AFP internacional

El secretario general de la ONU Ban Ki-moon con el enviado especial de la ONU a Yemen Ismail Ould Cheikh Ahmed (I) en una reunión con negociadores de Yemen en Kuwait el 26 de junio de 2016

(afp_tickers)

El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, urgió el domingo a aceptar un plan de paz en Yemen, el país más pobre de la Península Arábiga, donde se registra una intensificación de los combates.

Ban hizo ese llamamiento desde Kuwait, donde se celebran desde hace dos meses discusiones de paz bajo la égida de su enviado especial Ismail Ould Cheikh Ahmed.

La guerra que estalló hace mas de un año en Yemen enfrenta a las fuerzas leales al presidente Abd Rabo Mansur Hadi, apoyadas por una coalición liderada por Arabia Saudí, a los rebeldes chiitas hutíes, leales al expresidente Ali Abdala Saleh y acusados de tener vínculos con Irán.

"Les he pedido a las dos delegaciones que trabajen seriamente con mi enviado especial para acordar una hoja de ruta de principios y alcanzar rápidamente un acuerdo global", dijo Ban en una sesión plenaria de los negociadores.

El plan del enviado propone la formación de un gobierno de unidad nacional y el repliegue y el desarme de los insurgentes.

Las discusiones empezaron el 21 de abril en Kuwait, sin resultado alguno hasta el momento.

El conflicto ha dejado desde el inicio de la intervención árabe en marzo de 2015 más de 6.400 muertos, 30.000 heridos y 2,8 millones de desplazados.

Pese a los contactos y a un cese el fuego decretado por la ONU el 11 de abril, el país enfrenta una nueva escalada.

Al menos 41 personas murieron desde el sábado en el sur de Yemen y en los alrededores de Saná, la capital, indicaron el domingo fuentes castrenses.

Los rebeldes volvieron a apoderarse el domingo por la mañana de tres posiciones gubernamentales en Kirsh y Qubaita, en la provincia de Lahj (sur).

La aeronáutica de la coalición árabe replicó bombardeando posiciones de los hutíes, matando a 11 milicianos, según las mismas fuentes.

Cinco rebeldes y nueve soldados murieron en la vecina provincia de Taez.

En Nahm, al noreste de Saná, las fuerzas gubernamentales rechazaron un ataque contra un importante campo militar, según la misma fuente. Nueve rebeldes y siete insurgentes murieron en esos enfrentamientos.

afp_tickers

 AFP internacional