AFP internacional

Simpatizantes del movimiento separatista del sur ondean banderas durante una manifestación el 18 de abril de 2016 en la ciudad de Adén, en Yemen

(afp_tickers)

Al menos 13 combatientes han muerto en enfrentamientos entre las fuerzas gubernamentales y los rebeldes en Yemen, en ausencia de negociaciones de paz auspiciadas por la ONU, informaron este martes fuentes militares.

Los combatientes de ambos bandos se acusan mutuamente de violar un alto al fuego que entró en vigor el 11 de abril. Cinco soldados figuran entre los 13 muertos registrados desde el lunes por la noche en combates en el oeste de la provincia de Marib, al este de la capital de Yemen, Saná, señalaron las fuentes.

Los enfrentamientos, que estallaron cuando rebeldes chiíes hutíes intentaron conquistar posiciones en manos de las fuerzas leales al presidente Abd Rabbo Mansour Hadi, continuaban de forma intermitente este martes, añadieron.

Se libraban combates esporádicos en otras líneas del frente, como en Nahm, al noreste de Saná, o en Taez, en el suroeste de Yemen, informaron estas fuentes, sin dar un balance.

El jefe del Estado Mayor del ejército yemení, el general Ali al Maqdachi, dijo a la AFP que "la tregua se mantiene, conforme a las directivas de nuestra dirección política", pero acusó a "los hutíes y a sus aliados de no respetarla".

Los insurgentes, por su parte, escribieron este martes en su web sabanews.net que las fuerzas fieles al mandatario seguían atacando y enviaron refuerzos militares a varios frentes.

Por su parte, el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, urgió este martes a las partes en conflicto en Yemen a iniciar las conversaciones de paz, que se han visto demoradas en los últimos dos días.

Ban urgió al gobierno de Saná y a los rebeldes hutíes chiitas junto con sus aliados a comprometerse "de buena fe" con su emisario, Ismail Ould Sheij Ahmed, "para que las conversaciones puedan comenzar sin demoras".

Recordó que todas las partes acordaron un cese de hostilidades que entró en vigor el pasado 11 de abril, y que la reanudación de las conversaciones en Kuwait estaba prevista para el 18 de abril.

La ONU había anunciado el lunes la postergación de las negociaciones de paz en Yemen previstas e instó a los rebeldes hutíes, que no enviaron a ningún representante, a participar en el diálogo para salvar su país.

Ban dijo estar "convencido de que esta es la oportunidad de avanzar (...) podría acelerar el final del conflicto". "El pueblo de Yemen y la región no se merecen menos", opinó.

El objetivo de estas negociaciones es encontrar una solución al conflicto de Yemen entre el Gobierno del presidente Abd Rabo Mansur Hadi, apoyado por Arabia Saudí, y los rebeldes chiíes, respaldados por Irán.

Los rebeldes hutíes y sus aliados no enviaron ninguna delegación a Kuwait como protesta por las "violaciones saudíes" del alto el fuego, en vigor desde el 10 de abril.

Desde la intervención de la coalición árabe en Yemen en marzo de 2015, la guerra ha dejado 6.400 muertos, la mitad civiles, y más de 30.500 heridos, según cifras de la ONU.

afp_tickers

 AFP internacional