AFP internacional

Soldados yemeníes vigilan un campo de seguridad luego de un ataque suicida el 15 de mayo de 2016 en Mukala

(afp_tickers)

Al menos 42 personas murieron el lunes en una serie de atentados suicidas reivindicados por el grupo Estado Islámico (EI) contra objetivos militares en un antiguo bastión de Al Qaida en Yemen, según un alto responsable de sanidad.

En la ciudad de Mukalla "se han producido cinco atentados suicidas en cuatro sectores", declaró a la AFP Ahmed Said ben Breyk, el gobernador de la provincia de Hadramut, cuya capital es esta ciudad portuaria.

Mukalla estaba en manos de Al Qaida hasta abril, cuando las fuerzas progubernamentales recuperaron su control.

El EI, organización extremista rival de Al Qaida, reivindicó estos ataques suicidas, según SITE, un centro de vigilancia estadounidenses de páginas web yihadistas.

Los ataques mataron a 33 soldados, una mujer y un niño, declaró a la AFP Riad al Jalili, responsable de sanidad de la provincia, añadiendo que otras 25 personas resultaron heridas.

Al anochecer, se produjeron tres atentados con bomba simultáneamente contra puestos de control de la ciudad, justo cuando las tropas rompían el ayuno del ramadán, explicó este responsable.

En un primer ataque, un kamikaze en moto pidió a los soldados si podía romper el ayuno con ellos, antes de hacerse estallar, añadió.

En otros dos barrios de la ciudad, dos kamikazes se acercaron a pie a los soldados antes de hacer detonar sus cinturones de explosivos, según la misma fuente.

Poco después, dos kamikazes lanzaron un nuevo ataque en la entrada de un campamento militar, agregó el responsable de seguridad.

Las fuerzas gubernamentales yemenitas, apoyadas por la coalición árabe liderada por Arabia Saudita, retomaron el control de Mukalla, capital de la provincia de Hadramut, el 24 de abril, en manos de los yihadistas desde hacía un año.

Pero los yihadistas mantienen una fuerte presencia y controlan varias localidades en la provincia de Hadramut.

Washington reconoció el 7 de mayo la presencia de un "pequeño número" de soldados estadounidenses en Yemen para ayudar a las fuerzas yemenitas y a la coalición árabe a expulsar a Al Qaida de la ciudad.

Al Qaida en la Península Arábiga (AQPA), con base en Yemen desde 2009, y el grupo yihadista Estado Islámico (EI) aprovecharon la guerra civil entre los rebeldes chiitas hutíes y las fuerzas gubernamentales yemenitas para extender su influencia en el sur y el sureste del país.

AQAP "es una amenaza significativa para la región" afirmó el Comando Central militar norteamericano que supervisa las operaciones bélicas en Oriente Medio.

A mediados de junio el director de la Agencia Central de Inteligencia (CIA), John Brennan, habia declarado ante el Comité de Inteligencia del Senado que AQAP dispone de varios miles de "adherentes y combatientes".

El director de la CIA estimó ademas en "muchos centenares" los combatientes de Estado Islamico en Yemen.

afp_tickers

 AFP internacional