AFP internacional

Una mujer llora al mirar la que hasta entonces era su casa, en el edificio derribado en Nairobi, el 30 de abril de 2016

(afp_tickers)

Al menos 16 personas murieron por el derrumbe de un edificio ocurrido el viernes en Nairobi, según un nuevo balance oficial ofrecido este domingo por las autoridades de Kenia.

El accidente fue provocado por las lluvias torrenciales, que dañaron seriamente el inmueble, de muy mala calidad.

"El número de muertos en este incidente se eleva actualmente a 16", declaró este domingo a la prensa el responsable de la unidad gubernamental de gestión de catástrofes, Pius Masai.

Un anterior balance de sábado informaba de doce víctimas mortales encontradas bajos los escombros del edificio de seis plantas, que se desplomó el viernes en el barrio popular de Huruma, en el noreste de la capital.

Posteriormente, los equipos de rescate lograron sacar otros cuatro cadáveres de entre los escombros. Las operaciones están dirigidas por el ejército, que este domingo usó maquinaria pesada para despejar el lugar e intentar encontrar a eventuales supervivientes.

El sábado, la Cruz Roja keniana indicó que más de 50 personas fueron declaradas desaparecidas, pero aún se ignora si se encontraban dentro del inmueble.

Numerosos habitantes de Nairobi dejaron la ciudad el viernes aprovechando el fin de semana largo por ser festivo el 1 de mayo.

En Nairobi fallecieron al menos 23 personas a causa de las precipitaciones torrenciales que se abatieron desde el viernes sobre la ciudad, las más violentas desde el comienzo de la temporada de lluvias. A los 16 muertos en el edificio derrumbado se añaden otras siete víctimas fatales en diferentes barrios de la capital. Dos de ellas murieron ahogadas cuando su vehículo fue arrastrado por las aguas en la zona industrial de Nairobi. Otra personas murió por las inundaciones y otras cuatro por la caída de un muro que delimitaba una propiedad, según la policía.

Además, dos edificios cercanos al derrumbado fueron declarados "peligrosos" el sábado y se desalojó a los ocupantes. Decenas de otras viviendas también se vieron afectadas.

Varios edificios se han derrumbado en los últimos años en Nairobi y en otras ciudades de Kenia, en pleno boom inmobiliario. La calidad de los materiales y la velocidad a la que se construye suelen ser criticados. El desarrollo de la clase media en el país ha provocado una explosión de la demanda de viviendas, disparando los precios.

afp_tickers

 AFP internacional