AFP internacional

El escenario de una explosión ocurrida el 19 de marzo de 2016 en la avenida Istiklal de Estambul

(afp_tickers)

La cantidad de atentados terroristas y el número de muertos por estos ataques disminuyeron en 2015, pese a que hubo numerosos ataques, indicó este jueves el informe anual del Departamento de Estado de Estados Unidos.

La bajada mundial se debe a una disminución de la violencia en Pakistán, Irak y Nigeria.

De acuerdo con las cifras, en promedio hubo 981 "ataques terroristas" por mes en 2015, que causaron un total de 28.328 muertes.

"Esto representa la primera disminución de ataques terroristas en el mundo desde 2012", señala el informe.

Sin embargo, detrás de estos datos alentadores se esconden realidades oscuras: en Turquía, Bangladesh, Egipto, Siria y Filipinas hubo un fuerte aumento de ataques.

El informe indica también que "la amenaza terrorista global siguió evolucionando rápidamente en 2015, volviéndose cada vez más descentralizada y difusa".

Además advierte que con frecuencia los extremistas se sienten frustrados y resultan una amenaza cuando los "medios para expresar su opinión de forma libre y pacífica son bloqueados".

En los países donde el sistema judicial está distorsionado, donde las fuerzas de seguridad cometen abusos y donde los políticos corruptos no están alarmados, actores violentos no estatales pueden ganar apoyo.

Pero la principal amenaza es el grupo EI y la cantidad de movimientos afiliados que no deja de crecer.

El grupo perdió fuerza sobre su territorio autoproclamado en Irak y en Siria y tiene cada vez más dificultad para encontrar financiamiento frente a la presión de la coalición internacional que lidera Estados Unidos.

Pero el EI controla territorios de Libia y su sector sobre la península del Sinaí se consolidó, atacando las fuerzas de seguridad locales y reivindicando un atentado contra un avión ruso.

Igualmente, el grupo tiene presencia en Afganistán e inspiró atentados cometidos por "individuos o pequeños grupos radicalizados en varias ciudades alrededor del mundo".

El grupo Boko Haram, con base en Nigeria, fue fiel a la organización EI, pero debe hacer frente a una creciente presión militar de las fuerzas gubernamentales.

afp_tickers

 AFP internacional