AFP internacional

Banco Central de Brasil en Brasilia el 29 de mayo de 2012

(afp_tickers)

El Banco Central de Brasil decidió este miércoles mantener su tasa de interés en 14,25% anual debido a una inflación todavía muy elevada y mientras el gigante sudamericano atraviesa su peor recesión en décadas.

"El Comité reconoce los avances en la política de combate a la inflación (...). Sin embargo, considera que el nivel elevado de inflación en doce meses y las expectativas de inflación distantes de los objetivos del régimen de metas no ofrecen espacio para la flexibilización de la política monetaria", indicó en un comunicado el Comité de Política Monetaria (Copom).

La decisión, aprobada por unanimidad, ya era esperada por el mercado.

Ésta es la séptima vez consecutiva que el Banco Central conserva estable la tasa de interés desde que en julio de 2015 culminara un ciclo de alzas hasta llevarla a 14,25%, con el objetivo de frenar el aumento de los precios.

Con su economía en fuerte recesión desde el año pasado, cuando el PIB cayó 3,8%, Brasil registró una inflación del 0,78% en mayo, en una escalada que llevó la medición anual al 9,32%, por debajo de los dos dígitos, pero todavía muy por encima del techo de la meta.

Los datos divulgados este miércoles por el Instituto Brasileño de Geografía y Estadística indicaron que fue el mayor registro para el quinto mes del año desde 2008, pese a que la actividad económica en Brasil se contrajo un 0,3% en el primer trimestre.

Analistas del mercado consultados por el Banco Central esperan que el año cierre con una inflación de 7,12%, por encima del techo de la meta oficial de 6,5%. La tendencia de las estimaciones divulgadas en este informe ha sido creciente en las últimas semanas.

Brasil cerró el año pasado con una inflación de 10,67%, la mayor en 13 años, que se conjugó con la mayor caída del PIB en 25 años (3,8%). Según los operadores del mercado, la economía brasileña se contraerá 3,71% en 2016 y el país tendrá su primer bienio recesivo desde la década del 30.

La reunión del Copom celebrada entre este martes y miércoles fue, además, la última presidida por Alexandre Tombini, quien fue nombrado por la mandataria ahora suspendida Dilma Rousseff en 2011 y sale ahora de la jefatura del órgano rector tras cinco años y medio de gestión.

A su llegada al poder hace un mes, el presidente interino, Michel Temer, designó un nuevo equipo económico encabezado por el ortodoxo ministro de Hacienda Henrique Meirelles, encargado de una de las prioridades del gabinete: reencauzar las cuentas fiscales a través de recortes en el gasto público y medidas promercado.

Para ponerse al frente del Banco Central, Meirelles confió en el execonomista jefe del Banco Itaú, Ilan Goldfajn, cuyo nombramiento fue aprobado este martes por el Senado.

afp_tickers

 AFP internacional