio descubierto, según la leyenda, por el pastor quichua Diego Huallpa en 1545, pero sigue alimentando a pequeños mineros que buscan en sus entrañas exangües los últimos pedazos de mineral. A esta perspectiva se suma la posibilidad de renacer económicamente gracias a la explotación del litio, otros minerales como el zinc, estaño y plomo, además del turismo.

Para conseguir esta meta realizan desde hace más de dos semanas ayunos voluntarios, bloqueos de carreteras y marchas de protesta. El primer intento de diálogo emprendido en la ciudad de Sucre por el ministro de Autonomías Carlos Romero y los dirigentes potosinos no ha conseguido en la noche del jueves abrir un verdadero camino de entendimiento.

El Comité Cívico Potosinista exige conversar con el presidente Morales, quien a su vez estaría preparando su viaje a Paraguay, donde tiene previsto participar en el Cuarto Foro Mundial Social de las Américas. Entretanto, la paralización de actividades en Potosí crea la creciente escasez de alimentos y otros suministros.

País impredecible

El movimiento protagonizado por la ciudadanía potosina pone a prueba la solidez del gobierno de Morales cuya base se sustenta esencialmente en la fuerza electoral campesina. Dado que en la ocasión está en tela de juicio suelo limítrofe de otro departamento pobre como es Oruro, el Comité Cívico de éste ha iniciado, a su vez, una huelga de hambre.

El apoyo expresado por los comités cívicos de Santa Cruz y Tarija a las reivindicaciones de Potosí atizan más el fuego político actual en el país andino, donde los sobresaltos intempestivos en la arena pública son casi una norma de vida aceptada por el ciudadano de a pie. Según el gobierno se trata de una conspiración política.

Sin duda, llegar a Potosí da la impresión de trasladarse cronológicamente a una ciudad copiada de España, adormecida en el tiempo, abrigada por innumerables construcciones góticas o expresiones del arte morisco que aprecian los visitantes. Un recorrido por la Casa de la Moneda, la Catedral o una de tantas iglesias o edificios construidos para satisfacer la ostentación de la época de la Colonia abren una pregunta ineludible: ¿Por qué no llegó el modernismo a esta ciudad? Todo parece indicar que sus habitantes quieren modificar las cosas.

“Si alguien quiere la tranquilidad no creo que quiera visitar Bolivia porque los imprevistos son casi cotidianos. Es un país fantástico por sus atracciones, pero siempre tenemos que estar conscientes de que estamos en un país con muchos problemas, tensiones sociales, los bloqueos, que es una forma muy común de expresar su opinión en este país”, resume el cónsul suizo Tomas Kasura.

Félix Espinoza R.; swissinfo.ch, La Paz.

SUIZOS Y EL BLOQUEO

El consulado de Suiza mantiene informados a los turistas suizos sobre la situación en el país andino y proporciona sugerencias para el buen desarrollo de su visita al país andino.

Ha coadyuvado a la salida de una familia suiza de cinco miembros que quedaron varados en la Ciudad de Potosí y ha hecho lo propio con otros dos ciudadanos suizos que estaban en el Salar de Uyuni.

El cónsul Tomas Kasura informó a swissinfo.ch que coordina las gestiones con otras legaciones diplomáticas.

El diplomático recuerda que en la página web de la legación se publican dan todas las informaciones y recomendaciones sobre los viajes fuera de Suiza.

Fin del recuadro

Potosí

El departamento de Potosí tiene una extensión de 118.218 km2 y una población de 709.000 habitantes. Su capital es Ciudad de Potosí, otrora Villa Imperial de Potosí, donde viven más de 140.000 personas. Cuenta con 16 provincias y 16 cantones situadas en una altitud media de 3936 msnm. En su suelo está el Salar de Uyuni.

Potosí está ubicado en el sudoeste de Bolivia. La ciudad de Potosí se encuentra en las faldas de la Cordillera oriental de Los Andes y es considerada, junto a la tibetana Lhasa, como la ciudad más alta del mundo.

Los yacimientos de plata, descubiertos en 1545, enriquecieron las arcas de la corona española e hicieron que en el siglo XVII Potosí se convirtiera en una metrópoli parecida a varias de Europa. Tanto que ya en 1625 tenía una población de 160.000 habitantes, superior a la de Sevilla o la de París.

El Sumaq Orqko (Cerro Rico) hizo que los españoles aplicaran la mita (vocablo quechua que equivale a turnos) e incluso trajeran esclavos negros para explotar la riqueza al alcance de sus manos.

La construcción de una treintena de iglesias ricamente ornamentadas, casas de juego, escuelas de baile, teatros y tablados ostentosamente engalanados, daban prueba del dinero a disposición en la época y al dicho “Vale un Potosí”.

Fin del recuadro


Enlaces

Neuer Inhalt

Horizontal Line


swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes