AFP internacional

El presidente argentino, Mauricio Macri, pronuncia un discurso durante el Foro de Inversión y Negocios de Argentina en Buenos Aires el 13 de septiembre de 2016

(afp_tickers)

Argentina abrió este martes un ambicioso foro de inversiones en el que espera seducir la llegada de capitales internacionales que ayuden a dinamizar una economía en recesión y den un espaldarazo al gobierno de centroderecha de Mauricio Macri.

La tercera economía de América Latina, con 7% de déficit fiscal, está sedienta de capitales que la sacudan del letargo. Desde que el presidente Macri asumió, en diciembre pasado, los números no son alentadores.

"Vamos al encuentro del mundo", dijo Macri al inaugurar el foro ante más de un millar de empresarios de 67 países que debatirán hasta el jueves en el Centro Cultural Kirchner, a metros de la Casa Rosada.

Pero la economía atraviesa un momento difícil.

La inflación supera el 40% anual, casi el doble de lo que se había pautado el gobierno para 2016, aunque el freno en la economía ayudó a morigerar el alza.

La economía, que creció 2,5% en 2015 según datos corregidos del gobierno, cayó en junio 4,3% en relación al mismo mes del año pasado, con el desplome de sectores vitales como la construcción y la industria.

"Recibimos un país en recesión con altísima inflación, ya la hemos empezado a someter y se empiezan a ver los primeros signos de que la recesión va quedando atrás", aseguró Macri.

Cristiano Rattazzi, presidente de Fiat Chrysler en Argentina, es uno de los empresarios que apuesta a todas las medidas que ha tomado el gobierno de Macri para que Argentina "vuelva a ser como hace 90 años, uno de los 10 primeros países del mundo".

"Para ello necesitamos contar con reglas normales, serias, claras, estables y apertura al mundo, una inflaciójn por debajo del 5% anual y no tener un deficit fiscal incontrolable", dijo Ratazzi a la AFP al enumerar la enorme burocracia e inmensa presión fiscal como los principales obstáculos para los inversionistas que miran a Argentina.

- Tejer confianza para invertir -

El cónclave, al que asisten 400 representantes del gobierno, busca sobre todo restablecer la confianza con el mundo antes que dar grandes anuncios de inversiones.

Aunque el titular de Pan American Silver, Ross Beaty, fue el primero este martes en anunciar una inversión de 1.000 millones de dólares para el desarrollo de un proyecto en la provincia de Chubut, donde se encuentra la reserva mundial más grande de plata, informó presidencia en un comunicado.

El director de Dow Chemical Company, Andrew Liveris, anunció a Macri la intención de continuar invirtiendo en la zona petroquímica de Bahía Blanca (sur) y en la explotación de energía eólica, en Río Negro.

En 48 horas Argentina expondrá proyectos en petróleo y gas, energías renovables, industria, minería, agroindustria, transporte y telecomunicaciones, entre otros.

Entre los líderes empresarios que participan figuran Robert Bob Dudley, de la petrolera británica BP; Joe Kaeser de la alemana Siemens; Muhtar Kent de la estadonidense Coca Cola; Paolo Rocca (Techint, Argentina) y Martin Sorrell (WPP, Gran Bretaña) en una lista de empresas de Europa, América, Medio Oriente y resto de Asia.

"Este es un foro que nos da la oportunidad de mostrar cuáles son los proyectos en danza en particular con el gran plan de infraestructura que se ha lanzado", dijo la canciller Susana Malcorra al considerar que el gobierno "dio un primer paso que fue construir confianza".

Pese a la mesura de la canciller, en el gobierno se respira un clima de optimismo.

"Este foro es un éxito antes de que comience", se aventuró el lunes el Jefe de Gabinete, Marcos Peña en diálogo con corresponsales extranjeros.

Peña remarcó que el cónclave de banqueros y empresarios que la prensa local ha bautizado como un 'Mini Davos' "es un hecho histórico".

"La confianza del mundo hacia Argentina en estos meses se ha ido dando en forma continua. No olvidemos que hace cinco meses todavía estábamos en 'default' y ahora vienen a ver todo lo que estamos haciendo en este país", se ufanó el ministro.

- Cruda realidad -

La inflación alta y la caída de la actividad económica son los problemas más apremiantes.

La demanda interna se ha hundido al calor del desempleo que trepó a 9,3% en el segundo trimestre.

La cantidad de pobres creció desde enero y se ubica en 32,6%, en tanto 57% tiene problemas de empleo, según un informe de la Universidad Católica.

La efervescencia social ha crecido con marchas callejeras en reclamo de trabajo y protestas contra los bruscos aumentos de tarifas de servicios básicos como agua, gas, electricidad y transporte que superan el 500%, algunos frenados en la justicia.

Muchos sindicatos han ido a la huelga para pedir reabrir negociaciones salariales anuales, pero el gobierno lo rechaza, mientras las centrales obreras cocinan a fuego lento una huelga general, aún sin fecha.

afp_tickers

 AFP internacional