AFP internacional

Miembros de las fuerzas de seguridad patrullan cerca del lugar del ataque contra una organización benéfica, este martes 6 de septiembre en el centro de Kabul

(afp_tickers)

Las fuerzas afganas pusieron fin este martes a un ataque contra una organización benéfica en el centro de Kabul durante el cual al menos una persona murió, el tercer atentado en la capital afgana en 24 horas, calificado por Amnistía Internacional de "crimen de guerra".

El ataque había comenzado de madrugada con una fuerte explosión, seguida de disparos esporádicos, señaló en Twitter el portavoz del ministerio, Sediq Sediqqi. "Los tres asaltantes fueron abatidos por las fuerzas del orden". "Cuarenta y dos personas, entre ellas 10 extranjeros, fueron salvadas", agregó el portavoz.

El ataque "apuntaba deliberadamente a civiles y constituye un crimen de guerra", estimó la organización de defensa de los derechos humanos Amnistía Internacional.

Este nuevo atentado en un edificio del centro de Kabul lleva a 25 muertos y casi un centenar de heridos el balance de los ataques de las 24 últimas horas en la capital afgana.

El lunes, un doble atentado con bomba reivindicado por los talibanes dejó 41 muertos y 110 heridos, según un nuevo balance revisado al alza, indicó este martes un portavoz del Ministerio de Salud.

Un total de "41 personas murieron y 110 resultaron heridas ayer (lunes) cerca del Ministerio de Defensa", indicó a la AFP el portavoz Waheed Majroh.

Un balance anterior de este doble ataque, reivindicado por los talibanes, dio cuenta de 24 muertos y casi un centenar de heridos.

Según las autoridades, la primera bomba fue accionada a distancia y la segunda, por un kamikaze.

Pocos minutos de intervalo separaron los dos estallidos con los que los autores buscaron provocar un máximo de víctimas entre los funcionarios que salían entonces del Ministerio.

El tercer ataque estaba dirigido contra una organización benéfica llamada Pamlarena, que significa "cuidados" en lengua pastún, según el Ministerio.

No estaba claro en un primer momento si el blanco era en realidad la ONG internacional CARE, que también quiere decir "cuidados" en inglés. CARE International no pudo ser contactada para comentar.

El ataque terminó con cuatro muertos, entre ellos los tres agresores.

Estos atentados, los últimos de una larga serie, se producen cuando los talibanes refuerzan su ofensiva contra el Gobierno prooccidental.

El presidente afgano, Ashraf Ghani, acusó a los insurgentes de atacar indiscriminadamente a la "gente corriente".

"Los enemigos de Afganistán están perdiendo la batalla de terreno contra las fuerzas de seguridad", aseguró en un comunicado.

"Por eso atacan autopistas, ciudades, mezquitas, escuelas y a gente corriente", declaró.

afp_tickers

 AFP internacional