AFP internacional

Los equipos de rescate trabajan en la recuperación de los cadáveres de las víctimas dek avión de Lamia que transportaba al plantel de Chapecoense y se estrelló en las montañas de Cerro Gordo, Colombia, el 29 de noviembre de 2016

(afp_tickers)

Un fatídico accidente de avión en Colombia, que dejó 71 muertos cuando trasladaba al equipo brasileño Chapecoense para disputar la final de la Copa Sudamericana ante el colombiano Atlético Nacional, enlutaba este martes al fútbol mundial.

"Hoy somos todos del Chapecoense. Más allá del deporte y más allá de la rivalidad, el fútbol nos une", declaró conmovido el presidente de la Confederación Sudamericana de Fútbol (Conmebol), el paraguayo Alejandro Domínguez, en Medellín, adonde viajó apenas conocerse la noticia, que motivó tres días de duelo en Brasil.

El verde brillante del escudo del equipo brasileño era proyectado en el centro de Bogotá en la emblemática Torre Colpatria, pero también en la Tour Eiffel en París, en el Cristo de Corcovado en Rio y en el Allianz Arena, en el norte de Múnich.

El accidente del vuelo chárter, que cubría la ruta Santa Cruz de la Sierra (Bolivia) - Rionegro (Colombia), dejó 71 víctimas recuperadas y seis sobrevivientes hospitalizados, informaron las autoridades colombianas, que evacuaron los cuerpos desde el sitio del accidente, ocurrido la noche del lunes en Cerro Gordo, una zona remota cerca de Medellín.

"El listado inicial de pasajeros y tripulación del vuelo de la empresa Lamia CP2933 (...) era de 81 pasajeros, de los cuales se confirma que 71 murieron, seis sobrevivieron y cuatro no abordaron", apuntó Aeronáutica Civil en un comunicado.

Los sobrevivientes, todos hospitalizados en clínicas próximas a Rionegro, son los futbolistas Jackson Follmann, Alan Ruschel y Hélio Neto, así como el periodista Rafael Valmorbida y los tripulantes Ximena Suárez y Erwin Tumiri.

Follmann perdió su pierna derecha, que debió serle amputada, y Ruschel se encuentra en cuidados intensivos, mientras Suárez y Tumiri están en "condición estable", según reportes médicos. De Neto y Valmorbida no se tiene información actualizada.

Uno de los arqueros del equipo brasileño, Marcos Danilo Padilha, rescatado inicialmente con vida, murió al ser llevado a un centro asistencial.

Desde el presidente de la FIFA, Gianni Infantino, hasta leyendas del balompié, como Pelé, Diego Maradona y Lionel Messi, expresaron sus condolencias por este drama que también llora el periodismo deportivo: 21 comunicadores viajaban para cubrir la primera final internacional del equipo revelación del torneo sudamericano.

- La verdad en las cajas negras -

En una alocución televisada tras comunicarse con el presidente brasileño, Michel Temer, el jefe de Estado colombiano, Juan Manuel Santos, informó que "avanza la investigación sobre las circunstancias exactas y posibles causas de esta triste tragedia".

El avión de matrícula boliviana CP2933 de la empresa Lamia transportaba a futbolistas, directivos del Chapecoense y periodistas desde Bolivia, adonde habían viajado en vuelo comercial provenientes de Sao Paulo.

La aeronave, tipo BAe Avro RJ85, se declaró en emergencia "por fallas eléctricas" a las 22H00 del lunes (03H00 GMT del martes) a unos 50 kilómetros de Medellín.

Las autoridades reportaron el hallazgo de las cajas negras "en perfecto estado", sin detallar cuánto tomará analizar su contenido. "Al destapar la caja negra no hay pierde, ahí se va a decir todo", afirmó el ministro de Transporte, Jorge Eduardo Rojas, desechando especulaciones sobre el origen del siniestro.

Una fuente militar aseguró a la AFP que la principal hipótesis de la causa del accidente es la falta de combustible del avión. "Es muy sospechoso que pese al golpe no hubiera habido explosión. Eso refuerza la teoría de la falta de gasolina", dijo.

Luego de visitar el lugar del accidente, un páramo a 3.300 metros sobre el nivel del mar, con mucha bruma y temperaturas de 2ºC, el gobernador de Antioquia, Luis Pérez, consideró "un milagro que haya seis sobrevivientes". Y contó que lo último que recuerda la auxiliar de vuelo es que "súbitamente las luces del avión se apagaron".

- Del "sueño" a la "leyenda" -

El modesto Chapecoense vivía un cuento de hadas tras llegar contra todos los pronósticos a la final de la Sudamericana, cuyo partido de ida debía jugarse el miércoles en el Atanasio Girardot de Medellín.

"Siento el dolor de su hinchada, lamentamos la tragedia, no nos esperábamos esto, esperábamos un espectáculo y que ganara el mejor", dijo a la AFP Juan David Rivera, de 27 años, un hincha del Atlético Nacional que portaba un póster en el que se leía "Vinieron por un sueño, partieron como leyendas. Descansen en paz".

El 'Verdao del oeste', de 43 años y a punto de desaparecer hace una década, tuvo un excepcional despegue desde 2009 que lo llevó a la final de la Sudamericana, revolucionando a la pequeña ciudad de Chapecó, en el estado de Santa Catarina.

"De nuestra parte, y para siempre, Chapecoense Campeón de la Copa Sudamericana 2016", dijo en un comunicado Atlético Nacional, que solicitó a la Conmebol entregar el título al club brasileño y convocó en Twitter a ir este miércoles, a las 18H45 locales -hora prevista por la Conmebol para el partido-, "todos juntos al estadio vestidos de blanco y con un vela blanca en símbolo de solidaridad".

Consultado sobre la petición, Domínguez dijo a periodistas que hasta ahora "no hubo tiempo de hablar de ningún partido ni de ninguna otra cosa" que no sea el accidente y las víctimas.

afp_tickers

 AFP internacional