AFP internacional

Combatientes leales al presidente Abd Rabo Mansur Hadi llegan a la base militar de Nehm, al este de Saná, el jueves 7 de abril

(afp_tickers)

Un alto el fuego en la guerra de Yemen entrará en vigor el domingo a medianoche, auspiciado por la ONU para sentar las bases de una solución en las negociaciones de paz previstas el 18 de abril en Kuwáit.

Esta nueva tregua tiene más posibilidades de éxito que las anteriores, estiman los expertos. Llega precedida de una desescalada en los combates entre los rebeldes chiíes proiraníes hutíes y Arabia Saudí, a la cabeza de una coalición árabe-suní que los combate desde marzo de 2015.

La intervención saudí y sobre todo los presuntos atropellos cometidos por la coalición árabe han suscitado críticas y presiones occidentales discretas sobre Riad para hallar una salida al conflicto.

Además, "la prioridad dada a Yemen ha disminuido la capacidad de los Estados del Golfo para participar en la coalición" antiyihadista en Siria y en Irak, lamentó un responsable de EEUU. El jueves, su secretario de Estado, John Kerry, reclamó un "alto el fuego completo".

"Por primera vez, los grupos que pueden poner fin a las operaciones militares de más alcance, en particular los saudíes y los hutíes, parecen más dispuestos a hacerlo", afirmó April Longley Alley, experta en Yemen en el International Crisis Group (ICG). Los hutíes y los saudíes canjearon en marzo prisioneros con ocasión de una tregua humanitaria en la frontera saudí-yemení.

El lunes, un ministro saudí anunció la presencia de una delegación de hutíes en Riad, y al día siguiente el portavoz de estos últimos, Mohamed Abdesalem, informaba de un "acuerdo sobre la continuación de la calma en la frontera y sobre un cese de las operaciones militares en algunas provincias de Yemen".

Este acuerdo puede "conducir a un cese total de las acciones militares y abrir perspectivas claras para el diálogo interyemení en Kuwáit", añadió Abdesalem.

La presidencia yemení afirmó el martes que su intención de alcanzar la paz era "sincera", y anunció la llegada a Kuwáit de representantes para una "comisión de desescalada" creada por la ONU para supervisar el alto el fuego.

El portavoz de la coalición árabe, el saudí Ahmed Asiri, ya había anunciado en marzo el próximo final "de las principales operaciones" militares en Yemen. EEUU lo aplaudió, al igual que las organizaciones humanitarias, preocupadas por las víctimas de esta guerra, que según la ONU ascienden a 6.300 muertos, la mitad de ellos civiles, y 30.000 heridos.

- Presiones internacionales -

Los combates y los bombardeos aéreos continúan en distintos frentes, pero el conflicto parece estancarse.

Ni las fuerzas progubernamentales, apoyadas por la coalición árabe, ni los hutíes y sus aliados, o sea las unidades del ejército partidarias del expresidente Alí Abdalá Saleh, logran avances significativos sobre sus contrincantes.

Las fuerzas progubernamentales reconquistaron el pasado verano cinco provincias del sur, pero no logran garantizar la seguridad en ellas debido al auge de grupos yihadistas. Y los hutíes, aunque pierden terreno, siguen controlando la capital, Saná, y zonas extensas de territorio en el norte y el oeste del país.

"Se han ejercido fuertes presiones internacionales sobre los protagonistas y sus aliados regionales para acabar con las hostilidades", asegura Riad Qahwaji, director del instituto de Oriente Medio y el Golfo para los análisis militares (Inegma). "Yendo a negociar a Riad, los hutíes optaron por una solución unilateral, excluyendo a su aliado (Alí Abdalá) Saleh", añade.

La marginación de Saleh, todavía influyente en Yemen, país que dirigió durante más de 30 años, puede agradar al presidente Abd Rabo Mansur Hadi y a Riad, pero también podría obstaculizar un proceso político. Sobre todo porque el clan Hadi está debilitado por la reciente destitución del primer ministro Jaled Bahah.

"Aunque se ponga fin a las operaciones militares de mayor alcance, el camino de la paz en Yemen será largo y difícil y el conflicto interno puede continuar por un tiempo", advierte April Longley Alley. Un oficial saudí coincide con ella: "Hacer la guerra es una cosa, estabilizar un país es otra muy distinta".

afp_tickers

 AFP internacional